Diez obras desempolvan el patrimonio

Uno de los 17 sondeos en el yacimiento arqueológico de la Plaza de La Merced, ayer./Antonio Gil / AGM
Uno de los 17 sondeos en el yacimiento arqueológico de la Plaza de La Merced, ayer. / Antonio Gil / AGM

Un plan municipal pretende activar en dos meses y con 90.000 euros proyectos aletargados durante años. La reparación de la Muralla del Mar inicia un programa de actuaciones en fortalezas y yacimientos que necesita más dinero en 2018

EDUARDO RIBELLES y JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

Poco más de dos meses tiene el Ayuntamiento para acometer una decena de obras de limpieza y consolidación del patrimonio histórico y preparar el terreno para una docena de proyectos aún sin presupuestar, previstos para 2018. Con apenas 90.000 euros, los responsables municipales pretenden reparar el pretil de la Muralla de Carlos III, ante el Hospital de Marina; acondicionar un refugio de la Guerra Civil, junto a la Plaza de López Pinto; adecuar la calzada del Barrio Universitario; limpiar de vegetación el Baluarte 24, en el Cerro de San José; desescombrar y vallar las Canteras Romanas; eliminar pintadas del depósito de agua del Monte Sacro; adecuar la calzada romana del barrio universitario, y sanear los mosaicos de la necrópolis de la Muralla Bizantina. Y tiene que sobrar dinero para hacer obras en el Museo Arqueológico Municipal y para carteles en inglés y en español en lugares todavía por recuperar, como la calle Cuatro Santos y la Catedral Antigua.

La coordinadora municipal de Arqueología, María del Carmen Berrocal, compareció ayer, en el Palacio Consistorial, con el concejal del área, Ricardo Segado, para presentar unas actuaciones muy básicas, entre las que destaca la reparación del antepecho de la Muralla de Carlos III, que antes del verano perdió, por la caída de un árbol, varios sillares que continúan a la intemperie. «Ya tenemos el dinero y hemos pedido los permisos a Cultura, como en el resto de actuaciones, aunque aún no los tenemos todos», dijo Berrocal. Ella es consciente de que la efectividad de todas las obras depende de que, el año que viene, haya proyectos integrales de restauración con mucho dinero.

Entre los planes de futuro de Berrocal y Segado está la reforma integral de la Muralla Bizantina, que incluye colocar los mosaicos, perfectamente aislados de la humedad, adecuar la exposición y remodelar la fachada. También se prevé cambiarle el nombre al centro visitable, para que responda mejor al carácter funerario de la necrópolis, «que nunca fue una muralla, aunque se bautizó así hace 30 años», según dijo Segado.

l Ayuntamiento ha pedido los permisos a Cultura, pero todavía no los tiene todos

E Entre las fortalezas que se pretende restaurar, solo la de la Atalaya tiene la obra contratada

Fortificaciones y castillos

El proyecto para el extremo de la Muralla de Tierra, edificada en 1721 junto a la actual Plaza de López Pinto, es darle un tratamiento exterior a todo el paño puesto al descubierto hace dos años, y que ha permanecido casi sin tocar desde entonces. Tras la limpieza prevista este año, se pretende restaurar en su integridad el refugio de la Guerra Civil.

Otra fortificación en la que se prevé actuar es el Castillo de los Moros. Se hará un proyecto de restauración de partes concretas del muro de cierre, que se ampliará con otro para todo el perímetro más adelante. El presupuesto está asociado al programa europeo MAPS, que lleva 18 meses en marcha sin que se haya concretado una actuación concreta.

