Eroski prepara un ERE para cerrar a principios de julio su hipermercado

Entrada al centro comercial en el que está el Eroski. / antonio gil / agm
Entrada al centro comercial en el que está el Eroski. / antonio gil / agm

Los sindicatos serán informados la semana que viene de un cese de actividad que afectará a casi cien personas, la mayoría cooperativistas

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

El hipermercado de la cadena Eroski, que lleva más de dos décadas abierto en la parcela entre las calle Sebastián Feringán y la Avenida del Cantón, cerrará en verano si antes no hay comprador. El comité de empresa recibió a finales del mes pasado una comunicación que anuncia «el inicio de un expediente de regulación de empleo por cierre», según informó un representante de Fetico, la central sindical mayoritaria en la representación de los trabajadores por cuenta ajena. El cese de actividad dejará sin trabajo a un centenar de personas: ocho son empleados y todos los demás, cooperativistas. También prestan servicio allí media docena de empleados de la limpieza e igual número de vigilantes de seguridad. Este diario contactó con una portavoz de Eroski, que no dio respuesta a una petición de información.

Los sindicatos han sido emplazados a una reunión con un representante de la empresa la próxima semana. El cierre tendría lugar el 1 de julio. Las razones del mismo no han sido avanzadas a los representantes sindicales, que esperan a conocerlas antes de decidir las acciones más convenientes para defender los derechos de sus afiliados.

Eroski ocupa 12.000 metros cuadrados en el centro comercial La Rambla, en el que hay otros establecimientos. Los cines del sótano cerraron hace tiempo y hay otros locales que también han quedado vacíos. Sin embargo, se mantienen un negocio de comida rápida, una peluquería y una administración de lotería y también tiene su sede allí una cooperativa. Según las fuentes consultadas, no ha habido una comunicación oficial del cierre a quienes gestionan estos negocios.

Con el cierre del hipermercado de Cartagena, la empresa vasca todavía mantendrá abierto su establecimiento en Lorca. A principios de este año vendió a la empresa Family Cash el hipermercado que tenía en Molina de Segura y hace algún tiempo se deshizo también del que gestionaba en el Centro Comercial Dos Mares (San Javier). La diferencia estriba en que en esos dos negocios cambiaron de manos y hubo una subrogación de la plantilla, que impidió que los trabajadores acabaran en la calle. El anuncio del ERE indica que en Cartagena la salida de Eroski será más compleja.

Los casos de Molina y San Javier no son algo aislado. Eroski se marchará el 30 de abril del hipermercado que tiene en Albacete y el año pasado hizo lo mismo en Cáceres. Ejecuta así un plan de desinversiones que le lleva a deshacerse de negocios alejados de su sede central en el País Vasco, mientras renegocia una deuda que le obliga a devolver este año 1.600 millones a los bancos.

Eroski desembarcó en Cartagena a finales de los noventa tras comprar a Carrefour el hipermercado que previamente había instalado Pryca.

Repliegue cuando el Plan Rambla ha sido reactivado

Eroski prepara el expediente de regulación de empleo unos meses después de que el promotor del sector urbanizable en el que está inscrito, el Plan Rambla, haya sido reactivado. Tomás Olivo se dedica, entre otros negocios, a impulsar grandes centros comerciales. Recientemente Eroski ofreció su edificio para ubicar el Palacio de Justicia.