Las camas llenan los pasillos de Urgencias del Santa Lucía cinco días consecutivos

Pacientes encamados en un pasillo del Santa Lucía, ayer./LV
Pacientes encamados en un pasillo del Santa Lucía, ayer. / LV

Salvemos el Rosell y los sindicatos denuncian que dos salas para ingresos están cerradas, pese a la alta presión asistencial de esta semana

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

Una semana para olvidar. Esos es lo que están viviendo médicos, enfermeros, auxiliares, celadores, administrativos y, cómo no, los pacientes de Urgencias del Hospital Santa Lucía. La alta presión asistencia, inusual para estas fechas, ha provocado la aglomeración de enfermos en los boxes y en las salas de sillones. También ha obligado a la dirección a mantener, desde el pasado lunes, a enfermos en los pasillos a la espera de recibir una habitación en una planta de ingreso. Así lo denunciaron a 'La Verdad' empleados sanitarios, la Junta de Personal y la Plataforma de Defensa de la Sanidad Pública Salvemos el Rosell.

Según los datos de la Gerencia del Área de Salud, en las Urgencia del complejo hospitalario de Cartagena fueron atendidas anteayer 477 personas: 294 en el Hospital Santa Lucía y 153 en el Santa María del Rosell. Son unas cifras «inusuales», para estas fechas del año, y similares a las que se registran cuando repunta la gripe.

Se trata de unos datos que se han repetido, en mayor o menor cuantía, durante toda la semana, según fuentes sanitarias. Pese a ello, el gerente del Área, José Sedes, aún no ha dado la orden de abrir la Unidad de Preingreso (UPI), que tiene 30 camas, y la Unidad 25 (U-25), con 28. Son dos zonas de atención a pacientes que forman parte de Urgencias del Santa Lucía y que se abren cuando hay alta presión asistencial. También está cerrada la Unidad de Corta Estancia del Rosell, que estará sin servicio hasta el 31 de este mes, por las medidas de ahorro que la dirección lleva a cabo con motivo de la época estival.

El problema, indicaron fuentes sindicales, es que para ponerlas en marcha es necesario contratar a personal externo, algo que debe recibir el visto bueno del Servicio Murciano de Salud (SMS).

Falta de personal

Una portavoz de la Gerencia indicó que Sedes y su equipo estudian desde ayer por la mañana la posibilidad de abrir al menos la UPI, pero, al cierre de esta edición aún no habían tomado una decisión al respecto.

La media de camas en los pasillos esta semana ha sido de una decena, aunque hubo noches en las que un número mayor de pacientes tuvieron que dormir en los corredores. Por ejemplo, la del miércoles al jueves hubo casi una treintena de enfermos encamados en pasillos. Junto a ellos estuvieron familiares, que a falta de los sillones que hay en las habitaciones de las plantas de ingreso, tuvieron que pasar la noche en sillas o de pie.

Ayer a mediodía quedan trece, «en unas condiciones inadecuadas», explicó un portavoz de la Junta de Personal, Raúl Sánchez. Este sindicalista denunció que ante el aumento del número de usuarios no se han hecho contrataciones, sino que los refuerzos se hacen con personal propio «aunque estén de libranza».

La carga de trabajo ha estado este verano muy por encima de la que pueden soportar el personal sanitario. Así lo explicó el presidente de la Plataforma de Médicos de Urgencias Hospitalarias (Plamuh) del Área II, Jesús Ginés Martínez. Según sus cálculos, en el Santa Lucía faltan dos médicos de Urgencias por turno y en el Rosell, uno.

El presidente de la Plataforma Salvemos el Rosell, Leandro Sánchez, criticó una situación que se ha convertido en «crónica» en el Área de Salud de Cartagena. Dijo no entender por qué la Gerencia no adopta soluciones para evitar que los pacientes esperen en los pasillos.

La Gerencia del Área de Salud no dio explicaciones de por qué ocurre este colapso ni de si va a reforzar las plantilla de urgencias con nuevas contrataciones, para reducir la carga de trabajo de los sanitarios y las demoras de los pacientes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos