De Cabo de Palos a Portmán

Blas Isaac Calventus, Cees Houweling y Pablo Pagán, en el restaurante Mar de Cañas. / J. M. RODRÍGUEZ / AGM
Blas Isaac Calventus, Cees Houweling y Pablo Pagán, en el restaurante Mar de Cañas. / J. M. RODRÍGUEZ / AGM

TOMÁS MARTÍNEZ PAGÁNCartagena

A pesar de lo avanzado de la fecha, este verano continúa repleto de actividades que se desarrollan a lo largo de toda nuestra costa. Sin ir más lejos, la semana pasada, mis amigos Enrique Oeste, Paco Cortés y Moncho Galindo me invitaron, como cada verano, a la cita anual en Cabo Palos, donde todos los veranos se organiza la comida de confraternidad de un grupo de amigos, amantes de nuestra querida España y de sus Fuerzas Armadas y Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, en la Freiduría del Puerto.

Carlos preparó, como siempre, un menú muy completo a base de ensalada mixta, almejas al ajillo, calamares a la andaluza y chopitos fritos, para terminar con arroz a banda y caldero, todo ello regado con rioja y verdejo. De postre, fruta natural y tarta y, por supuesto, la leche de pantera al más puro estilo legionario y siguiendo su correcto método de elaboración, tal y como nos explicó el legionario más antiguo allí presente: ginebra y leche condensada bien mezcladas y servida en perola. Exquisita, créanme, y con ese ambiente legionario y sus cánticos hasta sabe mejor.

Entre los asistentes, rodeados por las banderas de España, Francia y por todos los veteranos, se encontraban nuestro exministro Federico Trillo, la Hermandad de Caballeros Legionarios Veteranos de Murcia, los Veteranos de Infantería de Marina, los Veteranos Paracaidistas, los Veteranos del Regimiento España 18, la Asociación Polis-Milis, los Veteranos de Francia y profesionales de distintos ámbitos. Una jornada con sabor a España por los cuatro costados, que terminó bien entrada la tarde.

Blas Isaac Caventus impulsa el Club Náutico de Portmán como un referente nacional. Frente a la bahía, el restaurante Mar de Cañas ofrece un menú «tentador y redondo»

Y después de una jornada tan singular y con tan elevado sentimiento español, el viernes pusimos rumbo a la Bahía de Portmán, que se encuentra en pleno proceso de regeneración y que pronto se convertirá en un punto clave en el mundo de la Náutica, y enseguida entenderán por qué les digo esto. En Portmán existe un Club Náutico desde 1992 que, a pesar de no tener puerto de atraque para sus barcos, sí cuenta con sede social. Se trata de un BIC de 300 metros cuadrados, lo que era la antigua pescadería, donde también hay una cantina durante los fines de semana, abierta a socios y visitantes, en la que se puede tapear mientras admiras su magnífico entorno.

La ilusión de la masa social que compone el club es promover las actividades náutico-deportivas en la Región, mientras sigue luchando por la regeneración de su bahía, tras los 40 años de explotación minera sufridos. Gracias al buen trabajo realizado, a lo largo de estos últimos años han conseguido organizar regatas de Optimis, recuperar la vela latina en sus aguas y poner en marcha su actividad estrella, la Regata Cartagena-Portmán (clase crucero), de la que llevan ya diez ediciones y que es conocida como la Regata Solidaria Carburo de Plata.

El trofeo es un auténtico carburo minero original y plateado, y a día de hoy la prueba está considerada como la más importante en cuanto a asistencia de barcos de toda la Región de Murcia, con más de 80 barcos y quinientos deportistas inscritos, y con más de mil personas que se mueven en el entorno, llenando los hoteles y negocios hosteleros de la zona.

