Castejón ve «razones» para manifestarse y evitar muertes en el traslado de infartados

Una ambulancia del Servicio Murciano de Salud llega a Urgencias del Santa Lucía con un paciente, en una imagen de archivo. / pablo sánchez / agm
Una ambulancia del Servicio Murciano de Salud llega a Urgencias del Santa Lucía con un paciente, en una imagen de archivo. / pablo sánchez / agm

La alcaldesa exige un área permanente de Hemodinámica y un servicio de Cirugía Cardiaca de 24 horas en el Santa Lucía

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

La alcaldesa, Ana Belén Castejón, consideró ayer «rotundamente» necesario contar con un área permanente de Hemodinámica y con un servicio de Cirugía Cardiaca en Cartagena, para no tener que trasladar a pacientes a Murcia y que sean tratados allí de dolencias de corazón e intervenidos en casos de infarto. El nivel de mortalidad de los últimos años está detrás de esa petición. «Es una razón para echarnos masivamente a la calle, porque se trata de la salud de los ciudadanos», dijo la primera edil. «Es una cuestión digna de manifestarse y decir alto y claro que no podemos seguir así», aseguró, en una rueda de prensa sobre otro tema, en el Palacio Consistorial

La primera edil, del PSOE, afirmó que es necesario que Hemodinámica funcione de forma ininterrumpida y que tenga personal y medios para intervenir a infartados durante todo el día. Lo hizo a raíz de unas declaraciones en las que el presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, del PP, defendió, el pasado viernes, el actual horario, que empieza a las ocho de la mañana y cesa a las tres de la tarde, aunque no descartó una futura ampliación. Desde esa hora hasta la mañana siguiente, cualquier caso de crisis cardiaca que necesita atención especializada es derivado a la Arrixaca, lo cual implica alrededor de media hora de trayecto en ambulancia.

La polémica continuó ayer con la publicación, en 'La Verdad', de un informe en el que el jefe del servicio de Cirugía Cardiaca del Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia, Sergio Cánovas, reveló la situación de colapso que vivió este servicio en 2016. La falta de recursos para atajar las listas de espera llevó a que hubiera ocho fallecimientos antes de poder intervenir casos graves de dolencias de corazón. En ese escrito, Cánovas cree imprescindible reforzar este servicio en la Arrixaca, en lugar de crear otros nuevos en el resto de la Región, por ejemplo en el Santa Lucía. Considera que tener más servicios no supondría una mejora asistencial.

El Grupo Socialista pedirá que López Miras aclare en la Asamblea por qué sigue sin ampliar la asistencia hospitalaria

Castejón cree lo contrario, sin desatender la Arrixaca, y une esa reivindicación a la petición de que Hemodinámica funcione las 24 horas. Así, en Cartagena se podrá tratar las crisis cardiacas y operar las que lo precisen. Además, indicó que si la mortalidad en Cardiología de la Arrixaca fue del 4% en 2016 (ocho casos) «en los traslados desde Cartagena, para que fueran atendidos allí, el porcentaje fue del 9% y hubo 25 muertes».

Por todo ello, la regidora anunció que ha «pedido al Grupo Parlamentario del PSOE que exija una reunión urgente de la Diputación Permanente», para que el jefe del Gobierno autonómico «explique si realmente cree que Cartagena no necesita ese servicio funcionando las 24 horas».

«Puede salvar vidas»

«Estamos jugando con algo de vital importancia», aseveró, porque atender a tiempo a un paciente o intervenirle con rapidez «puede salvar una vida». «Es un tema lo suficientemente serio para que sea el presidente el que comparezca, a petición propia, y lo explique, en lugar de pasar la vergüenza de que sean los grupos políticos de la oposición los que le obliguen a hacerlo», advirtió la primera edil. Manifestó que está segura de que el resto de partidos les apoyarán.

Por último, Castejón descalificó la postura de la candidata a la alcaldía por el PP, Noelia Arroyo, que reaccionó tras las declaraciones de López Miras y dijo que lleva en su programa la reivindicación de un servicio de Hemodinámica las 24 horas. La primera edil reprochó a su contrincante en los próximos comicios que diga eso ahora y no hiciera nada para abordar el problema cuando formaba parte del Gobierno regional y tenía más influencia en sus decisiones, como portavoz y consejera. «Yo no he tenido esa suerte», apuntó. Arroyo compaginó la portavocía con el cargo de consejera de Cultura, entre 2015 y 2018. Durante el último año cambió Cultura por Transparencia. En el mes de marzo dejó todas estas responsabilidades para presentarse a las elecciones municipales.

Desde la Presidencia de la Comunidad Autónoma, declinaron ayer hacer puntualización alguna sobre toda esta polémica, pese a la petición realizada por 'La Verdad'. Se remitieron a una futura comparecencia de responsables de la Consejería de Salud, todavía por concretar.

Más