La compañía niega tener relación con dos incidentes anteriores

Restos de petróleo, junto al centro de Repsol, en octubre de 2018. / LV
Restos de petróleo, junto al centro de Repsol, en octubre de 2018. / LV

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

El vertido de petróleo del pasado fin de semana en la rambla del Charco se une al que ya sufrió este mismo cauce en septiembre de 2015 y a la aparición de restos de hidrocarburos en octubre de 2018, con motivo de unas obras de encauzamiento en el entorno de la factoría. Según la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), en el primer caso el derrame tuvo presuntamente como origen la factoría, algo que Repsol negó ayer.

En cuanto al segundo incidente, que según ha conocido 'La Verdad' motivó una inspección de la Policía Local y averiguaciones por parte de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), los ecologistas han pedido aclarar la causa. El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) indaga sobre esta cuestión, sobre la base de unos vídeos en los que se ve cómo aparecen restos de petróleo, durante unas obras de encauzamiento de la rambla. Repsol niega también cualquier relación con este episodio.

«Es necesario que se proceda a realizar una campaña de sondeos que determinen la posible existencia de bolsas de hidrocarburos en el subsuelo de la rambla del Charco, que podrían ser empujados a superficie con la subida del nivel freático», exigió el director de ANSE, Pedro García. Y el concejal de Cs, Manuel Padín, reclamó explicaciones ante un posible «problema estructural».

Temas

Repsol