La caída de cascotes obliga a reparar seis aulas de Infantil en la Casa del Niño

Zona que está siendo areglada, en la Casa del Niño. agm/ ANTONIO GIL /
Zona que está siendo areglada, en la Casa del Niño. agm / ANTONIO GIL /

Los padres muestran su indignación con la Consejería de Educación, por el desprendimiento de cascotes mientras los niños estaban en clase

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

El mal estado de las aulas de Educación Infantil del colegio San Isidoro y Santa Florentina, ubicadas físicamente en el edificio de la Casa del Niño, ha dado la cara estos últimos días. La caída de cascotes en algunas aulas ha obligado a la Consejería de Educación a hacer arreglos de urgencia en seis clases, cuyos techos tuvieron filtraciones de agua tras las lluvias de la pasada Semana Santa. Mientras, este departamente regional continúa retrasando la rehabilitación integral de la zona cedida a la escuela del edificio declarado Bien de Interés Cultural (BIC). Se trata de unas obras que tenían un presupuesto de un millón de euros y que iban a ser ejecutadas en el verano del año pasado, pero que ahora la Comunidad no hará hasta el año que viene, según fuentes del Gobierno regional.

Las obras han obligado a trasladar a los alumnos a otras dependencia de la Casa del Niño. La inversión en estos trabajos ronda los 60.000 euros y consisten en sanear los techos y arreglar las tejas de la cubierta.

«Un día recogí a mis sobrinas y me dijeron que del techo de su clase caían cosas, por eso las tuvieron que trasladar a otra clase el pasado lunes. Es una temeridad que tengan a los niños en esas condiciones», contó a 'La Verdad' Bárbara Ruiz.

El Gobierno regional asegura que realizará la reforma completa del edificio el año que viene

Peor opinión tiene la abuela de dos niñas que acuden al colegio, Josefa Agüera. «El centro está mal y lo que están haciendo ahora es una verdadera chapuza. Lo que tienen que hacer ya es arreglar las clases como prometieron y no tener parte de las dependencias apuntaladas, que un día podrían caer algo al patio».

El presidente de la Asociación de Padres de Alumnos del colegio, Pedro de Jódar, envió un mensaje de tranquilidad a los padres, porque todos los niños están bien. «Simplemente se les ha tenido que cambiar de aulas por unas obras, mientras esperamos los trabajos de reforma del centro».

60.000 euros

Según fuentes de la Consejería de Educación, el proyecto de rehabilitación está en proceso de adjudicación. Tras ello, añadió, habrá que «recepcionarlo y después contratar la obra, algo que no podrá ser hasta el año que viene».

A la eliminación de las aulas prefabricadas que hubo en el patio durante más de un lustro, le tenía que seguir la modernización de las instalaciones educativas que dan a la calle Licenciado Cascales, para dotar a la escuela de más y mejores servicios, según se comprometió la consejera, Adela Martínez-Cachá, con los padres a principios del año pasado. La idea era ampliar el número de estancias previstas con el millón de euros que hay reservado para las obras.

La rehabilitación integral del módulo norte de la Casa del Niño y la adecuación de espacios prevé la construcción de tres aulas de Educación Infantil, una sala polivalente de 55 metros cuadrados, un salón de actos, un comedor de 120 metros cuadrados, para unos 80 comensales por turno y una cocina de 32 metros.

Con biblioteca

Además, habrá aseos adaptados para los niños de Infantil comunicados con las aulas. En la primera planta, ahora apuntalada, está proyectado hacer una sala de profesores, una biblioteca y más baños. El proyecto prevé también la reestructuración de los espacios existentes para habilitar un aula de ordenadores y un despacho para el profesor de orientación.