Cultura advierte de la «ruina técnica» en varios edificios del monasterio de San Ginés de la Jara

Grupos de romeros con la imagen del santo, en una carretera este sábado por Torreciega./Pablo Sánchez / AGM
Grupos de romeros con la imagen del santo, en una carretera este sábado por Torreciega. / Pablo Sánchez / AGM

La tradicional romería empezó con una misa y una ofrenda floral en la iglesia de la Caridad y acabó en el entorno del monasterio

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

La Comunidad Autónoma ha advertido este verano a la empresa Hansa Urbana y al Ayuntamiento de Cartagena, propietaria del inmueble y potencial beneficiario de la cesión del mismo en virtud de un acuerdo urbanístico respectivamente, de que «varias edificaciones auxiliares» del monasterio de San Ginés de la Jara mantienen la declaración de ruina técnica, al no haber sido restauradas. Además, al ser objeto de protección legal como integrantes del Bien de Interés Cultural (BIC), la Consejería de Cultura ha tenido que «reiterar la necesidad de proceder a la reparación de todas las cubiertas de dichas edificaciones, y no solo de la almazara».

Así lo aseguraron, a preguntas de 'La Verdad', fuentes de este departamento del Gobierno regional. Y explicaron que, ya el 9 de julio de 2015, la Dirección General de Bienes Culturales estableció por medio de una resolución la conveniencia de realizar obras para evitar el derrumbe. Para cumplir con esa determinación, añadieron en la Consejería, «se deberá elaborar un proyecto de restauración y rehabilitación redactado por un técnico competente».

En la Comunidad precisaron que, «en todo caso, y siempre según la dirección de obra, para continuar avanzando en la recuperación del conjunto se hace imprescindible definir sus usos futuros, al objeto de adecuar las dependencias e instalaciones a los mismos». Para hacer realidad la recuperación del complejo arquitectónico, construido en el siglo XIII en un paraje al que da nombre el santo y que está situado cerca del Mar Menor, Bienes Culturales «ha instado a la propiedad a mantener una reunión 'in situ' en el próximo mes de septiembre». Lo ha hecho, «con el fin de comprobar el estado actual del monasterio y valorar las posibilidades de visita pública si procede y reúne las condiciones de seguridad y accesibilidad necesarias.

Cultura recordó que hace un año comprobó el estado de las obras de consolidación ejecutadas hasta esa fecha. Técnicos del Servicio de Patrimonio Histórico se desplazaron hasta el monumento, declarado BIC en 1992, con un representante de Hansa Urbana y el arquitecto director del proyecto de recuperación, Francisco José Sánchez Medrano.

El diagnóstico fue que «se habían llevado a cabo las obras de consolidación necesarias, recuperándose la cota original del claustro y permitiendo restablecer la proporción original de ese espacio». Además, fueron «consolidados los muros portantes y las cubiertas existentes, incorporándose una nueva que no existía en la panda oeste superior, recuperando de esta forma el perfil compacto del monasterio tal y como se establecía en el proyecto de intervención».

El tiempo ha pasado y no solo falta acometer la rehabilitación, sino que algunas zonas amenazan con venirse abajo. Queda así, pendiente, el cumplimiento de la Ley de Patrimonio Histórico de la Región de Murcia, que también exige la apertura al público de los monumentos BIC al menos cuatro días al mes y de manera gratuita.

Convenio urbanístico

Hansa interrumpió los trabajos, tras la decisión del Ayuntamiento de suspender la tramitación del proyecto urbanístico Novo Carthago, hasta que la Justicia resuelva el caso de presunta corrupción en la recalificación de los terrenos necesarios para construir 6.000 viviendas, un campo de golf y dos hoteles de lujos. Este expediente incluye el convenio de restauración y cesión del monasterio al municipio de Cartagena.

La vicealcaldesa y exconsejera de Cultura, Noelia Arroyo, dijo ayer que la semana pasada Bienes Culturales envió un requerimiento a Hansa, «para que franquee el acceso al monumento de los técnicos», una vez que «no ha habido respuesta a las gestiones realizadas en las semanas anteriores». «La visita técnica -añadió Arroyo-, tiene como objeto valorar la seguridad del inmueble y comprobar si es posible exigir a la propiedad que permita la visita a todo o parte del edificio, como establece la ley para los edificios BIC».

Arroyo hizo estas declaraciones con motivo de la romería de San Ginés de la Jara, en cuyos actos participaron también los concejales David Martínez, Manuel Padín y José López. Decenas de fieles renovaron su devoción, acompañando a pie, en carreta y en carrozas al santo, en una jornada que empezó con una misa y una ofrenda floral en la iglesia de la Caridad y acabó en el entorno del monasterio. En el programa de la romería, organizada por la Hermandad de Romeros de San Ginés, no faltó con un desayuno con monas y chocolate en la iglesia del barrio de San Ginés. El colectivo organizador, cuyo hermano mayor es Andrés García, incluyó también el paso por Torreciega, La Aparecida, Roche, Los Camachos y Estrecho San Ginés.

Para hoy, la Asociación de Amigos del Monasterio de San Ginés de la Jara y Ermitas del Monte Miral ha convocado la octava edición de las Fiestas de La Jara. Entre las actividades, hay una ruta guiada en torno al monasterio y una mesa redonda.