Doble impulso a la restauración y el uso turístico de decenas de molinos de viento

Un molino de viento y una noria, junto a un bancal, ayer en la zona de Los Beatos. / Pedro Martínez / AGM
Un molino de viento y una noria, junto a un bancal, ayer en la zona de Los Beatos. / Pedro Martínez / AGM

La Comunidad ultima la licitación del plan director, por importe de 100.000 euros, y el Ayuntamiento anuncia un programa que apoya la federación vecinal

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

La penosa imagen de palos y velas por los suelos, en algunos casos junto a las autovías por las que pasan miles de turistas camino del Mar Menor y La Manga, está más cerca de pasar a la historia. El Ayuntamiento de Cartagena y la Comunidad Autónoma anunciaron ayer un impulso a la restauración y la recuperación con fines culturales, turísticos y sociales de los molinos de viento del municipio de Cartagena, donde según datos del Ayuntamiento hay 180 construcciones públicas y privadas.

La administración local colaborará con la Federación de Asociaciones de Vecinos de Cartagena y Comarca en un programa de catalogación, reparación y mantenimiento de este patrimonio etnográfico complementario al estudio anunciado por la Consejería de Cultura, que a su vez coopera con la Universidad Politécnica (UPCT).

DATOS CLAVE

Planes
La Consejería de Cultura sacará a licitación la redacción del Plan Director de los Molinos de Viento. El Ayuntamiento complementará las actuaciones de reparaión y puesta en valor, a través de un acuerdo con la Federación de Asociaciones de Vecinos .
Construcciones
Hay alrededor de 180 en el municipio de Cartagena y, según la Comunidad Autónoma, unos 220 en la Región.
Presupuesto
La administración regional destinará 100.000 euros, en una primera fase, y prevé realizar convocatorias de subvenciones para los particulares.

A través de un comunicado, el concejal de Cultura, David Martínez, informó de que se ha reunido con el vocal de Patrimonio Histórico de la federación vecinal, Luis de Miquel, para acordar «los primeros pasos necesarios para elaborar un plan de actuaciones y puesta en valor de los molinos de la comarca».

Cultura: «El estado es variado. Hay algunos prácticamente listos para volver a la vida y otros en ruina bella»

«Estas construcciones conforman uno de los mayores tesoros patrimoniales del municipio», destacó el concejal Martínez, del PSOE. Y añadió que la idea es seguir «tres líneas de actuación». La primera consistirá en «dar continuidad a los trabajos de catalogación y valoración individualizada del amplio conjunto de molinos, con vistas a elaborar la Carta de Riesgo». Se trata de evaluar el estado de edificios, las obras urgentes y el coste.

En segundo lugar, se elaborará un listado con las prioridades de restauración, considerando su coste y la disponibilidad de inversión pública y privada, incluida la cesión de uso. «Una de las cuestiones más importantes es el compromiso en el posterior mantenimiento de estos bienes restaurados por parte de las asociaciones vecinales y colectivos sociales del entorno de cada uno de ellos», indicó el edil. El tercer eje del plan será que los colectivos vecinales contribuyan desde el voluntariado en tareas de mantenimiento, y que incluso haya formación en el viejo oficio de los molineros. Entre otras cosas, éstos se dedicaban a la producción de aceite, harina y sal, y a la extracción de agua.

Tres años de inventario

En cuanto a la Comunidad, la consejera portavoz, Noelia Arroyo, anunció que la licitación del concurso público para redactar el Plan Diretor tendrá lugar «en breve», y subrayó que s trata de una cuestión recogida como «prioritaria» en el Plan Estratégico de Patrimonio Cultural de la Región de Murcia.

La Consejería de Turismo y Cultura, que dirige Miriam Guardiola, tiene una dotación inicial de 100.000 euros para estos molinos, de los que hay más de 220 en toda la Región. El programa marcará las directrices de recuperación y puesta en valor, así como el inicio de las acciones de recuperación, a través de la Dirección General de Bienes Culturales.

Las asociaciones se ofrecen para formar a voluntarios en labores de mantenimiento

La Comunidad, que ya ha concedidos subvenciones para restaurar tres edificaciones en Cartagena, San Javier y Torre Pacheco, busca «convertir a los molinos en un elemento patrimonial, paisajístico y turístico de primer orden». Por ello, se apoyará en la UPCT y en los colegios profesionales de distintos ámbitos.

También «será fundamental» la colaboración de ayuntamientos y particulares, para «establecer un sistema de subvenciones similar al que se ha empleado en otras acciones de recuperación del patrimonio». Bienes Culturales están completando el inventario de cada molino, a través de visitas iniciadas hace tres años y que incluyen tomar nota de sus elementos (cuerpo y maquinaria) y de otros externos, como norias, balsas y andenes.

Además, se está haciendo una delimitación del entorno de protección, a través de la cartografía. Según el diagnóstico de los especialistas, «el estado de los molinos es variado y va desde los que están prácticamente listo para 'volver a la vida', hasta los que están en una 'ruina bella'».

 

Fotos

Vídeos