Los empresarios de Cartagena exigen un impulso a la ZAL tras meses de «bloqueo» institucional

Instalaciones del Depósito Franco, al lado de la vía rápida CT-33 que lleva hasta el Muelle de San Pedro. / antonio gil / agm
Instalaciones del Depósito Franco, al lado de la vía rápida CT-33 que lleva hasta el Muelle de San Pedro. / antonio gil / agm

La patronal y la Cámara de Comercio instan a resolver temas burocráticos y evitar más pérdidas de posibles inversores

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

El sentir de la patronal cartagenera respecto al proyecto de zona de actividades logísticas (ZAL) de Los Camachos se mueve entre el «cabreo» y la «sensación de ninguneo» manifestados por la Asociación de Empresarios de Los Camachos, y el «escepticismo» de la Cámara de Comercio. Todos coinciden en la necesidad de «un impulso que acabe con el bloqueo institucional de casi tres meses», por la inestabilidad política tras la sucesión de citas electorales. «Parece que siempre hay un escollo que nos impide llegar a la orilla», indico el presidente de la Cámara, Miguel Martínez. El último tiene que ver con una cuestión burocrática, reconoció.

La zona de actividades logísticas habilitará tres millones de metros cuadrados, en varias fases, para la instalación de cientos de empresas de transporte, almacenamiento, transformación, empaquetado e importación y exportación de mercancías. Su creación dará al Puerto un valor añadido de cara a sus clientes. Y generará un tejido empresarial destinado a disparar la riqueza en toda la comarca.

Estado del proyecto

Depósito Franco y Ciudad del Transporte
El Puerto tiene los 2,6 millones para comprar el suelo en el que están y hacer posible el traslado. El Ayuntamiento debe permutar los derechos que tiene de devolución de ese suelo a la nueva parcela de Los Camachos .
Primera fase (217
000 m2). La Comunidad tiene la partida económica para comprárselos a Sepes y una lista de empresarios interesados en hacerse con ellos.
Fases siguientes
La Comunidad y Sepes pactaron un periodo de reserva del resto del suelo (unos tres millones de metros cuadrados) durante ocho años.
Conexión ferroviaria
El nuevo corredor de mercancías está en borrador y sin fecha de ejecución, pero incluye un ramal hasta la Zona de Actividades Logísticas.
Competencia con Murcia
La creación de otra zona logística en Murcia preocupa a los empresarios. La Comunidad dice que no les hará la competencia.

La piedra de toque para que el proyecto adquiera visos de realidad es el traslado del Depósito Franco desde Santa Lucía, al borde de la carretera CT-33, a una parcela de unos 60.000 metros cuadrados en Los Camachos.

El Ayuntamiento tiene pendiente liberar de cargas el solar del Depósito Franco para posibilitar su traslado

La Autoridad Portuaria dispone desde el año pasado de los 2,6 millones de euros precisos para comprar la extensión de terreno necesaria para hacer el cambio. Junto al nuevo Depósito Franco se construiría una Ciudad del Transporte que multiplicaría por dos la capacidad para unos 500 camiones que tiene la que ahora también tiene aledaña. Esas dos instalaciones serían el reclamo para poner a la venta 217.000 metros cuadrados de suelo para un primer cupo de unos cien empresarios. Todo ello ya ha sido pactado con la Sociedad Estatal de Planificación y Equipamiento de Suelo (Sepes), propietaria de los terrenos del polígono industrial.

Un acuerdo del 8 de mayo

Las organizaciones empresariales se las prometían muy felices cuando el pasado 8 de mayo la Comunidad y el Ayuntamiento anunciaron un acuerdo, a falta de que la Administración municipal garantizara al Puerto la compra de la parcela del Depósito Franco libre de cargas. Pero en los tres meses transcurridos no ha trascendido avance alguno.

Los empresarios recuerdan que el acuerdo se firmó el 8 de mayo y no ven avances desde entonces

En aquella reunión de mayo hubo un pacto bendecido también por el Ministerio de Fomento (que tiene a Sepes a su cargo) para hacer una especie de permuta de los derechos del Ayuntamiento sobre el solar de Santa Lucía. El suelo que actualmente alberga el Depósito Franco fue cedido por el Ayuntamiento con la condición de que tuviera ese uso concreto. Como ahora dejará de ser así, es obligado pedir su devolución o la obtención de una compensación por él.

Pese a las reticencias de la Comunidad, en aquella reunión de mayo pareció llegarse a un arreglo. Pero eso no se ha traducido todavía en la inclusión de ese trámite en el dosier del acuerdo para que el Puerto haga la compra libre de cargas.

De hecho, una portavoz de la Consejería de Fomento confirmó hace solo unos días que el problema sigue existiendo y que eso condiciona toda la operación. Este diario se dirigió al Ayuntamiento para conocer el estado de esa tramitación, sin recibir respuesta alguna.

«Eso es una vergüenza. Si fueran una empresa privada, esos problemas estarían resueltos en 48 horas», subrayó el presidente de la Asociación de Empresarios del Polígono Industrial de Los Camachos, Antonio Betancort. Tanto él como Miguel Martínez subrayaron que la impresión que sacan quienes están esperando la salida a la venta de las parcelas es que hay «una gran falta de compromiso» que «genera inseguridad».

«Estamos de los nervios»

«Tenemos el dinero consignado en partidas presupuestarias de la Autoridad Portuaria y de la Comunidad para este año, los proyectos están hechos y el convenio con Sepes está redactado. Todo unido nos da esperanzas de que la zona logística sea una realidad, pero no lo rematamos y eso hace que estemos de los nervios», explicó Miguel Martínez.

Desde la Confederación de Organizaciones Empresariales de Cartagena y Comarca (COEC), su presidente, Pedro Pablo Hernández, también dio un toque de atención hace una semana. Tras un encuentro con la alcaldesa, Ana Belén Castejón, reivindicó el desbloqueo de la ZAL, «con cierta urgencia, porque llevamos muchos meses esperando después del último acuerdo», y pidió a la primera edil que el Ayuntamiento se implique, para que haya avances.

Esa urgencia también le ha sido transmitida a la Comunidad Autónoma. Sobre todo para evitar que el proyecto de otra zona logística en Murcia pueda hacerle sombra al de Cartagena. «No quiero pensar en que esa infraestructura nos adelante y se quede con el aprovechamiento del tráfico portuario. Sería un contrasentido porque esa actividad debe quedarse aquí, lo más cerca posible del puerto», consideró Betancor.

La espera se prolonga tanto «que ya hemos perdido oportunidades con empresas que estaban dispuestas a instalarse aquí y han preferido otros sitios. Si seguimos así, nos seguirá pasando», apuntó Martínez.

No solo eso. El consejero de Fomento en funciones, Patricio Valverde, indicó hace unos meses que para financiar el proyecto de la zona de actividades logísticas pensaba en acudir a programas de captación de fondos europeos. Pero las convocatorias pasarán si la iniciativa no se concreta.

Con el Ayuntamiento en manos de la coalición de PSOE, PP y Ciudadanos y estos dos últimos partidos al frente del Gobierno regional, los empresarios esperan que no haya nuevos obstáculos, discrepancias ni recelos que eviten que el proyecto llegue a buen puerto. En la Cámara de Comercio, en COEC y en la Asociación de Empresarios de Los Camachos esperan que todo se solucione en otoño y que las obras del Depósito Franco puedan iniciarse antes de final de año.