La construcción de viviendas irá por delante del gran parque previsto en el Plan Rambla

Castejón, de espaldas, en la reunión con los afectados. / A. GIL / AGM
Castejón, de espaldas, en la reunión con los afectados. / A. GIL / AGM

Los dueños del suelo necesario para la zona residencial empezarán a recibir en agosto los avisos oficiales para pactar contrapartidas

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

La expansión del casco urbano hacia el nuevo Palacio de Deportes comenzará por la construcción de viviendas con fondos privados y seguirá con la creación de un gran parque en cuanto el Ayuntamiento disponga de dinero. Esa es la impresión que sacaron ayer los vecinos y dueños de propiedades inmobiliarias en terrenos del Plan Parcial Rambla, durante la reunión informativa con la alcaldesa, Ana Belén Castejón, y los principales técnicos de Urbanismo.

La sociedad Cartagena Parque, promotora del Plan Parcial, comparte los 700.000 metros cuadrados de superficie con cuarenta pequeños propietarios. Estos particulares tienen terrenos entre la rambla de Benipila, la calle Peroniño y la carretera de Tentegorra. Este sector urbanizable también incluye el Palacio de Deportes, el colegio Atalaya y el centro comercial Rambla, del que recientemente se ha marchado Eroski. La construcción de 1.700 viviendas y la urbanización de su entorno llevaban paralizadas dos décadas pero una nueva norma de 2018 permite retomar el convenio suscrito por el Ayuntamiento.

Fases del proyecto

Polígono 1
Junto al Palacio de Deportes. Ya hay una junta de compensación con media docena de dueños.
Polígono 2
En el punto medio de la avenida. Hay que crear la junta de compensación. Los propietarios minoritarios son unos 30.
Polígono 3
Cartagena Parque ya controla este sector.
Antiguo polígono 4
Poner el suelo a disposición de la promotora corresponde al Ayuntamiento, para hacer un parque. Allí hay media docena de propietarios.

Castejón pactó hace siete meses con Tomás Olivo, propietario de Cartagena Parque, la recuperación del plan urbanístico para evitar que su vigencia caduque y la ciudad pierda un eje de desarrollo. La fecha tope es el mes de octubre de 2020. Pero se refiere fundamentalmente a la zona residencial, que ocupará tres polígonos consecutivos a lo largo de una gran avenida que unirá el Palacio de Deportes y la calle Soldado Rosique, conocida como el puente del Cartagonova.

En el plan parcial figura un jardín que depende de la cofinanciación de la promotora y el Ayuntamiento, dado que el convenio solo obliga a Cartagena Parque a poner 900.000 euros aunque el coste total sea mayor. El Ayuntamiento confirmó ayer a los propietarios minoritarios que por ahora carece de liquidez para pagar su parte, por lo que no hay fecha para iniciar esos trabajos.

Todo esto interesa a los propietarios, porque quieren saber qué será de ellos en los próximos meses. Hace una semana, pidieron una reunión en el Ayuntamiento para defender su derecho a una compensación, bien sea en forma de realojo o de beneficios que generen las viviendas que se harán allí.

Ayer Castejón intentó despejar las dudas. «La desinformación genera un caos y una frustración alejados de la realidad», afirmó la primera edil, a las puertas del encuentro. Por eso, añadió, «con esta reunión, estamos intercambiando y recabando información. Nosotros también queremos saber más sobre la situación de estos vecinos, para resolver las dudas caso por caso», dijo.

Poco más de una docena de personas implicadas acudieron a escuchar a Castejón, acompañadas y asesoradas por el vocal de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Cartagena y Comarca Aurelio Valverde. Antes de entrar, este pidió que el Ayuntamiento «se ponga de su lado a la hora de la tramitación y defienda de sus intereses frente al propietario mayoritario, Tomás Olivo».

«Como administración pública mediaremos para que todo salga bien, trabajando con todas las garantías legales», respondió la regidora. Por lo que dijeron los vecinos al final del encuentro, Castejón no consiguió su propósito de tranquilizarles.

El Plan Parcial se extiende a ambos lados de la Avenida del Cantón, que está en construcción y que debe estar terminada abierta al tráfico en septiembre y acabada en octubre. El sector más cercano al puente del Cartagonova corresponde al polígono 3. Allí Cartagena Parque tiene ya cerrados todos los acuerdos para disponer del suelo y no habrá problema. A continuación está el polígono 2 en el que hay que crear una junta de compensación. Olivo tendrá que convencer a una treintena de propietarios, algunos de los cuales tienen inmuebles allí. Por último, el polígono 1, que es más cercano al centro comercial tiene a media docena de afectados. En este caso, hay que reactivar la junta de compensación.

Como dueño mayoritario en el Plan Parcial, Tomás Olivo tiene derecho a designar al urbanizador. El resto de dueños puede elegir entre compartir los gastos de urbanizar, para acceder a un pedazo de los beneficios inmobiliarios que se generen después, o negociar directamente una compensación en metálico o en forma de realojo.

Los dueños de viviendas y terrenos en el que iba a ser el polígono 4 no dependen de la voluntad de Olivo. Es el Ayuntamiento el que tendrá que expropiar entre el campamento festero y la chatarrería de la rambla dado que aquel polígono no se llegó a constituir. Castejón mantiene que allí debe haber un gran parque. Sería el más grande de todo el municipio y albergaría un estanque y, posiblemente, un nuevo recinto festero de Carthagineses y Romanos. El proyecto ha quedado sobre la mesa hasta contar con ese dinero.

Más