Colegios e institutos de Cartagena reciben este verano 200.000 euros para arreglos y mejoras

Dos vecinos de La Palma pasan frente a las obras de ampliación del colegio Santa Florentina. / antonio gil / agm
Dos vecinos de La Palma pasan frente a las obras de ampliación del colegio Santa Florentina. / antonio gil / agm

El Ayuntamiento pinta aulas y hace pequeñas obras y la Comunidad mejora el Centro de Adultos y construye dos comedores escolares

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

Una vez acabadas las clases en los colegios e institutos del municipio de Cartagena, grupos de albañiles, pintores y electricistas han tomado los centros educativos para darles un lavado de cara para el próximo curso. Este verano, entre la Comunidad Autónoma y el Ayuntamiento tienen previsto invertir alrededor de 200.000 euros, una cantidad que da para hacer arreglos en más de una treintena de instalaciones. En la mayoría de los casos, se trata de trabajos menores que consisten en la sustitución del pavimento del patio y de algunas clases, en el pintado de aulas, en la reposición de sanitarios, en la renovación de puertas y ventanas y en la construcción de rampas de acceso.

Los trabajos correspondientes al Ayuntamiento, que invierte 80.000 euros, comenzaron a finales de junio y estarán acabados antes de que los niños y los maestros vuelvan a clase. Los colegios Virginia Pérez (El Algar), Santa Florentina (La Palma), Stella Maris (Barrio Virgen de la Caridad), Beethoven (Nueva Cartagena) y Mare Nostrum ( Calle Ribera de San Javier) son los que mayor número de trabajos acumulan. En el primero de ellos mejorarán los accesos a la pista de fútbol, que está siendo pintada, al igual que la de baloncesto. Los pintores también entrarán para trabajar en el bloque 2.

En la escuela de La Palma, los operarios del Ayuntamiento instalan una zona de kalistenia, un conglomerado de aparatos con barras para hacer ejercicios. Además, desaparecerán los desniveles de la solera infantil y pintada la fachada del edificio y las rejas de la valla perimetral. En el Mare Nostrum, los albañiles hacen pequeñas obras de reforma en todo el centro y abren una ventana en el módulo de infantil. También pintan la fachada principal y la estructura exterior metálica. Y en el Stella Maris son renovados los vestuarios y el almacén, íntegramente, y repuesta la alambrada entre la zona de infantil y la pista de fútbol.

Renovación de vallados

En el colegio de Nueva Cartagena, las obras tienen el objetivo de sustituir las estropeadas puertas de entrada al recinto, reformar los espacios anexos al centro, pintar dos aulas y renovar aceras y escalones.

Entre otros trabajos destacan los que se llevan a cabo en el Nuestra Señora del Mar de Santa Lucía, donde la pista polideportiva será acondicionada y reformada. En el Santa María del Buen Aire (La Puebla) está previsto eliminar la uralita de la casa del conserje, cuya vivienda será reconvertida en biblioteca. En La Concepción habrá una renovación integral de puertas y armarios; y en el San Antonio Abad dos aulas y las pistas de fútbol sala y baloncesto recibirán la pintura necesaria para lucir como nuevas.

Los albañiles también trabajan en las nueve guarderías públicas del municipio, donde según las mismas fuentes, realizan arreglos en los accesos y adaptan las aulas a las necesidades de los niños. En la Escuela Infantil Pipiripao, el plan es pintar dos aulas y renovar los aseos.

A la espera de las aportaciones económicas que añada el Ayuntamiento, es posible que haya alguna obra más de las ya previstas, pero lo esencial ya está planificado. El Ayuntamiento ya adelantó tareas en Navidad y Semana Santa, por valor de 220.000 euros. «Este año hemos querido escalonarlas y dejar lo más complicado para julio y agosto. Al final hemos gastado más o menos como el pasado ejercicio», explicaron fuentes oficiales.

Por su parte, la Comunidad Autónoma realiza tres obras, en las que gasta cerca de 120.000 euros. Se trata de la construcción de los comedores escolares de los Colegios Feliciano Sánchez y José María Lapuerta y de la mejora de los accesos y de los aseos del Centro Público de Educación de Personas Adultas.

Los trabajos en el primero de esos comedores tienen un presupuesto de 48.385 euros y consisten en adecuar zonas del centro para tal uso. En el segundo, la obra se lleva a cabo en el mismo espacio donde estuvo ubicado el comedor escolar. Pese a esos esfuerzos, aún hay centros que solicitaron este servicio y que están a la espera de ver satisfechas sus reivindicaciones. Entre ellos, destaca el Mare Nostrum, ubicado en la calle Ribera de San Javier, junto al Cenit.

Lo que queda por hacer

En el Centro de Educación Permanente de Adultos, ubicado en el antiguo colegio Antonio Arévalo mejoran los accesos para adaptarlos a las personas con problemas de movilidad. La obras, según fuentes de la Consejería de Educación, costarán 13.700 euros.

La consejera en funciones, Adela Martínez-Cachá, destacó que «estas mejoras se llevan a cabo coincidiendo con las vacaciones de verano para aprovechar la ausencia de actividad y efectuar las reparaciones sin perturbar el trabajo docente».

En el cajón queda aún la remodelación y mejora de las instalaciones del Colegio San Isidoro y Santa Florentina en la Casa del Niño, que por cuestiones administrativas quedarán pendientes para el año que viene. Estaba previsto que se llevaran a cabo este ejercicio.

La Comunidad también tiene en cartera iniciar obras en las nuevas instalaciones del Centro Integrado de Formación Profesional (CIFP) Hespérides, en Santa Lucía. Estaba previsto invertir este año 1.751.138 euros, de los 3,2 millones que cuesta llevar a cabo todo el proyecto. Las antiguas instalaciones serán reparadas y separadas del IES Santa Lucía. Los trabajos se centrarán en modernizar el centro y crear nuevas aulas y dependencias en las que los alumnos puedan formarse en los ciclos que imparte el instituto. Éste incluye las enseñanzas de Operaciones Subacuáticas e Hiperbáricas en modalidad Dual, entre otras.