Castejón pide el 'indulto' al PSOE federal y Conesa ve justificada la expulsión

Ana Belén Castejón y los otros cinco concejales expulsados del PSOE, ayer de camino a la rueda de prensa en un hotel de Cartagena. / Pablo Sánchez / AGM

La alcaldesa de Cartagena considera «injusto» echar a los seis ediles, pero el líder regional apoya apartarlos por el pacto con PP y Cs

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

Casi a la misma hora, él en Los Urrutias junto a cargos locales, regionales y nacionales, y ella en Cartagena, junto a su equipo municipal, Diego Conesa y Ana Belén Castejón protagonizaron ayer un sonoro choque de trenes tras la decisión del PSOE de expulsar a la alcaldesa y a los otros cinco ediles socialistas, por haber pactado en junio el gobierno de Cartagena con PP y Cs contra el criterio de los dirigentes del partido y sin consultar a las bases.

«Somos socialistas y vamos a recurrir y a luchar con uñas y dientes, vamos a seguir luchando hasta el final» por seguir en el PSOE y por defender un pacto «responsable», que garantiza la «estabilidad» en el Ayuntamiento y los intereses de los ciudadanos, advirtió Castejón, alcaldesa y ex secretaria general de los socialistas cartageneros, en una comparecencia en el Hotel Habaneros. «Creo que [el recurso] tiene poco recorrido. No son ya del Partido Socialista, no hay PSOE en el Ayuntamiento de Cartagena, pero hay mucho PSOE y mil militantes en el municipio de Cartagena», había advertido minutos antes Conesa, secretario general del Partido Socialista de la Región de Murcia (PSRM), previamente a un encuentro con vecinos de Los Urrutias sobre el estado del Mar Menor.

En una rueda de prensa con los otros ediles apartados de la disciplina socialista (Juan Pedro Torralba, David Martínez, Irene Ruiz, Alejandra Gutiérrez y Mercedes García), Castejón lamentó lo «injusto» de la decisión de la Comisión Ejecutiva Federal, comunicada el martes con un burofax enviado al Consistorio. Los ediles anunciaron la presentación de un recurso ante el Comité de Ética y Garantías, trámite para el que tienen diez días hábiles. Y, en nombre de todos, Castejón mostró su confianza en que la dirección nacional les dará el 'indulto', porque su único «error» fue no haber consultado a la Ejecutiva regional y a las bases. A su juicio, ya pagó por ello en julio dimitiendo como secretaria y miembro de la Ejecutiva regional.

En todo caso, para la regidora, aunque Ferraz mantuviera su postura actual, no estaría todo dicho a nivel orgánico. «No entendería que, en cuatro años, el PSOE no reaccionara y rectificase esta decisión injusta», declaró, con gesto serio y en una comparecencia donde, como en otras citas orgánicas, subrayó su pertenencia al PSOE vistiendo traje chaqueta de color rojo y camisa blanca.

No entregarán el acta

De cara a este periodo, dejó claro que no entregará el acta de edil -pasará con el resto al grupo no adscrito- y que seguirá en el equipo de gobierno, lo que implica seguir como alcaldesa hasta junio de 2021 y, después, pasar a vicealcaldesa y ser relevada por Noelia Arroyo, del PP, los dos últimos años de legislatura. Como argumento ante sus compañeros y de cara a la opinión pública, Castejón no dudó en acusar a Conesa de haberse saltado un pacto por el que ella, Torralba y Martínez abandonarían sus cargos orgánicos y todo quedaría en una «sanción».

«Él no ha cumplido su palabra», afirmó. Y dijo que el 17 y 18 de junio, unos días después del Pleno de investidura, que dejó sin el poder a MC pese a haber sido la lista más votada en los comicios, Conesa «nos garantizó que si cumplíamos con sus exigencias, el expediente quedaría en una sanción y, en ningún caso, en una expulsión». A preguntas de 'La Verdad', el líder regional declinó hacer comentarios acerca de estas afirmaciones.

