Dimite el hermano mayor californio para adelantar las elecciones a junio

Juan Carlos de la Cerra. /A. Gil/ AGM
Juan Carlos de la Cerra. / A. Gil/ AGM

Juan Carlos de la Cerra, que aceptaría continuar, quiere que el elegido disponga de más meses para preparar la Semana Santa del año que viene

Gregorio Mármol
GREGORIO MÁRMOL

El hermano mayor de la Cofradía California, Juan Carlos de la Cerra, presentó su dimisión el jueves por la noche, en un Cabildo de Mesa extraordinario, con el fin de adelantar el proceso electoral que debía celebrarse en enero de 2020, a dos meses de la siguiente Semana Santa. La finalidad es que quien salga elegido tenga suficiente tiempo de preparar las próximas procesiones, argumentó.

De la Cerra ya había expresado públicamente interés en anticipar el proceso con el fin de acabar con esos históricos estrechos márgenes. Los californios daban por hecho que irían a las urnas a principios de octubre. Pero el hermano mayor decidió avanzar aún más, ya que la cofradía y las agrupaciones han celebrado sus juntas de cierre de ejercicio procesionista y económico. «Aprobadas las cuentas, no merecía la pena esperar más», indicó.

Tras la dimisión del hermano mayor, la Cofradía California constituyó ayer su Junta Electoral, que preparará el proceso. La previsión es que el sábado día 15 se reúna el Cabildo Electoral, en el que mayordomos, conciliarios y la representación de hermanos de cada agrupación elegirá la terna de candidatos. Las elecciones se celebrarían el sábado 22, víspera del Corpus.

«Aquí no hay ni candidatos ni campaña. El Cabildo Electoral elegirá la terna que considere oportuna y la cofradía decidirá», destacó el hermano mayor en funciones, que estaría a dispuesto a seguir si es propuesto, primero, y votado, después.

De la Cerra fue elegido por última vez en enero de 2016, en las primeras elecciones que la Cofradía del Prendimiento celebró con la participación de todos sus hermanos mayores de edad, con más de cuatro años de antigüedad. Venció por quince votos a Pedro Ayala, presidente de la Flagelación. Hasta el último cambio de estatutos solo votaban conciliarios y mayordomos. El Obispado estudia una propuesta para volver a cambiar el sistema en el futuro.