La Comunidad tampoco tendrá listos los balnearios de Los Urrutias para este verano

Restos de algas y fango invaden la playa de Los Urrutias, la semana pasada, con un barco fondeado en el Mar Menor. / antonio Gil / agm

Medio Ambiente se enreda con los trámites en varias playas del Mar Menor y los vecinos denuncian por enésima vez el mal olor y el fango

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

Las presiones, manifestaciones y protestas llevadas a cabo desde hace una década y media por los vecinos de Punta Brava, Los Urrutias y Estrella de Mar parecía que iban a tener su recompensa, pero tras más de un año desde que la Comunidad Autónoma anunció la construcción de cinco balnearios de madera en diferentes zonas del litoral de las tres localidades y la limpieza de los fangos, los residentes aún siguen esperando. Tanto el proyecto de las plataformas como el de sacar los lodos llevan estancados en los estudios ambientales de distintas administraciones públicas desde hace meses, y la ejecución de los mismos se ha quedado sin fecha.

Un verano más, vecinos y veraneantes tendrán que convivir con la suciedad en la orilla y con la imposibilidad de usar la totalidad de las zonas de playa, ya que en la mayor parte hay lodos, que impiden entrar al agua con total seguridad. Para solventar esta situación, la Comunidad Autónoma prometió construir los balnearios, pero para el periodo estival tampoco estarán.

Su ubicación fue pactada con los vecinos. Una de las estructuras estaría en Punta Brava, muy cerca de la rambla del Albujón. Otras tres, en Los Urrutias (en la zona conocida como El Pedregal, a la altura de la iglesia y en el Caletón). La última estaría en Estrella de Mar, frente al restaurante La Playa. En esta localidad, de los trescientos metros de playa que hay frente a la urbanización, ni uno solo puede ser usado para el baño, por la acumulación de lodos en la orilla.

Quejas por el silencio regional y la pasividad del Gobierno central

Los vecinos de Punta Brava, Los Urrutias y Estrella de Mar critican el silencio «rotundo» de la administración regional. «No se ha hecho nada de nada con los balnearios. Y con lo que respecta a la limpieza de los fangos, creemos que las administraciones no han querido coger el toro por los cuernos y no saben qué hacer con nosotros. Son tan partidistas y egoístas que no son capaces de sentarse en una mesa y hablar de cómo se tienen que hacer las cosas para solucionar nuestro problema. Si por nosotros fuera, les mandaríamos a todos en estas elecciones al rincón de pensar».

Un portavoz de la Consejería de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente explicó que la fase de tramitación ambiental, durante la que se ha tenido que solicitar informes, elaborar estudios y atender consultas de más de una veintena de asociaciones y administraciones públicas, está a punto de concluir.

Dependerá de Costas

Una vez que finalice, el proyecto quedará pendiente de una resolución por parte de la Demarcación de Costas del Estado sobre la concesión administrativa para la ejecución de la obra que se solicitó a finales del pasado mes de octubre. También faltará la firma de un convenio con el Ayuntamiento de Cartagena. Posteriormente, se sacará a licitación pública. Todo este proceso podría tardar aún meses, por lo que desde Medio Ambiente no se atreven a dar una fecha sobre el inicio de las obras.

Los balnearios, de los que la Comunidad ya tiene un proyecto, estarán compuestos por una serie de pasarelas, plataformas y rampas con diferentes alturas y zonas de descanso, con una longitud que supera los 20 metros de largo y entre siete y diez de ancho. Tendrán forma de estrella de mar, con cinco brazos, y serán accesibles para personas con discapacidad.

La superficie estará formada por tablones de madera, que descansarán sobre gruesos pilotes que serán hincados en el fondo, y se prolongarán por encima de la tarima para formar la barandilla. La zona sumergida estará protegida mediante una camisa de hormigón, hasta la altura de los dinteles, según detalla el proyecto. Este incluye una pérgola cubierta por cañizo o por un toldo de tela. Toda la estructura será de color blanco y azul celeste. La Consejería de Medio Ambiente aseguró a este diario a principios de este año, en varias ocasiones, que el montaje de las estructuras iba a comenzar en marzo, para que estuvieran listas para este verano.

En cuanto a la limpieza de los fangos, el proyecto también está estancado en la tramitación ambiental. Las mismas fuentes de la Consejería de Medio Ambiente explicaron que tras probar, el año pasado, una técnica innovadora para extraer los sedimentos y fangos de los fondos marinos someros, los resultados fueron enviados en diferente ocasiones, y por diferentes vías, al Ministerio para la Transición Ecológica, para que diera su visto bueno. «No hemos tenido respuesta y el Gobierno central, que es el competente para ejecutar estas actuaciones, no ha hecho nada», añadieron las mismas fuentes.

Limpieza de espacios naturales

Sobre este tema puntualizaron que la limpieza de las playas corresponde al Ayuntamiento. No obstante, dijeron, los miembros del servicio de limpieza de espacios naturales costeros y del entorno del Mar Menor han extraído más de 170 metros cúbicos de algas y residuos orgánicos (31 contenedores) de las playas del Mar Menor.

La obra del paseo marítimo podría comenzar en otoño

Lo que sí podría ser una realidad este mismo año para los vecinos de Los Urrutias es el comienzo de las obras del paseo marítimo. Tras la cesión del suelo necesario para su ejecución, por parte del Ayuntamiento, el Ministerio de Medio Ambiente y Transición Ecológica, que se hará cargo de los 1,4 millones de euros que cuestan los trabajos, está acelerando la tramitación administrativa, para comenzar la obra después del verano.

Este nuevo tramo dará continuidad a los ya existentes en la fachada marítima de Los Urrutias, cumpliendo así con las peticiones de los vecinos. Se trata de una reivindicación que los residentes llevan haciendo desde hace años. La parte que será remodelada fue adecentada hace dos años por el Gobierno local. La renovación del firme, la instalación de jardineras, bancos y papeleras, la mejora de los accesos y la construcción de un muro perimetral fueron los trabajos que se llevaron a cabo. La primera fase del paseo, con una longitud de más de 700 metros, discurrirá por el tramo comprendido entre la plaza de las Américas y la intersección con la calle Ponce de León. El proyecto prevé un vial peatonal pavimentado con adoquines, que estará equipado con farolas, bancos, papeleras y plantas.

La nueva zona de paseo incluye un muro de unos 600 metros de longitud. Además, será construida una red de recogida de aguas pluviales y será acondicionada la red de saneamiento. También habrá nuevos accesos a la playa.

El Ministerio sacará a licitación la obra por importe de 1.382.000 euros y un plazo de ejecución de nueve meses. No está previsto que la obra pueda estar totalmente acabadas este mismo año, como era intención de las administraciones central y local. Pero estará disponible para el verano del próximo año, según la Administración, si todo transcurre con normalidad.