El astillero termina la modernización del megayate del príncipe saudí Abdul Aziz

El megayate 'Prince Abdulaziz' atracado en Navantia. / a. gil / agm
El megayate 'Prince Abdulaziz' atracado en Navantia. / a. gil / agm

A. L. CARTAGENA.

El lujoso e imponente megayate real saudí 'Prince Abdulaziz', pertenece a Abdul Aziz bin Fahd Al Saud, el último hijo del fallecido Rey Fahd de Arabia Saudí, que fue quien encargó su construcción, ha sido sometido a una modernización integral, por dentro y por fuera, pasados más de 35 años desde su botadura. Esta joya de los mares, con 145 metros de eslora y 18 de manga, lleva casi un año en las instalaciones de Navantia, donde tanto plantilla propia del astillero como de empresas auxiliares locales y de fuera de España se han encargado de hacerle un 'rift', una revisión y renovación total.

El silencio sobre qué se le ha hecho a lo largo de estos once meses es total por parte de la empresa, ya que la confidencialidad es uno de los requisitos previstos en el contrato. Desde hace algunas semanas está atracado en el muelle de enlace de Navantia, para ser sometido a las últimas pruebas.

La tripulación ha sido la que ha supervisado directamente los trabajos, ya que gran parte de ella ha estado alojada en el barco durante este tiempo. La otra lo ha hecho en hoteles de la ciudad, según fuentes del astillero.

Los trabajos están a punto de finalizar y pronto volverá a navegar por aguas ibicencas, donde pasa largas temporadas, sobre todo en verano. Muchos magnates escogen las instalaciones de Cartagena para poner a punto sus yates, porque se trata de un astillero militar y garantizan la seguridad de sus bienes.