Descarta implantar el Cercanías hasta la capital, como exigen UPCT y PSOE

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

En un arranque de sinceridad, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, descartó ayer de plano la implantación en Cartagena de un servicio de Cercanías con más conexiones ferroviarias hacia Murcia, a un precio más barato. «En España no está previsto habilitar nuevo núcleos de Cercanías en este momento», explicó, aunque la «ampliación de la vía al ancho internacional supondrá la integración de nuevos servicios en una línea con más prestaciones».

La UPCT reivindica, desde hace años, el aumento de las frecuencias de trenes, con un billete más barato y, a ser posible, dentro de un servicio reglado de Cercanías. A su juicio, es necesario para atender el tránsito diario de alumnos, profesores y personal que acuden a sus instalaciones. «Tenemos centenares de peticiones de ese tipo de mejoras, que ya me gustaría a mí que se cumplieran en Santander, donde yo vivo», subrayó el ministro. Diferenció la situación de Cartagena respecto a la de la línea Murcia-Alicante, que ya está constituida como núcleo de Cercanías, dentro de una red en la que no habrá novedades.

El PSOE reivindicó, ayer mismo, la creación de un servicio de Cercanías que sustituya a «un tren regional que circula con una frecuencia inútil» y consideró que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tiene «abandonada» a la Región en el apartado ferroviario.

De la Serna informó de que las obras de acceso del tren a Escombreras, «que acabarán en el primer semestre de 2018», se verán complementadas con un convenio entre Adif y la Autoridad Portuaria, para que sea posible «cargar los trenes en la propia terminal que hay en el puerto», indicó.