Alumnos de la UCAM ensayan en Los Dolores cómo atender un accidente laboral y una intoxicación masiva

Alumnos de la UCAM, durante el simulacro de accidente laboral. / pablo sánchez / agm
Alumnos de la UCAM, durante el simulacro de accidente laboral. / pablo sánchez / agm

Los universitarios desconocían el inicio de la actividad y en qué consistía

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

A las diez de la mañana, las alarmas saltaron en el campus de Los Dolores de la Universidad Católica San Antonio (UCAM). Sin esperárselo, una treintena de alumnos del Máster Universitario en Enfermería de Urgencias, Emergencias y Cuidados Especiales y más de una veintena de estudiantes del Grado en Enfermería tuvieron que responder «rápidamente» a las demandas de atención sanitaria de varios grupos de personas precisaban de forma simulada.

Sin tiempo para nada y solo con el objetivo de atender a los heridos, los estudiantes afrontaron un momento irreal entonces, pero para el que deben estar preparados.

En el primero se recreó las consecuencias de un accidente laboral. En él se simuló que un vehículo había perdido el control e impactado contra un andamio. Como consecuencia de ello 25 trabajadores de una obra sufrieron lesiones de distintos grados.

Para atenderlos, los universitarios tuvieron que instalar un hospital de campaña, donde fueron realizados los triajes de las víctimas y la primeras atenciones. Las prácticas incluían la inmovilización y el tratamiento de politraumatismos. También tuvieron que realizar una selección de los heridos para su traslado en ambulancia a un centro hospitalario.

Multitud intoxicada

El segundo dispositivo sirvió para simular la atención de una multitud intoxicada por estupefacientes en una discoteca. En este simulacro, los alumnos tuvieron que evacuar a los pacientes, hacerles el triaje y atender a las víctimas en el lugar.

El objetivo fue «que los futuros profesionales de enfermería conocieran mejor las técnicas de triaje, inmovilización y atención de los pacientes en distintas circunstancias de trabajo bajo tensión y poco tiempo de capacidad de respuesta», explicó la directora del máster de Enfermería, Antonia Sáez.

Los alumnos de la Universidad Católica desconocían hasta el inicio de la actividad en qué iban a consistir los simulacros, «para mantener el efecto sorpresa y comprobar que sabrían aplicar los conocimientos teóricos y protocolos de actuación estudiados», añadió Sáez. Al concluir las prácticas, los estudiantes evaluaron, junto con los profesores, los errores y aciertos de la reacción.

Temas

Ucam