El cartagenero Eugenio Galdón y su familia, agredidos en un bar de Albania

El hostelero albanés destroza la luna delantera del coche en el que circulaba Eugenio Galdón. / LV

El Gobierno del país balcánico pide disculpas al presidente del Consejo Social de la UPCT, cuyo agresor se subió al capó del coche en el que trataban de huir

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Difícilmente podían pensar los Galdón que sus vacaciones en Albania incluirían el violento ataque de un hostelero enajenado y las posteriores disculpas del ministro de Turismo y Medio Ambiente del país. Pero así sucedió.

En su periplo por el país balcánico, los miembros de esta familia española pasaron el pasado día 15 por la ciudad de Hirame, al sur del país, un centro turístico a orillas del Mediterráneo, con largas playas de arena blanca. En este entorno paradisiaco, el empresario cartagenero Eugenio Galdón, presidente del Consejo Social de la UPCT y fundador de la compañía de telecomunicaciones ONO, y su familia decidieron comer en el restaurante Panorama, que también es un hotel. Pero la experiencia culinaria se convirtió en un tormento, hasta el punto de que, viendo que pasaban los minutos y la comida no llegaba, decidieron levantarse y abandonar el local.

Fue entonces cuando la situación se acabó yendo de las manos y pasó de ser una discusión casi típica de bar a un grave incidente que pudo acabar con heridos. Después de que los comensales, acompañados por un chófer y un guía locales, abandonaran el lugar y se metieran en su vehículo, el dueño del establecimiento empezó a agredirles. El vídeo que el periodista Vincent Triest publicó en las redes sociales mostraba a un hombre fuera de control que no dudó en subirse al morro del coche en el que trataban de escapar los turistas españoles.

Eugenio Galdón.
Eugenio Galdón. / R.C.

En una escena cien veces vista en películas de acción, pero casi nunca en la realidad, el hombre recorrió varios kilómetros encima del coche, aferrado a un asidero y golpeando el cristal con tal furia que lo terminó destrozando. Fueron minutos de angustia para la familia Galdón. Todo terminó cuando el coche paró en una localidad cercana. El agresor se bajó, todavía gritando y con intención de entrar en el vehículo. Los ocupantes, en ese momento, pudieron escapar.

Pero la historia no quedó ahí. Viralizada a través de las redes, la noticia llegó a oídos del Gobierno. El primer ministro del país, Edi Rama, escribió en su cuenta de Facebook: «El bárbaro que golpeó a los amigos españoles ha violado el código sagrado de la hospitalidad albanesa y nos ha avergonzado a todos. La hospitalidad es el arma más importante del turismo albanés y confío en que ese bárbaro no se libre de la justicia».

Las disculpas de las autoridades albanesas fueron incluso más allá. El ministro de Turismo y Medio Ambiente del país, Blendi Klosi, se reunió con la familia para trasladarle su solidaridad. «Un hombre no representa a todo un país. Estamos felices de venir a Albania y volveremos», asegura Eugenio Galdón en un vídeo que ha emitido la televisión albanesa.