Empresarios avalistas de Cartagena destinan ocho millones a impulsar negocios este año

José Luis Reverte imparte una clase, en su academia de la calle Jiménez de la Espada, a un grupo de alumnos. / pablo sánchez / agm
José Luis Reverte imparte una clase, en su academia de la calle Jiménez de la Espada, a un grupo de alumnos. / pablo sánchez / agm

Solo en los primeros cuatro meses de 2019 ya han ayudado a una veintena de compañías con cerca de tres millones de euros

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

José Luis Reverte, un empresario de 28 años, abrió su academia de estudios hace dos años junto a su esposa, Roció Meroño, también de 28. Alquiló un local en la calle Jiménez de la Espada, pero el precio comenzó a subir hasta una cantidad casi inasumible para él. Hace unos meses, harto, se decidió a comprar un bajo muy cerca. Pero, para ello, necesitaba un préstamo, que consiguió de Avalam, la Sociedad de Garantía Recíproca de la Región de Murcia. Se trata de un grupo empresarial dedicado a prestar dinero en condiciones preferentes, a menudo más favorables que las que ofrecen los bancos. Los créditos van dirigidos a impulsar negocios incipientes o ya en marcha.

«Gracias a Avalam, conseguí una bonificación fiscal del 7%, un punto mejor que en un banco, y el interés al 1,7%, mucho mejor que en la entidad bancaria con la que contacté al principio», explicó Reverte, que el pasado jueves firmó la compra de su local. A partir de octubre, ocupará ya las nuevas instalaciones para seguir impartiendo clases de Primaria, de Secundaria, de asignaturas del Grado de Administración de Empresas, de varias ingenierías y de Formación Profesional. También ayuda a preparar oposiciones.

Este joven es el último empresario al que este grupo de industriales de la comarca y de la Región ha concedido ayudas. En lo que va de 2019 ya ha impulsado una veintena de proyectos y ha prestado cerca de tres millones de euros, un 120% más que en los primeros cinco meses de 2018, según los datos facilitados por el gestor de empresas de Avalam en Cartagena, Juan Roca.

Dos oficinas

Este incremento se debe a la nueva política de este grupo empresarial, que ha abierto dos oficinas en Cartagena, una en la sede de la Confederación de Organizaciones Empresariales (COEC) y otra en el edificio del Centro Europeo de Empresas de Innovación (Ceeic).

Aunque ya ha ayudado a más de 500 empresas de la comarca, que han creado 5.000 empleos, con 30 millones de euros, el objetivo de Avalam es tener mayor presencia en la comarca y ampliar esa cifra hasta los 50 millones en los próximos años. Se trata de una entidad que trabaja de manera coordinada con las principales sociedades financieras de la Región y con el Instituto de Fomento (Info).

El trabajo de esta organización, tutelada por el Banco de España, es dotar de los recursos financieros a las pymes de reciente constitución, para que puedan acometer las inversiones necesarias en la puesta en marcha de su proyecto empresarial. También se dedican a hacer posible la ampliación de negocios como Levanta Sur. Esta cooperativa de agricultores de La Puebla pidió ayuda a Avalam, con el objetivo de duplicar su producción, tal y como le reclamaban sus clientes.

En el primer cuatrimestre de este año, la Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) ha impulsado tantos proyectos como en todo 2018. «Queremos que los cerca de mil socios de la comarca, de los más de 4.500 que tenemos en toda la Región, aumenten, porque se trata de una zona con mucho potencial», añadió Roca. Entre los participantes hay empresarios de todos los sectores y también entidades financieras.

Autónomos y pymes pueden tener acceso a las subvenciones

Los requisitos para acceder a esta línea de ayudas son ser pequeña y mediana empresa y estar constituida como máximo en los 24 meses anteriores a la solicitud, tener domicilio social y que el proyecto empresarial cuente con viabilidad técnica y económica. Los autónomos también tienen oportunidad de acceder a estas empresas.

También han ayudado a comercios como Pequeña Moma, una empresa de moda femenina en pleno proceso de ampliación que pidió soporte a Avalam, para abrir ocho tiendas en los centro comerciales de El Corte Inglés de Madrid, Cádiz, Sevilla, Málaga y Valencia, entre otros. A ellas se han sumado más tiendas y un estudio de fotografía en el Paseo de Alfonso XIII. También hay cafeterías y estancos, así como empresas agrícolas y de servicios de Cabezo Beaza.

Mejores condiciones

«Cartagena y su comarca cuentan con 20.400 empresas, un 21% del total regional. Pero en nuestra sociedad su índice de representación es inferior a la media autonómica. Queremos hacer llegar a todos los autónomos y pymes los beneficios de la financiación a través de nuestros avales», añadió Roca. Las empresas que piden ayuda les llegan, según este gestor experto, principalmente por dos vías: directamente de los bancos y acudiendo a sus oficinas. «A través de las distintas líneas y convenios de financiación que la SGR mantiene operativos, y los que se firmarán a lo largo del año específicos para la zona, Avalam tiene como principal objetivo superar el importe concedido a las pymes para incentivar la economía y la generación de empleo en la comarca de Cartagena, concluyó Juan Roca.

La COEC estudiará proyectos mercantiles incipientes

La Confederación de Organizaciones Empresariales de Cartagena (COEC) comenzará en breve a estudiar los primeros proyectos de negocios que lleguen a la red de inversores creada la semana pasada. Se trata de un grupo de empresarios, una decena, de momento, dispuestos a apostar por ideas innovadoras. Los que pueden presentar proyectos a esta red son tanto participantes en el programa organizado por la patronal como «cualquier otro empresarios de la comarca que crea en su idea de negocio», indicó el presidente de la patronal, Pedro Pablo Hernández.

El único requisito es que tienen que ser proyectos recientemente constituidos o que están a punto de nacer. Se trata de facilitar capital privado a propuestas con futuro y una herramienta de financiación para los emprendedores. La intención de la Confederación es que iniciativas muy rentables se queden en la comarca y evitar lo que pasaba antes. Muchos de ellos eran captados por inversores de fuera de la Región e incluso del extranjero.