«La despoblación supone la pérdida de paisajes rurales y agrícolas»

José Martínez. / j. L. piñero
José Martínez. / j. L. piñero

José Martínez Sánchez, técnico en conservación

José Luis Piñero
JOSÉ LUIS PIÑERO

El joven José Martínez Sánchez realizó un estudio y análisis sobre la situación del entorno rural de Mula y sus pedanías, y de las propuestas para luchar contra la despoblación y la conservación de los recursos naturales y culturales. José Martínez es profesor asociado de la Universidad de Murcia y técnico en conservación de espacios rurales y naturales. Además, es vecino de la pedanía muleña de Fuente Librilla. En el caso del municipio de Mula, las pedanías están sufriendo una despoblación significativa. No es el caso del Niño de Mula, que en los últimos dieciocho años experimentó un crecimiento de más del 200%, tras haber sido acogida como pedanía residencial.

-¿Se está produciendo despoblamiento en las zonas rurales?

-Efectivamente existe la España vaciada, se está produciendo en muchas zonas del territorio nacional. La Región de Murcia también se ve afectada, en algunas zonas rurales, concretamente en las zonas del interior, como es el caso del municipio de Mula, en el que pedanías se ven abocadas a una regresión poblacional y comienzan a sufrir el deterioro social y ambiental asociadas a la pérdida de población.

-¿Qué importancia tiene la población en el medio rural para la conservación medioambiental y cultural?

-Tengamos en cuenta que el paisaje de nuestra región está asociado, históricamente, a la intervención del hombre, digamos que ha evolucionado tanto el hombre como los paisajes naturales en esta relación. La pérdida de la población supone la pérdida de gran parte de los paisajes rurales y agrícolas que albergan gran parte de la biodiversidad que atesoramos en la Región.

-¿Qué podemos hacer para solucionar este problema?

-No hay una varita mágica. Lo que siempre se recomienda, o lo que mejor ha funcionado en otros territorios, es ofrecer la gobernanza a las gentes que viven en los pueblos, que ellos tomen partido en las decisiones de su territorio y que se sientan partícipes y de esa manera evitar parte de la despoblación. Es imprescindible un mantenimiento de servicios básicos, porque sin eso se fomenta, de manera drástica, la despoblación. Además, invertir y mejorar las infraestructuras, que sea consecuente con todos los servicios que ofrecen, equiparando la población rural y a la población urbana, en cuanto a conservación cultural, de paisaje, etc. Lo que nos ofrece la población rural debe devolvérselo la población urbana en inversión y desarrollo.

-¿Es difícil combatir la despoblación actualmente?

-Es muy difícil, pero es verdad que hay que dedicar atención desde la administración pública y ser responsable con esos territorios rurales, y de esa manera podemos esperar que no se despueblen nuestras zonas rurales.

-¿Qué papel pueden desempeñar, a este respecto, las administraciones públicas?

-Los gobiernos municipales, como el regional, estatal y europeo, tienen un papel esencial que debe consistir en mejorar las inversiones en comunicaciones, ya que las grandes ciudades están generando un alejamiento de las zonas rurales y esto dificulta que pobladores rurales se sientan parte del municipio y que quieran seguir viviendo en él. Imprescindible servicios, infraestructuras, favorecer el empleo, diversificar la economía (turística y agropecuaria) y comunicaciones. Por ejemplo, en la pedanía muleña de Fuente Librilla, las comunicaciones por carretera son de muy mala calidad y en estado muy deficiente.