Atardeceres rojos en Los Alemanes

Atardeceres rojos en Los Alemanes
/ AGM

ÁNGELA DE LA LLANA

Disfrutar de las espectaculares puestas de sol que se viven cada día a orillas del Mar Menor se ha convertido en un clásico del verano. Una experiencia muy gratificante para los sentidos que casi nadie se quiere perder y que cada día congrega a muchas personas, que inmortalizan la estampa con su teléfono. Hay establecimientos en la zona costera que tienen el privilegio de situarse a pie de playa ,y por ello ofrecen a sus clientes la oportunidad de disfrutar del espectáculo, a la vez que escuchan buena música.

'Vivero 55' es uno de los establecimientos más concurridos de La Manga, ya que goza de unas vistas al Menor más imponentes de la zona. Ubicado en la playa de Los Alemanes, desde el local se divisa el ocaso del sol en todo su esplendor, hasta llegar a conformar una silueta rojiza que invade toda la franja costera. Por ello, los propietarios han querido amenizar el espectáculo contratando a unos de los Dj más apreciados de la zona.

Alberto López es todo un clásico en cuanto a música se refiere. Pese a mantener su trabajo, no renuncia a pinchar la mejor música. «Disfruto enormemente con esta actividad», explica. Cada día, de jueves a domingo, selecciona los mejores temas de la década de los ochenta, para «que la gente pueda disfrutar de la puesta de sol escuchando buenos temas». Soul, pop, funky... melodías y canciones eternas que casi todos los asistentes conocen, aunque pertenezcan a otra generación.

Asistentes como Reme Martínez, Sergio Ferreira, Natalia Lago, Juan Navas y Belén Martínez comentaban precisamente el viernes lo mucho que les gustaba la música, que iba en coordinación al momento y hora de la puesta de sol. Suenan «desde la más movida a la más tranquila para la cena», contaba López.

La sesión comienza a las 20 horas y se prolonga hasta las dos de la madrugada, ya que la gente suele quedarse a degustar los platos que sirve el local, desde las pizzas hasta el kebab, las hamburguesas y ricos y originales bocadillos, como de los roast beef y salmón. En la barra hay jóvenes camareros muy preparados para atender a los clientes, como María Cortés, hija de los propietarios, quien explicaba que «cada día ofrecemos lo mejor para que la gente pueda pasar una buena tarde de verano».

Entre los asistentes, estuvieron Adrián Mezquitas y Víctor Ritman, de Castellón; y recién llegados a la zona, las hermanas Leticia y Mariana Royo Villanova, Beatriz Granzow, María Torres, Concha Roca y Belén Pardo. Los que no se pierden el espectáculo casi a diario son el grupo de amigos formado por Salvador Paredes, María Ruiz, Raúl Vera, Agustín Conesa y Pablo Aldea. El local, que pertenece a los mismos propietarios del Parador del Mar Menor, ha ampliado este año sus instalaciones, habilitando una zona chill out y una barra para cócteles y copas. «Nos encanta este lugar», explicaban clientes como Laura y Susana Pardo, José Luis Martínez y Carlos Manzano, un grupo de amigos de Cartagena.

Música en 'Vivero 55'

El viernes fue el día elegido por Andrea Arévalo para celebrar con familiares y amigos su mayoría de edad, una fiesta que fue organizada por los padres de la joven, Marco Antonio y María Jesús Avilés. «Siempre me ha gustado el sitio y tenía muy claro que lo iba a organizar aquí», explicaba la protagonista, muy emocionada, mientras iban llegando amigos y familiares, como Diego García y Elena Pérez.

Mientras entraba la noche cerrada en las tranquilas aguas del Mar Menor, la música tenue y calmada no dejaba de amenizar una nueva jornada estival, bañada por una leve brisa mediterránea.