Los empresarios ven insuficiente cortar el tráfico en dos calles para mejorar la movilidad en el centro

Un vehículo emboca el último tramo de la calle Jara, pese a la prohibición que indican dos señales de tráfico. / antonio gil / agm
Un vehículo emboca el último tramo de la calle Jara, pese a la prohibición que indican dos señales de tráfico. / antonio gil / agm

Exigirán al Ayuntamiento nuevas medidas para controlar la circulación y facilitar el tránsito de peatones entre vehículos, sobre todo de reparto

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

La restricción de la circulación en los últimos tramos de las calles Jara y Cuatro Santos es para los comerciantes una medida insuficiente para mejorar la movilidad en el casco antiguo. La iniciativa, que ayer entró en vigor, tiene carácter permanente y con ella, según explicó el concejal de Seguridad, Juan Pedro Torralba, el Ayuntamiento de Cartagena quiere favorecer el tránsito de los peatones y turistas que quieran conocer el patrimonio histórico de la ciudad.

De esta manera queda prohibido el paso de vehículos por el tramo final de la calle Jara, donde se encuentra el Edificio Administrativo Municipal, excepto para los vecinos que tengan garaje en esa calle. Estos deberán entrar y salir siempre por Campos. Sin embargo, se mantendrá abierto el acceso a Cuatro Santos por la calle Palas, donde los vehículos deberán girar obligatoriamente hacia la plaza de San Ginés. Tampoco se podrá pasar en la última parte de la calle Cuatro Santos en su desembocadura en la calle del Aire.

«Hay que analizar si a esta medida le seguirán más, pero parece un poco extraño que se corte el tráfico en dos calles por las que apenas hay tráfico», explicó el secretario de la Asociación Centro Comercial Abierto, Joaquín Moya.

El equipo de gobierno local prepara un plan especial para sacar coches del centro

Los miembros de la Mesa de la Movilidad de Cartagena mantendrán mañana una reunión en el Palacio Consistorial. En ella están representados los comerciantes y pedirán poner en marcha iniciativas para controlar más el tráfico en el centro histórico y mejorar el tránsito de peatones.

Sobre las aceras

Quieren evitar la imagen que se da casi todos los días en el corazón de la ciudad, donde coches y furgonetas son aparcadas sobre las aceras o invadiendo las zonas destinadas a los peatones; camiones de reparto estacionados en doble fila ocupando gran parte de la calzada y tapando escaparates de tiendas; motocicletas pasando entre los vehículos; peatones cruzando por zonas indebidas; y turismos circulando a más velocidad de la permitida en calles semipeatonales.

La Asociación Centro Comercial Abierto ha propuesto en varias ocasiones medidas concretas. Entre ellas regular el tráfico y la velocidad en varias calles, instalar pivotes para separar de una forma visible a los viandantes de los coches, cambiar zonas de carga y descarga a lugares menos frecuentados e, incluso, regular a través de un tique el tiempo que los camiones de reparto pueden permanecer en las zonas habilitadas para ello. Se trata de una situación que perjudica «en gran medida» a los comerciantes. Les resta competitividad y clientela, dicen.

Mientras, la Oficina de Tráfico del Ayuntamiento de Cartagena prepara un plan especial para mejorar el tráfico en los lugares más transitados del casco antiguo, auténtica ratonera para muchos conductores cada día. Fuentes del equipo de gobierno local indicaron que aún «no hay nada concretado ni definitivo», pero que «hay que racionalizar el tráfico en calles que no soportan el volumen de coches que ahora tienen». El nuevo plan podría estar listo para finales de este mismo año. Los comerciantes exigen participar en las negociaciones, con la finalidad de aportar sus ideas y propuestas.