Cruz Roja pide la cesión del Hospital Naval de Cartagena para responder a las oleadas de pateras

Voluntarios de Cruz Roja, atendiendo a inmigrantes en el puerto de Cartagena, durante la oleada de pateras de noviembre de 2017. / pablo sánchez / agm
Voluntarios de Cruz Roja, atendiendo a inmigrantes en el puerto de Cartagena, durante la oleada de pateras de noviembre de 2017. / pablo sánchez / agm

El Gobierno estudiará la idea de la entidad humanitaria y analiza otras opciones para mejorar la respuesta ante crisis migratorias

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

La oleada de pateras sufrida por Cartagena en septiembre, la segunda en menos de un año, ha llevado a Cruz Roja a solicitar al Gobierno de España la cesión del Hospital Naval para su uso como centro de atención de inmigrantes en situaciones de emergencia. La organización humanitaria pretende evitar la saturación de las instalaciones que tiene en el puerto y las carencias asociadas a las dos soluciones ideadas en noviembre de 2017 y el mes pasado: utilizar el pabellón deportivo del instituto Hespérides, de Santa Lucía, y montar un hospital de campaña en el muelle de La Curra, respectivamente.

La propuesta de Cruz Roja al delegado del Gobierno en la Región, Diego Conesa, coincide con la reciente petición del Defensor del Pueblo al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para que apruebe protocolos de contingencia «ágiles y eficaces» que eviten la dispersión de inmigrantes por la Región. Se trata de garantizar, en todas las comunidades autónomas, el «respeto» a la tutela judicial, en cuanto a que los extranjeros pasen a disposición del magistrado de guardia en el partido judicial que corresponda, y que por tanto esté en el litoral. En la Región, afecta a Cartagena, San Javier y Lorca, que afrontan en los juzgados de instrucción la entrada masiva de embarcaciones procedentes de Argelia.

El toque de atención que dio en junio el Defensor guarda relación con el reparto entre los juzgados de Cartagena, Lorca, Murcia y Molina de Segura de las 419 personas que alcanzaron la costa del 17 al 20 de noviembre. Esta operación se hizo por recomendación de la Policía Nacional, que se vio desbordada en la Comisaría, y no se repitió hace tres semanas. En la última crisis migratoria, la Delegación del Gobierno y el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) se coordinaron para llevar a todos los inmigrantes progresivamente, en el plazo máximo de 72 horas, al Juzgado de Instrucción 1 de Cartagena.

La falta de espacio ha obligado a utilizar el instituto Hespérides y a montar tiendas en La Curra

Sin uso desde 2011

El Defensor, Fernando Fernández Marugán, actuó también ante las críticas de partidos y organizaciones por el traslado e internamiento provisional en la cárcel de Archidona (Málaga) de inmigrantes llegados a Elche (Alicante) y Vera (Almería).

En este contexto, fuentes del Gobierno y de Cruz Roja confirmaron ayer a 'La Verdad' que Conesa recibirá próximamente a representantes de esta última organización, para analizar su «proyecto» de acondicionar el antiguo Hospital General Básico de la Defensa, conocido como Hospital Naval, para situaciones de carácter extraordinario. Además del posible uso de este edificio como instalación complementaria a la estación naval que Cruz Roja tiene en el muelle de Santa Lucía, el Gobierno mantiene en estudio el uso de otros espacios en la Región. Las fuentes consultadas advirtieron, eso sí, de que se trata de una cuestión que compete a la Secretaría de Estado de Seguridad, del Ministerio del Interior, y de que no está en la agenda «urgente» del Ejecutivo socialista.

En agosto de 2017, este Ministerio, que dirigía el PP, analizó y descartó convertir en un Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) el antiguo hospital. Este inmueble fue empleado por el Servicio Murciano de Salud hasta el 2011, cuando abrió el Hospital Santa Lucía. El PSOE llegó a proponer reabrirlo como centro sociosanitario y MC, como Ciudad de la Justicia.

Interior desechó el verano pasado emplear el Naval para mejorar la respuesta a casos de «emergencia», incluida una entrada masiva de extranjeros por tierra, en algún punto de la frontera sur. Responsables del Ministerio de Defensa, propietario de las instalaciones, mostraron el recinto ubicado en la zona de Tentegorra a una delegación de Interior, que trataba de responder a la aparente relajación de los controles migratorios por parte de Marruecos.

El Gobierno llegó a revisar, en todo el sureste español, el estado de unos cuarenta posibles emplazamientos para un CITE. En el caso de Cartagena, la cercanía al centro de la ciudad fue uno de los factores determinantes para «descartar absolutamente» el Naval, según aseguró el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, al presidente del Gobierno regional, Fernando López Miras. Según explicó el Ejecutivo autonómico, el 'número 2' del Ministerio comunicó un «interés real» por Cartagena, descartado después tras examinar distintos elementos, entre ellos los riesgos para la seguridad ciudadana de una gran urbe, que además tiene proyección turística. También contó que a pocos metros del Naval están ubicados el cuartel del Regimiento de Artillería Antiaérea 73, del Ejército de Tierra, y otros recintos militares.

Más

 

Fotos

Vídeos