Acuerdos en toda España

En un mensaje a los militantes, que «están amenazando con abandonar el partido, pidió que se mantengan en él, porque es cuando más les «necesita». En todo caso, añadió, «ser socialista es más que tener un carné». En su caso, defiende actuar «en cada territorio» según los intereses de los ciudadanos, y se preguntó por qué no vale para Cartagena lo que sí es admitido en otras partes de España. Como ejemplos de alianzas con otras formaciones («que no voy a cuestionar», admitió), citó la Diputación de Barcelona y el acuerdo del PSC con la PDeCAT de «Puigdemont», la unión en Navarra «con un batiburrillo de partidos y con la necesaria abstención de Bildu», el acuerdo en el Ayuntamiento de Arrecife y la abstención de 24 diputados para hacer presidente del Gobierno a Mariano Rajoy, «que es el presidente del PP». Castejón agregó que apoya la petición de Pedro Sánchez al PP y a Cs para que se abstengan y permitan su reelección como presidente del Gobierno de España.

Aunque la expulsión «duele», y es «muy, muy dura», la edil aseguró que ella y su equipo están con «ilusión y fuerza». Además, pidió «tranquilidad», porque «el pacto de gobierno es firme y para los cuatro años de legislatura». En cuanto al apoyo del Gobierno de España, que el PSOE ejerce en funciones, también mostró su confianza en que «va a seguir trabajando por Cartagena». Aludió así a la llegada del AVE, la construcción de la Ciudad de la Justicia y la recuperación del Anfiteatro Romano.

En su visita a Los Urrutias, Conesa describió una reiterada actitud de desobediencia de los ediles. Así, apuntó que la Comisión Gestora dejó «muy claro» que debían «dejar paso a otros concejales», porque el pacto «no tenía el visto bueno de la Ejecutiva regional, de la Ejecutiva nacional y de la militancia». Esto último «era preceptivo». «Una vez que mantienen su decisión inequívoca de no entregar el acta y de mantener el pacto, creo que tiene poco recorrido» apelar, abundó. Conesa dijo que los ediles «tenían asumido desde hace tiempo lo que han hecho mal» y las consecuencias de «no cumplir las normas internas del partido». Y, aunque lo ocurrido le causa «tristeza y es desagradable», el partido está antes que cualquier liderazgo. Según sus propias palabras, «el Partido Socialista está por encima de Pedro Sánchez, de Diego Conesa e, incluso, de Ana Belén Castejón».

Noelia Arroyo afirmó que el pacto está garantizado por su «solidez», derivada del «compromiso personal con Cartagena de los 15 concejales del Gobierno». Y el portavoz popular en la Asamblea, Joaquín Segado, acusó a Conesa de «intentar provocar una crisis en Cartagena solo por cobrarse una venganza dentro de su partido». A su juicio, la expulsión de Castejón es una «falsa coartada», porque el PSOE pactó en Lorca (con Cs y con el apoyo de IU) sin consulta previa. Manuel Padín, primer teniente de alcalde y líder de Cs, dijo que el acuerdo «sigue teniendo la fuerza de una mayoría sólida de quince concejales, más allá de siglas políticas».

La Gestora prepara las primarias para elegir al nuevo líder local

Diego Conesa anunció ayer que la Comisión Gestora del PSOE en Cartagena convocará unas elecciones primarias para elegir al nuevo secretario general, así como un congreso para «definir las políticas de los próximos cuatro años». La idea es tenerlo todo acabado en dos meses, aunque el calendario lo marcará si hay elecciones nacionales «el 10 de noviembre». En cuanto al Grupo Municipal Socialista, si el recurso sobre la expulsión de los ediles es rechazado, desaparecerá. Eso dejará sin empleo a cinco trabajadores. Según fuentes municipales Castejón tratará de incorporar al gabinete de la alcaldía como asesores. Los ediles pasarán al grupo no adscrito y perderán la mitad de la subvención actual.