El colegio Atalaya formará a profesores en un método de aprendizaje experimental

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

La singular e innovadora forma de educar de los profesores del colegio Atalaya, ubicado junto al Palacio de Deportes, basado en el aprendizaje experimental o por 'descubrimiento guiado', le ha servido al centro para ser el primero de los catorce que la Consejería de Educación quiere convertir en escuela formadora de profesores. El objetivo de este proyecto es enseñar a los docentes de otras escuelas este estilo, en el que el alumno es el protagonista activo de su enseñanza, ya que es él el que toma decisiones y escoge lo que le motiva movido por su interés innato por aprender.

Se trata de la iniciativa regional 'Comunidad de Innovación', que ayer fue presentada por la consejera de Educación, Juventud y Deportes, Adela Martínez-Cachá, en el colegio Atalaya. Con este proyecto se «pretende dar visibilidad a las buenas prácticas realizadas en centros educativos como este, que deben servir de referencia a otros en cuyo proyecto educativo se persigan los mismos objetivos».

Martínez-Cachá visitó la escuela y recorrió las instalaciones, donde los profesores educan de una forma «innovadora», dijo. Aquí, los proyectos marcan las programaciones docentes; las aulas son temáticas; y los alumnos reciben técnicas formativas para la mejora de la lectoescritura y el cálculo.

Los docentes pasarán dos días en el centro conociendo sus sistemas de enseñanza

Los profesores que quieran aprender las técnicas tendrá que solicitarlo a la Comunidad Autónoma y a lo largo de dos días acompañarán a los profesores del Atalaya en sus clases. El objetivo es que adquieran las competencias necesarias para después aplicar los métodos en sus destinos. Además, mantendrán reuniones con los docentes y sesiones de intercambio de buenas prácticas al finalizar el curso escolar.

Otros programas formativos

Además de este proyecto, la Consejería de Educación lleva a cabo a lo largo del curso otros programas formativos de innovación e investigación. La idea que se persigue «es facilitar a los profesionales la implementación en el aula de estrategias y cambios metodológicos con la finalidad de alcanzar la excelencia educativa y mejorar así los resultados académicos del alumnado», destacó la consejera. De momento son 550 docentes de 50 colegios los que participan en ellos.

Estos programas de innovación e investigación contribuyen al desarrollo competencial del profesorado, promueven el liderazgo pedagógico y la aplicación y el intercambio de buenas prácticas educativas basadas en una evaluación contrastada de los resultados obtenidos por el profesorado y el alumnado.