Carburo de Plata

Este gran Club está presidido desde hace ocho años por el cartagenero del barrio de Santa Lucía Blas Isaac Calventus, quien anteriormente había ejercido durante dos años como vicepresidente, además de ser el presidente de la Asociación de Puertos y Clubes de la Región. Blas es un enamorado de la Trimilenaria, del mar y de los deportes náuticos. Durante cuarenta años trabajó en Boluda Corporación Marítima, compaginando este trabajo durante 32 con el de enfermero en Repsol y Carrefour. Actualmente está jubilado y reside en Portmán, donde aprovecha su jubilación para disfrutar de sus aficiones. A la hora de sentarse a la mesa, siente predilección por la cocina tradicional vasca y el pescado en cualquier tipo de elaboración; así como, a la hora de compartir una copa, prefiere un ron en cualquiera de sus preparaciones, pero especialmente el Bacardí con cola y con abundante hielo.

Blas se siente orgulloso de presidir este club, que es el único de nuestra región que cuenta con dos copas del Rey en Clase Club Sean 42, obtenidas en los años 2017 y 2018 por el armador José María Meseguer. con su barco 'Pez de Abril', que acaba de ser reconocido como Mejor Barco del año, obteniendo así el Premio Nacional de Vela Terras Gauda.

Me contaba el emprendedor presidente que quieren convertir en un referente nacional la próxima edición del Carburo de Plata, por las novedades a implementar, si bien su objetivo prioritario es aprovechar las obras de regeneración que se están realizando para crear un canal de agua que llegue hasta el mismo Club, así como construir un puerto de atraque para los socios del Club, con 380 amarres en régimen de cooperativa.

Esto se realizaría con una inversión privada por parte de los socios, a cambio de una concesión a este club y los puntos de amarre por un periodo de 35 años. Sería así un proyecto a coste cero para la administración y que generaría riqueza y vida en Portmán.

Pero no para aquí la actividad de Blas, sino que continúa con concursos de fotografía, triatlón, concursos de pesca en kayak, natación... Y por si todo esto no fuese suficiente, quiere poner en marcha una escuela de vela y una escuela municipal de buceo. El club cuenta también con un equipo de Bolos Cartageneros, situado por cierto en segundo lugar en la Liga. Y si a esto le añadimos los diferentes actos solidarios en los que han participado, y en los que lleva invertidos más de 65.000 euros, no queda más remedio que rendirse ante la evidencia de tanta eficacia y pensar: «¡que más se le puede pedir!».

Bacalao, vieiras y pulpo

Y todo esto lo comentábamos en el restaurante Mar de Cañas, ubicado justo al lado del club y que este verano regenta Leisures & Mineral SL, bajo la dirección de Cees Houweling y con el chef Pablo Pagán en los fogones, con su cocina fusión y la calidez de su local gracias a su decoración, perfectamente integrada con el entorno y con los tentadores aromas de su cocina. Estos nos hicieron disfrutar de un menú redondo, tanto por calidad como por precio, y que ahora paso a detallar. Al centro de mesa, buñuelos de bacalao con mayonesa de plancton marino, vieiras con puré de boniato y aire de naranja, Mousse de revuelto de erizos (espectacular), pulpo en tres texturas con cremoso de pimentón y panceta marinada con cítricos.

Como plato fuerte, un Carré de cordero, 100% neozelandés, con setas y helado de mostaza, regado con Portal Gran Reserva 2006, D. O. Bullas, y un blanco de Finca Valdelagunde Cuvee Especial Verdejo de Rueda. Y de postre, un Capricho de Nani, consistente en cremoso de chocolate con avellanas, espuma de naranja y Licor 43, servido con un vino Solera 1918 de Ximenez Spinola, de Jerez.

Al final de esta magnífica comida, Pablo nos comentó que en breve tendrá en funcionamiento la barca para hacer espetos de sardina en directo, así como pescados de la bahía y pulpo. Al frente de la misma estará un maestro espetero de reconocido prestigio y gran conocedor de este tipo de elaboración del pescado de tradición tan andaluza. Y me despido hoy con una reflexión en Twitter del Papa Francisco: «A veces hay que arriesgarse a hacer cosas nuevas. Si aciertas, será tu recompensa; si te equivocas, será una lección».