Castejón desbloquea la urbanización del Plan Rambla tras un pacto con Tomás Olivo

Panorámica de los terrenos del Plan Parcial Rambla, con el Estadio Municipal Cartagonova al fondo. / fotos: J. m. rodríguez / agm
Panorámica de los terrenos del Plan Parcial Rambla, con el Estadio Municipal Cartagonova al fondo. / fotos: J. m. rodríguez / agm

El Ayuntamiento rediseña la zona donde Emasa promueve cientos de viviendas y pone fin a 18 años de diferencias con el empresario

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

Dieciocho años después de la presentación pública del Plan Rambla, retrasado por desencuentros que abocaron incluso en 2015 a la anulación judicial del Plan General Municipal de Ordenación Urbana (Pgmou), el Ayuntamiento de Cartagena y el promotor inmobiliario Tomás Olivo han firmado la paz. La alcaldesa, Ana Belén Castejón, y el constructor, dueño de Emasa Empresa Constructora SA e incluido desde 2017 por la revista 'Forbes' en su lista de grandes fortunas personales en España, acordaron en otoño la reactivación del plan parcial. Y, tras un trabajo de resideño llevado de forma discreta por la Concejalía de Urbanismo, la Junta de Gobierno Local se dispone a aprobar la nueva propuesta de ordenación de la zona en las próximas semanas.

Así lo confirmaron a 'La Verdad' fuentes empresariales y municipales, quienes destacaron que el pacto permitirá desbloquear por completo la gran bolsa de suelo situada entre el Estadio Cartagonova, el barrio de La Concepción y la Avenida Sebastián Feringán. Además de cientos de viviendas, la expansión del casco urbano hacia el oeste permitirá a la ciudad disponer de nuevas zonas verdes, deportivas y viales.

También está prevista la mejora del firme y de la iluminación de la Avenida del Cantón, que une el puente de la rambla de Benipila con el centro comercial Eroski. De esta forma, habrá un avance en las comunicaciones entre el Ensanche, en particular desde la Alameda de San Antón y la Avenida Reina Victoria, y la zona donde está ubicado el Palacio de Deportes.

La ciudad ganará espacios verdes y deportivos entre el Cartagonova, el barrio de La Concepción y Eroski

Como en un efecto dominó, habrá también un enlace más cómodo, seguro y rápido entre la zona más poblada de Cartagena y el futuro acceso oeste (el desdoblamiento de la carretera en Molinos Marfagones y Los Patojos), a través de la carretera de Peroniño.

Encuentros en el Palacio

El pacto entre Castejón y Olivo, quien es natural de Balsapintada (Fuente Álamo) y tiene centros comerciales en Andalucía y otras zonas de España, se fraguó en dos reuniones en el Palacio Consistorial. La regidora, del PSOE, y el constructor coincidieron en la necesidad de poner un punto y aparte en las relaciones entre la institución municipal y la compañía privada, en favor de un proyecto que implica una fuerte inversión millonaria. Esta se traducirá en la modernización y dinamización económica de la ciudad, la generación de ingresos por licencias y la creación de puestos de trabajo durante las obras y tras su finalización.

El Plan Rambla, cuya maqueta presentó Olivo en agosto de 2001 en la sede de Emasa (en la calle Mayor), abarca 261.000 metros cuadrados de terreno. El plan de urbanización, vinculado a un convenio de colaboración con el Consistorio, fue aprobado en 1989. Las diferencias entre Olivo, propietario mayoritario del suelo, y Urbanismo llevaron al empresario a presentar un recurso judicial contra el Plan General y una reclamación de 56 millones de euros por daños y perjuicios.

La sentencias del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y del Tribunal Supremo, favorables a los intereses del promotor, tumbaron el principal instrumento de ordenación de los usos del suelo en el municipio por graves y numerosas carencias de fondo y forma. Esto abrió una grave crisis, al quedar paralizadas inversiones inmobiliarias e industriales valoradas por la administración local en unos 130 millones de euros.

Los intentos del Ayuntamiento y de la Comunidad Autónoma de corregir los efectos de la resolución judicial, con una reforma 'exprés' del Plan General y unas normas transitorias, fracasaron. Y el Consistorio ha optado por iniciar, desde cero, la redacción de un nuevo Plan.

Un acuerdo «histórico»

Entre tanto, Castejón apostó por realizar un acercamiento a Olivo y desatar, tras dos décadas, el principal nudo de esta madeja urbanística y legal. Las gestiones dieron sus frutos y la propuesta técnica está casi acabada. La regidora y el empresario prefieren, por ahora, evitar las declaraciones. Según las fuentes consultadas, ambos esperan escenificar muy pronto este «acuerdo histórico».