Casco Antiguo se salvará en 2019 de desaparecer gracias a la venta de suelo

La sociedad municipal cubrirá el déficit previsto, tras deshacerse de una finca en la calle Honda y recibir una importante transferencia municipal

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

La Sociedad Municipal Casco Antiguo perdió 295.000 euros en 2018, pero lleva camino de nivelar sus cuentas este año, para que no sea obligatorio disolverla. La venta de dos parcelas, una de ellas propiedad de la empresa pública y otra del Ayuntamiento, inyectarán el dinero suficiente para que no entre en números rojos. El Ejecutivo local que salga de las próximas elecciones municipales tendrá autonomía para decidir si la mantiene con vida o decide liquidarla.

La alcaldesa, Ana Belén Castejón, del PSOE, se aproxima al final del mandato sin haber conseguido aprobar la liquidación de las cuentas del año pasado. En la última sesión, celebrada hace unos días, los votos afirmativos de Partido Socialista y Ciudadanos fueron insuficientes. Las abstenciones de PP, MC y Cartagena Sí Se Puede (Podemos) impidieron contar con la mayoría absoluta imprescindible.

Las pérdidas de 2018 se deben a que la sociedad no consiguió colocar ninguna de las propiedades que tiene a la venta, ni generar aprovechamientos con el patrimonio inmobiliario municipal que posee. Desde el PP indicaron que la situación de esta empresa pública «es un nuevo regalo envenenado que la alcaldesa, Ana Belén Castejón, dejará al próximo gobierno municipal. Y los representantes de Podemos pidieron la disolución de una sociedad «es el lastre y el pozo sin fondo de la corrupción urbanística del municipio».

La próxima Corporación municipal tendrá las manos libres para decidir si mantiene la empresa

Un segundo año con pérdidas obligaría a disolver la sociedad. Pero en los últimos días, sus trabajadores han conseguido desbloquear la venta de un inmueble, el número 4 de la calle Honda, cuya operación había sido acordada hace años, pero no registrada. Hay algo más de 285.000 euros que pasarán a la cuenta de Casco Antiguo. El jefe de Urbanismo, Jacinto Martínez Moncada, formalizó la operación como apoderado de la Sociedad. Martínez Moncada cobra un suplemento salarial de mil euros mensuales desde que asumió interinamente esas funciones, en el año 2018.

Hay otros 261.000 euros, que el Ayuntamiento le transferirá a la empresa después de traspasar un solar de su propiedad en Cabo de Palos. Está entre un chiringuito de estilo playero y un parque anexo a un supermercado, en la calle Yuca.

Casco Antiguo ha enjugado casi por completo la deuda millonaria que la ha colocado al borde de la desaparición en varias ocasiones en los últimos siete u ocho años. Sin embargo, se ha visto impotente para vender las parcelas anexas a la calle Morería Baja, pertenecientes al Plan Especial de Reforma Interior del Molinete. Solo consiguió colocar dos, situadas junto a la Plaza Puertas de la Serreta, en 2017, además de la que ahora ha podido ser registrada. Tampoco ha culminado la construcción de la plaza situada entre el Monte Sacro y la calle Sor Francisca Armendáriz. Por eso, Cartagena Sí Se Puede (Podemos) pide su disolución. El proceso, iniciado hace un año y medio no ha sido culminado y será la próxima Corporación municipal la que decida qué hace.