El Ayuntamiento limpiará el antiguo baluarte militar de Despeñaperros, sometido a un bloqueo judicial que impide, por ahora, transformarlo en un mirador. Un juzgado local tiene pendiente liberar los 475.000 euros que la Asociación de Amigos de los Castillos y Fortalezas de Cartagena (Aforca) ganó en un pleito por el irregular añadido de la corona de la Muralla de Carlos III, frente al mar. Ante las dificultades técnicas para eliminar el remate y tras un intento frustrado de reproducir las Puertas de Madrid, junto a la Plaza de España, la asociación y el Ayuntamiento acordaron restaurar paisajística y arquitectónicamente la fortaleza situada junto al Cuartel de Antiguones. Antes, mientras se desbloquea el asunto en el juzgado, Patrimonio invertirá 75.000 euros en la limpieza y el desbroce del monte.

El baluarte del Cerro de San José, que ahora será limpiado de vegetación, fue construido en el Siglo XVII. Se encuentra junto al Club Santiago, propiedad de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), en la vertiente que da a la calle Capitanes Ripoll. En 2010, hubo que aplazar el plan de convertir el complejo en un mirador con un parque, asociado a la zona deportiva del antiguo Club Santiago. En marzo de este año, el rector, Alejandro Díaz, y la entonces consejera de Cultura, Noelia Arroyo, firmaron un protocolo de colaboración para la recuperación de este espacio con 100.000 euros de presupuesto que aún están por gastar.

Algunos proyectos de recuperación del patrimonio militar por cuenta del Ayuntamiento están más avanzados, como la limpieza y consolidación del Castillo de la Atalaya, incluida este año en los presupuestos participativos y que cuenta con 43.000 euros para empezar. Otros son, todavía, solo un borrador salido de la pluma de su autor, como el de convertir la fortaleza de Fajardo en un «hotel con encanto», tal y como propuso el arquitecto, José Manuel Chacón.

El plan municipal lo forman obras de restauración, adecuación y aprovechamiento de edificios y espacios públicos que llevan años de retraso. Así sucede con el plan de convertir la Plaza de la Merced en un área de esparcimiento en dos niveles, con uno superior apoyado en pilares y que ejercerá como solado de una especie de sótano. En la zona inferior se conservarán la calzada romana y la plaza porticada con piletas de la época romana que salieron a la luz en 2014, junto a unas antiguas viviendas púnicas. La plaza lleva tres años desmantelada, sin que avanzar en ese proyecto que Berrocal confirmó ayer que se mantiene vigente. Además, en el paseo que sube hacia el Barrio Universitario se recolocarán elementos de piedra del foso que contiene la calzada romana de Salvius, cuya conservación a la intemperie se pretende mejorar. La excavación del Anfiteatro Romano, bajo la plaza de toros, es la obra con mayor presupuesto (300.000 euros), para tener un recorrido visitable antes del verano.

Asimismo, se mejorarán la iluminación y la cartelería explicativa en el Museo Arqueológico Municipal y se despejarán los almacenes, reservados antes al servicio de préstamo de bicicletas, para acoger más piezas.

Buscan expertos que planifiquen la recuperación de Cueva Victoria

El Ayuntamiento anunció ayer que ha iniciado la búsqueda de personal especializado para hacer un plan director de la Cueva Victoria, aún sin presupuesto, en el que recogerá las actuaciones a corto, medio y largo plazo, para convertir en visitable la mayor parte posible del yacimiento. En la actualidad, apenas hay 800 metros transitables de los entre 3 y 4 kilómetros de la galería minera y la de valor paleontológico. De momento, solo se acometerán algunas obras menores. El plan citado deberá definir la construcción de un centro de visitantes y el diseño del aprovechamiento turístico y patrimonial de este yacimiento.

En Cueva Victoria se han encontrado restos humanos (una falange de un dedo) del primer hombre de la Prehistoria que pobló Europa procedente de África, hace 800.000 años. Además, es un lugar de estudio del cambio climático y también hay zonas de valor geológico. Para estudiar cómo conjugarlo todo, se quiere contar con empresas de relevancia nacional. «El objetivo es evitar la improvisación», aseveró Berrocal. El coste de una restauración ronda los 800.000 euros, por lo que se buscarán fuentes privadas de financiación.