El aumento de público en las Fiestas contenta a los hoteles y no a los bares y restaurantes

El desfile del pasado sábado, rodeado de asistentes. / P. SÁNCHEZ / AGM
El desfile del pasado sábado, rodeado de asistentes. / P. SÁNCHEZ / AGM

La ocupación llegó al 90%, gracias en parte a la parada de Repsol, mientras para Hostecar la mayor afluencia no generó más beneficios

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

La Federación de Tropas y Legiones y los representantes de los gremios de bares y restaurantes y de los hoteles de la ciudad dieron cuenta ayer del aumento de asistentes al campamento y en el centro de la ciudad durante las fiestas de Carthagineses y Romanos. Los hoteles se beneficiaron de ello, con tasas de ocupación de alrededor del 90% el primer fin de semana y de más del 95% el segundo. Sin embargo, los representantes de bares y restaurantes indicaron que esa mayor afluencia no ha cubierto sus expectativas de negocio. «Ingresamos menos de la mitad de lo que supone una fiesta de este envergadura en cualquier otra ciudad», aseveró el presidente de Hostecar, Juan José López Escolar.

En el gremio hotelero están contentos. El presidente de la Asociación de Hoteles de Cartagena, Juan Carlos García, explicó que los dos fines de semana han sido muy buenos. Sobre todo el segundo, si bien no todo es mérito de las Fiestas. «Hemos tenido alrededor de un 70% en los días laborables por la afluencia de personal que trabaja en la parada de la refinería de Repsol, pero esa subida de 20% en los días festivos sí tiene que ver con las celebraciones», apuntó.

Desde Hostecar, López Escolar coincidió con García en la clara distinción que hay entre los días laborables y los festivos. «En los primeros, prácticamente no ha habido diferencia para los bares y los restaurantes del centro respecto a una semana normal y los que han estado presentes en el campamento han tenido poca actividad. En los segundos, se ha notado que había mucha gente en todas partes, pero con poca capacidad de gasto», indicó.

Para Hostecar, una de las razones de que haya «muchas personas mirando y paseando y pocas consumiendo» es que los festeros «no son capaces de unirse para plantear iniciativas concretas que llamen la atención. Si todos o muchos de ellos hicieran algo con resonancia en la ciudad o se unieran para organizar más eventos conjuntos en el campamento, sería otra cosa», apuntó. «Además, seguimos pensando que hace falta más promoción turística», dijo.

El presidente de la Federación de Tropas y Legiones, José Antonio Merca, admitió esa crítica y dijo que «hay mucha capacidad de mejora». «Pero en general, el balance es muy positivo. El primer fin de semana fue un poco más flojo de lo esperado, pero a partir del miércoles, la afluencia fue en aumento hasta alcanzar casi 100.000 personas atraídas por las Fiestas el sábado del desfile», aseguró.

En el apartado organizativo, subrayó que prepara algunos cambios como proponer que el acto del miércoles (los Comicios Centuriados romanos) se celebre en un escenario en el campamento. El motivo es la escasez de público que atrae, en un día en el que la feria está a mitad de precio, en el que abre el mercado de época y en el que el recinto festero acoge muchas actividades para niños.

Un congreso decidirá si la organización festera se unifica

¿Tiene que haber sola asamblea de tropas y legiones o una para los romanos y otra para los carthagineses, con la Federación intentando mantener el equilibrio, como hasta ahora? Ese es el dilema que planteará el presidente de la Federación de Tropas y Legiones, José Antonio Meca, a los representantes de los 50 grupos festeros y al resto de la organización de las celebraciones históricas en un 'minicongreso' a celebrar en un plazo de tres o cuatro meses . «Es más sencillo tomar decisiones con una sola asamblea», subrayó Meca. Así dejó clara ayer su apuesta por una unificación de la estructura festera. Y eso que él fue defensor de la autonomía del Senado , con sus 25 legiones, y del Consejo, con sus 25 tropas. Pero de eso hace cinco años, cuando estaba al frente de los romanos. En el próximo cónclave, Meca está dispuesto a abrir debates sobre asuntos como la escasa visibilidad de las fiestas en el centro urbano y la modificaciones en las actividades que hay entre semana y que atraen a menos gente.