El avance del Plan General propone cambiar el modelo turístico costero

Varios ciudadanos observan los mapas y las explicaciones sobre la ordenación de los espacios urbanizables. / ANTONIO GIL / AGM
Varios ciudadanos observan los mapas y las explicaciones sobre la ordenación de los espacios urbanizables. / ANTONIO GIL / AGM

El documento insta a superar un desarrollo «obsoleto» en el Mar Menor y a regularizar los núcleos rurales en la zona oeste

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

El documento preliminar de Plan General de Ordenación Urbana, que ayer quedó expuesto al público en el Edificio Administrativo San Miguel, propone superar «la obsolescencia y la degradación de los espacios de costa», sobre todo en el Mar Menor y La Manga, «fruto de un modelo turístico agotado», en el este del municipio. En el oeste, apuesta por regularizar los núcleos rurales en zona protegida. En el desarrollo del centro prima la regeneración y la rehabilitación urbana y en el norte hay que vincularlo a nuevas comunicaciones (tren y carretera hacia municipios cercanos, como Torre Pacheco). Convertir este borrador en un plan válido llevará entre cuatro y seis años, en los que seguirá vigente el de 1987. La única alternativa sería la entrada en vigor de las normas transitorias, que prepara la Comunidad Autónoma y la alcaldesa, Ana Belén Castejón, rechaza. En cambio, Ciudadanos apoya su implantación

Castejón presidió en San Miguel el inicio de la exposición pública de los paneles y los audiovisuales que ilustran este primer documento, realizado por la consultora Incotec. Hasta allí se acercaron representantes de algunos de los principales propietarios de suelo y de los promotores inmobiliarios, así como responsables de la oposición, de la patronal COEC y de la Cámara de Comercio. El documento ya se puede consultar en 'www.plangeneralcartagenaparticipacionciudadana.es'.

El plazo para realizar sugerencias concluye el 16 de mayo, diez días antes de las elecciones municipales. Será una nueva Corporación la que dé el visto bueno al borrador, para someterlo a la aprobación inicial en Pleno. El procedimiento posterior (aprobación provisional, evaluación ambiental integrada y aprobación definitiva) tardará cuatro años, según los más optimistas, entre ellos el portavoz de Incotec, Enrique Nicolás. «Es un reto que hay que asumir», dijo. Los más realistas creen que durará seis o siete. Castejón no hizo pronósticos. «Vamos a trabajar intensamente», se limitó a decir.

La fachada marítima

En el casco histórico, las guías principales son la rehabilitación del patrimonio, el desarrollo ligado a la Universidad Politécnica y la integración de la fachada marítima en la ciudad conforme sea liberada por el Puerto (Santa Lucía y El Espalmador, por ejemplo).

Cinco claves del nuevo planeamiento y su tramitación

Abierto a sugerencias hasta el 16 de mayo
La exposición del avance del Plan Urbano supuso ayer abrir oficialmente el periodo de sugerencias, que durará hasta el 16 de mayo. Luego, el planeamiento iniciará el proceso de aprobación inicial, previo a la aprobación provisional y la definitiva (competencia de la Comunidad Autónoma), para que entre en vigor.
Reserva de suelo para la actividad económica
La anulación del Plan de 2012 ha dejado sin cobertura el crecimiento industrial de Escombreras. El avance incluye la reserva de suelo para la actividad económica, no solo en este área de expansión industrial, sino también en el entorno de Los Camachos, de Cabezo Beaza y de otros puntos donde puede ser necesario.
Protección ambiental y patrimonial incluida
El avance se asegura de poner por delante del crecimiento urbano o industrial la protección del medio ambiente (en especial el Mar Menor, las ZEPA y los LIC) y del patrimonio (la Sierra Minera, los Bienes de Interés Cultural y los restos arqueológicos). Obliga a que el Plan garantice que no sufrirán daño.
El plan de 1987 estará vigente hasta 2025
El urbanismo dependerá hasta 2025 de un plan aprobado hace 32 años. Solo la entrada en vigor de las normas transitorias, que prepara la Comunidad, variaría algunos aspectos concretos. El equipo de gobierno rechaza su aplicación, pero esa decisión estará en manos del Ejecutivo local que salga de las urnas.
Crecimiento en las zonas centro y norte
De las tres opciones recogidas, la de atenerse al plan de 1987 está descartada. El avance plantea un desarrollo moderado sin apenas recalificaciones pata crear nuevas zonas urbanizables o limitar los cambios de uso solo al extrarradio del centro (barrios) y a la zona norte: Los Dolores, El Albujón, La Palma, Pozo Estrecho y La Puebla.

En el resto del casco urbano y en los barrios cercanos, la apuesta es por un desarrollo uniforme que permita a los dueños de suelo impulsar proyectos paralizados hasta ahora y ampare desarrollos urbanísticos como el CC1 (entre el Barrio Peral, José María La Puerta y La Asomada).

En el norte, se considera importante compatibilizar el suelo agrícola y la mejora de las comunicaciones (carretera hacia Torre Pacheco, corredor ferroviario y AVE) con la «reserva de suelo con la que atraer nuevas inversiones y que se pueda adaptar a las demandas futuras» en los diferentes núcleos urbanos. Entre ellos están Los Dolores y otras localidades por las que pasa la antigua carretera de Murcia, así como Pozo Estrecho, La Palma, La Aparecida y La Puebla.

En el este (Mar Menor y La Manga) no se permitirá más presión urbanística y se habla de buscar el amparo de algún proyecto supramunicipal, como un Plan Integral del Mar Menor, que Castejón dice que conseguirá del Gobierno central. En el área oeste, se pretende regular los núcleos rurales. El objetivo es permitir el uso turístico como aliciente contra la despoblación.

Expertos que han ayudado en el avance critican el resultado

El documento de inicio del avance del Plan General ha superado ya un primer periodo de consultas y talleres en barrios y diputaciones. Ha habido más de 300 iniciativas para cambiar o matizar aspectos del urbanismo actual, según informó ayer la alcaldesa, Ana Belén Castejón. Sin embargo, el equipo de expertos de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) y de la de Murcia (UMU) que colaboró con Incotec Consultores se ha quejado de que en el documento presentado ayer «no se sabe en qué medida se ha tenido en cuenta el informe de 472 páginas sobre esas sugerencias, porque no se hace ninguna referencia a ello ni se razona». Así, aunque Castejón consideró «pionero» este procedimiento previo, los expertos subrayaron que «si no se explica bien qué medida se ha tenido en cuenta, parecerá que se ha quedado todo en darle bombo y platillo a algo que puede no haber servido para nada», indicaron desde este grupo de arquitectos y sociólogos.