Un testigo de la pelea en El Algar: «Estaba echando mucha sangre»

Una disputa entre dos personas en la calle durante la noche de Halloween se salda con un herido por golpes y cortes en una mano y en el pecho

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍA

Sin motivo aparente salió de un local de copas, provisto de un tercio de cerveza, y la emprendió a golpes con una de las lunas de un Mercedes que estaba estacionado en la avenida Filipinas de la diputación cartagenera de El Algar. «Le rompió uno de los cristales», explicó a 'La Verdad' Carlos Ortas López, gerente del pub El Pozo de la Hormiga. «No sé por qué lo hizo».

El autor de esta gamberrada era un vecino de La Unión, que junto a otros dos amigos, también de la misma localidad, acababan de marcharse del establecimiento de Carlos donde se celebraba una fiesta con motivo de Halloween. «En la calle había una pareja que avisó al dueño del coche de lo que le habían hecho». El propietario del Mercedes, otro vecino de La Unión, salió del pub y fue por la avenida a buscar al hombre que le había roto el cristal de su coche.

«Le pegó dos puñetazos por la espalda y como todavía llevaba en la mano el tercio de cerveza, al caerse, se cortó él mismo». El autor de la gamberrada sufrió dos aparatosos cortes en la mano y el pecho. «Comenzaron a pelearse a puñetazos». El 112 recibió una llamada, a las 3.40 horas, solicitando una ambulancia y el supuesto autor del destrozo en el vehículo de alta gama, fue trasladado al hospital Santa Lucía de Cartagena. «Estaba echando mucha sangre», agregó el hostelero.

El dueño del Mercedes se marchó. Cuando llegó la Policía Local para esclarecer lo sucedido, la noche se terminó de enredar: «Un chico de La Unión, de 28 años, que estaba bebido, les empezó a insultar». El gerente de El Pozo de la Hormiga aseguró que a este joven «se le cruzaron los cables».

Carlos, ante los dos incidentes ocurridos en plena calle, optó por cerrar su establecimiento de copas. «A pesar de que no pasó nada en mi local, decidí cortar la fiesta por si había represalias».

Tres payasos con motosierras reales

El término municipal de Cartagena se anotó otro de los incidentes graves de la noche de Halloween. Tres individuos provistos con dos motosierras y un bate de béisbol y disfrazados con caretas de payasos, al estilo de la película de terror 'It', se dedicaron en la noche del miércoles a perseguir a todo el que se cruzaban por el barrio de Las Seiscientas. Desde el 112 informaron de que «las motosierras eran reales» y que los sospechosos se desplazaban a bordo de un Opel Corsa, de color negro. En una de las ocasiones fueron capaces de perseguir a un grupo de menores de edad. Las mismas fuentes del Teléfono Único de Emergencias precisaron que «una menor llamó para denunciar que unos payasos estaban persiguiéndola a ella y a sus amigos». Posteriormente, volvió a telefonear la madre de la víctima para insistir en que la llamada era real: «No se trataba de una broma».