Castejón aprovechará los cambios en su equipo para impulsar obras y servicios

Ana Belén Castejón. / P.S.
Ana Belén Castejón. / P.S.

La alcaldesa sopesa una redistribución de tareas entre sus ediles para dar prioridad a la contratación de proyectos en cuanto se apruebe el presupuesto

Gregorio Mármol
GREGORIO MÁRMOLCartagena

La alcaldesa de Cartagena, Ana Belén Castejón, aprovechará la inminente salida de su equipo de los concejales Francisco Aznar y Obdulia Gómez, que como adelantó el sábado 'La Verdad' se incorporarán al equipo de directores generales y altos cargos de la Delegación del Gobierno en Murcia, para agilizar la contratación pública de las obras pendientes de hacer por falta de presupuesto municipal. Para ello, sopesa hacer nuevos ajustes en las competencias de cada uno de sus concejales, según fuentes del PSOE, que casi descartan que quienes reemplazarán a Aznar y Gómez, Mercedes García Gómez y Manuel Mora Quinto, respectivamente, vayan a asumir las 'carteras' tal cual quedan vacantes.

Aznar tiene a su cargo en Desarrollo Sostenible y Función Pública tres pilares básicos de la política municipal: el urbanismo, la gestión de los más de 1.300 funcionarios municipales y el funcionamiento de los servicios de seguridad y emergencias, principalmente de la Policía Local. Será reemplazado, según el orden en la candidatura del PSOE en las últimas elecciones municipales, por la profesora jubilada y directora teatral Mercedes García, que tiene experiencia en la gestión docente, pues fue directora de colegio en El Algar, pero no en la administración local, explicaron las mismas fuentes. En cambio, Manuel Mora, funcionario municipal con más de dos décadas de experiencia conoce bien los mecanismos y tareas de funcionamiento interno. Todo apunta a que él no asumirá las competencias de Calidad de Vida, que engloba desde Sanidad hasta Deportes, pasando por Agricultura y Pesca.

Presupuestos participativos

El Ayuntamiento contempla invertir casi diez millones de euros hasta final de año

La prioridad de la alcaldesa -que el sábado declinó hacer valoraciones sobre este tema- será impulsar todas las grandes obras pendientes de ejecución, principalmente las incluidas en los presupuestos participativos, las inversiones financieramente sostenibles (del superávit de 2017) y las del plan de barrios y diputaciones, que ascienden casi a diez millones de euros en total. Previamente, deberá conseguir la aprobación definitiva del presupuesto municipal de 2018. En su equipo están pendientes de que los técnicos de Hacienda resuelvan las alegaciones presentadas por los partidos MC y Cartagena Sí Se Puede (Podemos) tras la aprobación inicial de las cuentas, el pasado 16 de mayo. Esperan tener una respuesta antes del viernes e, inmediatamente, convocarán un pleno extraordinario para la aprobación definitiva de un presupuesto que asciende a 199,5 millones de euros, ocho más que en 2017.

En ese dinero está la partida para inversiones que la alcaldesa pretende sacar a contratación antes de noviembre, aprovechando que los funcionarios ya avanzaron gran parte del trabajo técnico y burocrático para recuperar los meses perdidos. En teoría, de ello se encargará el primer teniente de alcalde y concejal del Área de Servicios Públicos (Descentralización e Infraestructuras, principalmente), Juan Pedro Torralba. Aunque es muy probable que en la inminente remodelación se quede sin otras competencias, como la de festejos, para centrarse en la ejecución de proyectos.

Concejales a la Delegación

En cualquier caso, las mismas fuentes advirtieron de que Castejón ya anunció a su equipo cuáles son sus prioridades para su último año de gobierno. Pero tomará decisiones respecto a las funciones de cada uno de ellos y las comunicará a los afectados cuando se produzcan las dimisiones de Aznar y Gómez, uno o dos días antes de que el Consejo de Ministros apruebe sus nombramientos como altos cargos de la Delegación del Gobierno en Murcia. La marcha de ambos fue consensuada la semana pasada por Castejón y Diego Conesa en la primera visita a Cartagena del dirigente socialista como delegado del Gobierno. Ella autorizó la salida de los dos, que son funcionarios de carrera y titulados superiores, para tener situados a socialistas cartageneros en algunas de las direcciones generales y altos cargos provinciales que dependen del Estado. Aznar tiene posibilidades de ser el nuevo jefe de Tráfico y Gómez, de Costas, aunque fuentes de la administración precisaron que es muy probable que en el encaje final de nombramientos no sea así, debido a los perfiles profesionales versátiles que tienen ambos (él es profesor de instituto y ella bióloga).

En clave interna, fuentes socialistas recordaron que Francisco Aznar y Obdulia Gómez son los representantes más visibles del sector crítico con Castejón, que es secretaria general de su partido en el municipio.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos