La bajada en los alquileres de locales en Cartagena propicia una nueva oleada de aperturas de comercios

Una cuadrilla ultima los detalles en un local de la calle Puerta de Murcia, donde se trasladará la tienda Ale Hop Regalos./Pablo Sánchez / AGM
Una cuadrilla ultima los detalles en un local de la calle Puerta de Murcia, donde se trasladará la tienda Ale Hop Regalos. / Pablo Sánchez / AGM

Tres bares y restaurantes, un supermercado y tiendas de complementos, de regalos y de ropa han subido la persiana en los últimos días en el centro

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

La bajada paulatina del precio de los alquileres de los locales comerciales en los últimos años ha transformado la imagen de una gran parte del centro histórico. Encontrar ahora un bajo vacío, sobre todo en las calles del Carmen, Santa Florentina, Puerta de Murcia y Mayor, se hace cada vez más complicado, debido a que arrendar uno de ellos es un 20% más barato que hace cinco años. Fue entonces cuando comenzó a desinflarse la burbuja de la peatonalización, que incrementó los precios de tal manera que muchos comerciantes se vieron obligados a echar el cierre.

Si antes el coste del alquiler de un bajo en el casco antiguo de unos 300 metros cuadrados estaba por los 6.000 euros, ahora ronda los 4.000, según los datos extraídos de un estudio realizado por el economista y propietario de la empresa Fomento y Gestión de Empresas, Joaquín Moya de la Torre.

En la calle Mayor se dan casos en los que los dueños de locales de unos 40 metros cuadrados cobran 1.500 euros. De esa superficie apenas quedan ya vacíos. En la Plaza Castellini, el precio alcanza los 2.300 euros de media por 100 metros, y en la calle del Carmen, 1.500 con una superficie de 20. Más barato sale si se opta por la calle Canales. Allí, Sandra García abrirá pasado mañana una tienda de ropa para chicas llamada Modas Ana's. Se trata de una franquicia con una decena de establecimientos. «Elegí la zona porque es de paso, y, sobre todo, por el precio del arrendamiento. Aquí se paga 700 euros por un local de 70 metros cuadrados. Miré en la calle del Carmen y estaba por las nubes, tres veces más», explicó.

La Cámara de Comercio reclama exenciones y bonificaciones para la creación de negocios

Esa calle sí que ha sido elegida por otra empresaria, Raquel Muiños, para poner una tienda de ropa de niños de 0 a 16 años. Se llama Milano y abrió hace una semana. «Opté por la calle del Carmen, porque por aquí pasa mucha gente que son potenciales clientes. Sé que el precio del alquiler es más alto, pero al final merece la pena», explicó.

Más barato en los barrios

Por el contrario, los precios cambian considerablemente más allá de la Plaza de España. El alquiler de un local comercial de unos 150 metros cuadrados puede costar en la Alameda de San Antón unos 700 euros. El coste se reduce aún más si se alquila en las afueras. En barrios, como el de Los Dolores, se pueden encontrar bajos de 50 metros por entre 200 y 400 euros.

El presidente de la Cámara de Comercio, Miguel Martínez, cree necesario que el Ayuntamiento ofrezca incentivos a los negocios, para ampliar la zona comercial y facilitar la ocupación de los locales que aún quedan libres en calles como Sagasta, Aire, Cuatro Santos y Plaza San Francisco, entre otras muchas. En su opinión, deberían hacer exenciones fiscales y bonificaciones de impuestos sin devolución. «Solo así se ayuda a los empresarios a crear empresas, que es lo que necesita el casco antiguo», explicó.

El Ayuntamiento de Cartagena lleva a cabo distintas actuaciones. Entre ellas está el Plan de Ayuda Integral del Casco Histórico (Paica), que subvenciona hasta un 40% del presupuesto de ejecución material de la obra, hasta un máximo de 10.000 euros. En el caso de negocios hosteleros, se puede incluir la exención total del pago de la licencia para la explotación de terrazas en la vía pública durante el primer año de actividad.

Este tipo de ayudas, extensibles a todo el casco antiguo, la salida de la crisis, el aumento del consumo y la bajada del precio de los alquileres ha facilitado la instalación de nuevos negocios. La última oleada ha sido en las últimas dos semanas, cuando han abierto, al menos, nueve. En este caso, el sector de la hostelería ha vuelto a ser uno de los elegidos.

Así, en la Plaza San Francisco ha abierto recientemente la Arrocería Máiquez. Se trata de un traspaso, ya que ocupa el lugar dejado por una tapería antes del verano. En la calle del Parque también ha iniciado su andadura un bar de tapas. En la calle Mayor hará lo propio una tienda de moda y complementos, cuyo local ya está siendo reformado.

También en la calle Canales abrió el pasado sábado el nuevo establecimiento del Grupo Ricardo Fuentes, dedicado a la venta y degustación de productos en salazón, pero también de mariscos, de pescados fresco, de vinos y de artículos de la gastronomía japonesa.

Un supermercado

Uno de los negocios que más echan en falta los vecinos del centro, un supermercado, abrió la semana pasada. Se trata de un Alcampo, en un local de unos 90 metros cuadrados ubicado frente al quiosco Fénix, en la calle Campos.

Al bajo donde hasta el año pasado estaba Massimo Dutti, en la calle Puerta de Murcia, se trasladará Ale-Hop Regalos, que ahora se encuentra a escasos metros de allí. Por último, en la Plaza de España también han puesto en marcha la pizzería Pepe Jones.

«Pese a la bajada, son precios asequibles solo para unos pocos»

Para el economista, dueño de Fomento y Gestión de Empresas y secretario del Centro Comercial Abierto, Joaquín Moya, «pese a la bajada del 20% en el precio de los alquileres de locales ubicados en el centro histórico, aún están por las nubes, sobre todo, en las zonas más comerciales. Eso hace que muchos comerciantes y hosteleros solo aguanten unos pocos meses con su negocio abierto y después decidan traspasarlo, porque las ganancias apenas dan para pagar el arrendamiento». Cree, como el presidente de la Cámara de Comercio, Miguel Martínez, que el Ayuntamiento debería ampliar los incentivos para facilitar la puesta en marcha de tiendas, pero también para su mantenimiento. Sobre todo se debería cuidar, cree, el comercio tradicional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos