Una cooperativa proyecta un complejo residencial de 370 casas en San Ginés

Imagen del lugar elegido para construir la promoción de viviendas, entre el puente de Torreciega y el Politécnico. / pablo sánchez / agm
Imagen del lugar elegido para construir la promoción de viviendas, entre el puente de Torreciega y el Politécnico. / pablo sánchez / agm

La sociedad gestora tiene previsto abrir hoy la inscripción en su nueva oficina para quienes opten a una de las casas de 2, 3 y 4 dormitorios

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

Esta semana echa a andar un proyecto inmobiliario destinado a convertir el solar de 45.000 metros cuadrados situado entre el Puente de Torreciega y el Instituto Politécnico, cerca de la vía del tren, en un complejo residencial con diez torres de seis plantas, rodeado de una zona verde con una arboleda que le dará empaque. La gestora Jaloque Suave, que administra la cooperativa de viviendas recién constituida, trabajará durante los próximos meses desde una oficina en la calle Santa Florentina. Allí recibirá a personas interesadas en asociarse y sacar adelante un proyecto destinado a acoger a 370 familias, en un plazo de dos años. Se trata de la mayor operación residencial planificada en el casco urbano en los últimos años

El complejo ha sido bautizado con el nombre de 'Puerta de Cartagena, cooperativa residencial'. Los primeros permisos solicitados ya han sido solicitados en el Ayuntamiento. Sin embargo, todavía pasará algo de tiempo antes de que se vea a obreros trabajar en el emplazamiento elegido. Se trata del lugar que hasta hace una década, más o menos, ocupaba un almacén, que acabó en manos de un fondo de inversión que está dispuesto a hacer la venta.

En cifras

14
millones de euros es la inversión inicial. Los precios por piso estarán entre 150.000 y 250.000 euros.
19.000
metros cuadrados (más de un tercio de la superficie total) serán para un parque público exterior.

Para adquirirlo hace falta un proyecto solvente. Por eso, la cooperativa ha abierto unas oficinas amplias en el bajo del número 6 de la calle Santa Florentina para dar todos los datos del proyecto. Pretende convencer primero a medio centenar de personas interesadas en hacerse cooperativistas. Con sus aportaciones, tiene previsto hacer una oferta de compra sobre los 45.000 metros cuadrados existentes. De ellos, cederá un cinturón exterior de 19.000 al Ayuntamiento, previamente acondicionados como pulmón verde, según explicó Carlos Recio, portavoz de la iniciativa. Un vallado separará ese anillo ajardinado del interior de la urbanización. La construcción de los bloques residenciales tendrá lugar por fases, con bloques con unas 80 casas cada uno.

El proyecto, que tiene un periodo de ejecución de 24 meses, será desarrollado por fases, con una primera etapa de 80 viviendas

La distribución de viviendas y sus tipología será diversa, para dar a elegir a los cooperativistas la que quieren reservar. En principio, tendrán 2, 3 ó 4 dormitorios y una plaza de garaje incorporada. Los precios estarán entre los 150 y los 250.000 euros, según la superficie, pero todas contarán con los mismos acabados e idénticas calidades.

Tres mil euros por reserva

Para entrar en el proyecto, los cooperativistas no tendrán que hacer una aportación inicial. Solo dar sus datos personales y demostrar su solvencia. Esa información será la que permita a la cooperativa solicitar un crédito bancario y poder comenzar las obras. A medida que se concrete el proyecto, pedirá una serie de aportaciones. La primera, para tener ya una reserva en firme, será de tres mil euros. La inversión inicial prevista ronda los 14 millones, pero se trata solo de una estimación.

El último proyecto de cierto calado para impulsar una zona residencial por medio de una cooperativa acabó muy mal. La sociedad de llamaba Eiffel y el proyecto, Parque Príncipe, suponía hacer 4.000 casas en los terrenos situados entre el actual Centro Comercial Mandarache y La Asomada. «Todo ha cambiado desde entonces, empezando por la legislación, que es mucho más restrictiva y reduce el riesgo de los cooperativistas hasta que el proyecto está avanzado», indicó Recio.

Apuntarse sin riesgo

Durante los primeros meses, todo el riesgo en la petición de créditos corresponderá a la promotora. Si no consigue el suficiente número de cooperativistas, ninguno de ellos perderá dinero.

El complejo tendrá piscina, cafetería y zonas deportivas

«Queremos que funcione casi como un barrio dentro del barrio de San Ginés. Por eso el complejo tendrá seguridad privada, contará con piscina, zonas deportivas y establecimientos de hostelería. Todas o casi todas las viviendas tendrán amplios balcones y las de planta baja dispondrán de una especie de patio», explicó a 'La Verdad Carlos Recio, portavoz del proyecto. Añadió que está convencido de que tendrá éxito, porque «hay mucha demanda y poca vivienda nueva de calidad. Además, la urbanización no tendrá ningún problema relacionado con la ausencia de Plan General».