Las brigadas tardan diez días en retirar los restos de podas apilados en calles de La Azohía

Una de la zonas en las que los restos de poda han sido recogidos. / lv
Una de la zonas en las que los restos de poda han sido recogidos. / lv

Los vecinos denunciaron el peligro de incendio en terrenos y viviendas por la acumulación, desde mayo, de restos de vegetación en las calles

E. R. K.CARTAGENA.

Diez días han tardado los servicios de limpieza que trabajan para el Ayuntamiento, en el litoral oeste, en despejar de material vegetal de desecho las cunetas de las calles que suben por la urbanización de San Ginés de La Azohía. Restos de palmeras, ramas y follaje de árboles y fronda procedente de arbustos se mezclaban con hierbajos, tanto en los laterales de las calles como en solares públicos y privados. La Concejalía de Servicios instó a intensificar la recogida, a partir del día 15, pero la tarea no fue completada hasta el pasado miércoles, día 24.

Hay algunos despojos que quedaron sin recoger tras los trabajos de desbroce en árboles de solares públicos, realizados por los propios operarios del Ayuntamiento. Así lo admitió, la semana pasada, una portavoz municipal. Pero fuentes vecinales confirmaron a 'La Verdad' que gran parte de los residuos procede de las podas que realizan propietarios particulares de algunos de los chalés. «Llegan a principios de julio, despejan sus jardines y esperan a la noche para que nadie les vea tirar los restos. De esta forma, es muy difícil que les identifiquen y les puedan poner una multa», según las fuentes consultadas. En las calles estrechas se acumulaban restos que, en algunos casos, llevaban allí desde el mes de mayo.

La mayoría de esos depósitos irregulares estaban junto a contenedores de basura, pero también había algunos cerca de solares en los que abunda la maleza seca y en los que hay pequeñas pinadas y pasos flanqueados también por pinos que estos días lucen más secos que durante todo el año debido a las altas temperaturas.

La orden fue transmitida el día 15 y hasta el 24 no se completó la recogida de residuos solicitada por los veraneantes Entre los restos hay parte que proceden del desbroce en zonas públicas, pero muchos son de propiedades privadas

Menos material combustible

El acopio de estos materiales convertía aquellas calles en un auténtico polvorín, por su proximidad a decenas de viviendas. Las tareas de limpieza han aliviado esa acumulación. Sin embargo, la concejal de Infraestructuras, María Casajús, tiene pendiente hacer, en las próximas semanas, una planificación ordenada.

Por otra parte, en la urbanización hay otros desperfectos derivados de que su mantenimiento fue asumido por el Ayuntamiento hace una década, pero no ha hecho ninguna reparación integral.