Cultura financia este año parte del plan director para restaurar la Catedral Vieja

Noelia Arroyo aseguró que hay 45.000 euros disponibles para financiar el plan director que tiene que elaborar el Obispado de Cartagena

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

La Comunidad le ha hecho un hueco al proyecto incipiente de restaurar la Catedral de Santa María la Mayor, cuya dañada estructura, asomada a las gradas del Teatro Romano, muestra las heridas que le dejó un bombardeo en la Guerra Civil hace ochenta años. La consejera de Transparencia y candidata a la alcaldía de Cartagena por el Partido Popular (PP), Noelia Arroyo, aseguró ayer a 'La Verdad' que hay 45.000 euros disponibles para financiar el plan director que tiene que elaborar el Obispado de Cartagena, como propietario del inmueble. La Iglesia ya ha confirmado que acepta el dinero con ese objetivo, según confirmó Arroyo.

La restauración del templo, conocido popularmente como la Catedral Vieja, es una reivindicación ciudadana desde hace décadas, que siempre quedó al margen de los planes estatales de restauración del patrimonio. En lo que va de 2018 ha habido varios movimientos y declaraciones que podrían acabar con ese olvido. Así, en el Presupuesto Municipal, una enmienda de MC introdujo 20.000 euros para la elaboración del plan director, aunque ese dinero todavía no ha sido movilizado. Asimismo, en julio el ministro de Cultura, José Guirao, visitó Cartagena y respondió con interés a una petición de la alcaldesa, Ana Belén Castejón, respecto a la rehabilitación del edificio. «Hay que empezar de cero y hacer un plan de actuación para poder intervenir. Lo primero será traer Instituto de Patrimonio Histórico para que se pueda empezar a elaborar el estudio», dijo Guirao. Sin embargo, después no ha habido más noticias al respecto.

Arroyo informó ayer del paso de la Comunidad, con dinero contante y sonante, y pidió a las otras dos administraciones (local y estatal) que confirmen con hechos las propuestas que han realizado en los últimos meses.

Abierta a las visitas

El templo, que había permanecido cerrado durante años, abre los últimos cuatro días de cada mes si hay peticiones de visita. Así se da cumplimiento de la legislación sobre patrimonio, que obliga a permitir la entrada al menos durante ese número de jornadas mensuales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos