Castejón aplaca a los sindicatos con otro pago de horas extra y el impulso de la promoción interna

Delegados sindicales escuchan a Ana Belén Castejón, ayer en San Miguel. agm/ PABLO SÁNCHEZ /
Delegados sindicales escuchan a Ana Belén Castejón, ayer en San Miguel. agm / PABLO SÁNCHEZ /

Consigue desactivar la protesta en el pregón de las Fiestas, tras ultimar un abono de 200.000 euros y unificar las bases para cubrir 155 plazas

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

La alcaldesa, Ana Belén Castejón, aplacó ayer a los sindicatos respecto a la amenaza de estos de reventarle mañana, con una protesta, la lectura del pregón de las Fiestas de Carthagineses y Romanos. Varios grupos de trabajadores municipales tienen la última palabra hoy, en distintas asambleas, sobre si mantienen o desconvocan la concentración en la Plaza del Ayuntamiento. Pero los delegados de la Junta de Personal y las asambleas de policías locales y bomberos dieron a la regidora un voto de confianza respecto al pago de un millón de euros en horas extra al Servicio de Extinción de Incendios y a las brigadas de infraestructuras. También pactaron la convocatoria de oposiciones para cubrir 155 plazas por promoción interna.

Cinco días después del primer encuentro con UGT, CC OO, Csif y Sime -quienes vetaron al concejal de Personal, Francisco Aznar, por decirles que está de «interino» hasta su marcha a la Delegación del Gobierno como jefe de Educación-, Castejón se atrajo a los sindicatos. En una cita que arrancó a las ocho de la mañana en el edificio San Miguel, y que dio continuidad a la del Palacio Consistorial, la alcaldesa anunció un nuevo pago de horas RED (Régimen de Especial Dedicación), con cargo al dinero ahorrado al adjudicar obras.

Según fuentes municipales, la Junta de Gobierno Local destinará la próxima semana otros 200.000 euros a costear trabajos de funcionarios durante las Fiestas, que acabarán el día 30. Faltarán 600.000 euros. En el primer pago, el Ejecutivo recurrió a las bajas de obras y anuló la reforma de un puente peatonal en Torreciega y de las calles Gisbert y Cuatro Santos.

Si el ahorro en nuevas licitaciones no cubre la deuda, que se irá abonando con las modificaciones presupuestarias «necesarias», Castejón propondrá al Pleno suspender el reasfaltado de la Alameda de San Antón y la reforma de la Plaza de Alicante y de la mediana del Paseo de Alfonso XIII. Eso liberaría 430.000 euros.

Sobre los procesos selectivos, la primera autoridad municipal, a quien acompañó el director general de Función Pública, José Serrano, pactó la convocatoria única y conjunta de las 155 plazas de consolidación ofertadas al personal indefinido no fijo. Personal creará tribunales agrupados por familias profesionales y acelerará la terminación de los temarios específicos.

La Mesa General de Negociación también dio el visto bueno a que los funcionarios de baja cobren desde el primer día todo su sueldo. Y respecto a la oferta de empleo público de 2018, el Ayuntamiento incorporará las plazas de auxiliar administrativo no incluidas en 2017 y cuyos ocupantes tienen reconocidos más de dos años de antigüedad.

Asambleas de trabajadores

Csif anunció que no secundará la protesta en el pregón, por los avances en cuestiones que tenía «bloqueadas desde hacía meses» Aznar. UGT solicitó que haya un reconocimiento oficial de la deuda contraída, para no depender de vaivenes políticos, e informó de que en la asamblea de policías locales, estos apostaron por no concentrarse. Ayer, según CC OO, los bomberos desecharon insistir en la pitada y plantearon una protesta en el Pleno, para presionar a todos los partidos.

PP: «Engañan a los vecinos de Alameda y Plaza de Alicante»

El PP criticó ayer que la alcaldesa estudie anular nuevas obras para pagar horas extra. Denunció su mala planificación en Infraestructuras y Bomberos y recordó que «es la segunda vez que tiran para atrás el proyecto de la Alameda de San Antón». «Dos veces donde se ha engañado a los vecinos. Primero, la incompetencia del Gobierno de MC y PSOE obligó a desechar el proyecto, porque lo hicieron mal, y ahora juegan con los cartageneros y los sindicatos para silenciar las posibles movilizaciones de los funcionarios» en el pregón, lamentó el portavoz del PP, Francisco Espejo. Y concluyó: «Los ciudadanos de la Alameda y de la Plaza de Alicante son la moneda de cambio del gobierno con los sindicatos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos