Otra avalancha de pateras deja en tres días a 167 inmigrantes

Un grupo de inmigrantes espera sentado a ser trasladado a Comisaría, tras ser atendidos por Cruz Roja en el puerto de Santa Lucía. / Antonio Gil / AGM
Un grupo de inmigrantes espera sentado a ser trasladado a Comisaría, tras ser atendidos por Cruz Roja en el puerto de Santa Lucía. / Antonio Gil / AGM

La llegada de 86 'sin papeles' obligó a la Delegación del Gobierno a pedir apoyo al Consistorio, para que las ONG los atendieran

ANTONIO LÓPEZ y EFE

La llegada de otros 86 inmigrantes a la costa en pateras ayer, el colapso de las dependencias de la Comisaría de Cartagena y la saturación del Centro de Internamiento (CIE) de Sangonera la Verde obligó a la Delegación del Gobierno, cuyo responsable es Francisco Jiménez, a pedir apoyo al Ayuntamiento de la ciudad portuaria, para que las ONG locales se hicieran cargo de la atención de los 'sin papeles'. El buen tiempo ha facilitado el arribo en los últimos tres días de 167 irregulares, un número que no se repetía en tan poco tiempo desde finales del pasado año, cuando alcanzaron la costa 128 en apenas 24 horas.

Los últimos en llegar fueron 18, sobre las dos de la tarde de ayer. Lo hicieron en dos embarcaciones, que fueron avistadas a 40 millas al sur de la costa cartagenera. De ellos, una era mujer y 17 hombres. Muy cerca de allí, a tres millas al sureste de Cabo de Palos, la Guardia Civil y efectivos de Salvamento Marítimo recogieron a otros ocho.

LOS ÚLTIMOS TRES DÍAS

El jueves
Llegaron 81 inmmigrantes. Fueron avistadas entre 3,5 y 7 millas de la costa.
Madrugada de ayer
Llegaron otros 60, en ocho pateras.
Ayer
Llegaron otros 26. Dieciocho de ellos fueron rescatados a 40 millas de la costa de cartagena y el resto, a ocho del litoral de Cabo de Palos.

Todos ellos eran argelinos y se encontraban en perfecto estado de salud. Fueron trasladados al puerto de Santa Lucía, donde se les atendió por voluntarios de la Cruz Roja. Fuentes conocedoras del caso indicaron que un buen número de ellos tuvieron que ser rescatados del agua.

Todos mayores de edad

Todos ellos se unen a otros sesenta, que llegaron durante la madrugada de ayer. Lo hicieron en ocho pateras. Eran varones y de nacionalidad argelina en su mayoría, si bien por el momento faltan por recoger las filiaciones definitivas de todos ellos, porque algunos manifestaron ser menores de edad. El pasado jueves fueron rescatados otros 81, en la mayor oleada de este año.

Esta avalancha obligó al Ayuntamiento de Cartagena a convocar ayer de madrugada, sobre las tres y media, una reunión de urgencia con las ONG y entidades que trabajan en el municipio, para abordar la crisis humanitaria. Fue en Capitanía. En el encuentro, la alcaldesa de Cartagena, Ana Belén Castejón, pidió a la Delegación del Gobierno que activara el protocolo de Emergencia, para que sea el Ejecutivo central el que corra con todos los gastos que conlleva la atención de los irregulares. En ese momento, Francisco Jiménez dijo que lo tenía que pedir al Ejecutivo central.

«Tal y como me comprometí con el delegado del Gobierno, hemos convocado a los organismos y a los departamentos municipales implicados para tener todos los medios y el personal preparado. Cartagena ya ha demostrado en muchas ocasiones que está lista para afrontar estas situaciones, porque somos un municipio solidario e implicado en la lucha por los derechos humanos», contó la alcaldesa.

Protocolo de Emergencia

Con la llegada de más inmigrantes por la mañana, la Delegación del Gobierno confirmó a mediodía que el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social había activado el Protocolo de Emergencia, para que las ONG regionales acogieran a los irregulares llegados en patera. Accem y Cepaim fueron dos de las que se encargaron de dar cobijo a parte de los llegado a las dos de la tarde.

La alcaldesa volvió a reunirse por la mañana con las ONG locales, esta vez en el Palacio Consistorial. Estas ofrecieron medios humanos, como traductores, mediadores e informadores, las plazas con las que actualmente cuentan para albergar a estas personas, así como el avituallamiento y productos de aseo personal necesarios para atenderles correctamente.

Por su parte, el Ayuntamiento tiene todo preparado para abrir el pabellón del polígono industrial Cabezo Beaza, «por si llegaran más pateras e hiciera falta atender a más inmigrantes», añadió Castejón. Esta infraestructura estará dotada del material necesario, así como de colchonetas y mantas cedidas por la Cruz Roja, como ya hiciera en crisis humanitarias anteriores. La instalación ya ha sido supervisada por responsables de Policía Nacional, que dieron el visto bueno para la acogida de personas.

El portavoz del PSRM-PSOE y diputado regional, Francisco Lucas criticó el «oportunismo» del Ayuntamiento de Cartagena durante toda esta crisis y pidió «prudencia, responsabilidad y sentido común ante una situación complicada, en la que se puede caer con facilidad en un uso populista que podría hacer un daño importante a una política que es de Estado y de ámbito nacional».