El arte se 'come' la basura marina

José Luis Cegarra, Sáenz de Elorrieta y Piñana echan botellas de plástico en la escultura. / p. sánchez / agm
José Luis Cegarra, Sáenz de Elorrieta y Piñana echan botellas de plástico en la escultura. / p. sánchez / agm

La Mar de Músicas impulsa una recogida de residuos en la ciudad y Cabo de Palos

C. R.

Las playas de Cartagena y Cabo de Palos acogerán una actividad de recogida de residuos los días 25 y 27 de julio dentro de la campaña de sostenibilidad de La Mar de Músicas, y con la que se pretende implicar a los ciudadanos en el cuidado del medio ambiente.

Además de esta campaña, el concejal delegado de Cultura, Carlos Piñana, y el director del festival, José Luis Cegarra, presentaron ayer una escultura metálica del artista cartagenero Fernando Sáenz de Elorrieta, consistente en un pez que come plásticos, con la que el autor alerta sobre el problema que generan los vertidos de desechos al mar.

Piñana recordó que tirar plásticos al mar «no solamente crea mala imagen, sino que también es algo que afecta a los animales que confunden estos materiales con alimentos, los ingieren y mueren».

Sáenz de Elorrieta crea para la campaña un pez metálico que sí engulle bolsas y botellas

La imagen que escenifica este problema es la de un pez 'comiendo' plásticos. Sáenz de Elorrieta asegura sentirse «sensibilizado toda la vida con los restos que he visto por el fondo del mar» como buceador.

«Siempre me han inspirado a que había que hacer cosas que aumentaran la conciencia de la gente para este gran problema que tenemos todos», dijo el escultor. La idea de forjar un pez metálico capaz de 'tragarse' cualquier desecho la tenía en mente desde hacía mucho tiempo y apuntó que los niños deben de saber que «dándole de comer a este pez, no se le da de comer de verdad».

Proteger la biodiversidad

Los colaboradores en esta iniciativa, Soltec, Mi Costa Sin Plásticos y la Asociación Región de Murcia Limpia, coinciden en la importancia de involucrarse en la defensa del medio ambiente, para que la biodiversidad esté protegida. También se pretende concienciar sobre el impacto ambiental que generan eventos como el festival La Mar de Músicas e intentar reducir su huella en el medio ambiente.

El consumo de plástico en la sociedad actual ha crecido de forma vertiginosa en los últimos años, recordaron los promotores de esta iniciativa. Los datos sobre la cantidad de plástico que acaban en la basura, una vez utilizado, son «escalofriantes y extremadamente llamativos»: sólo el 10% se recicla y el 90% restante va a vertederos de basura, y en el peor de los casos al mar, lamentaron las mismas fuentes.

Una realidad que está convirtiendo los fondos marinos de todo el planeta en auténticos basureros, especialmente de plástico, debido sobre todo a la gran resistencia de este tipo de material, que puede perdurar durante siglos en los grandes espacios acuáticos. Un tiempo durante el que numerosas especies animales lo confunden con comida y lo ingieren, o se enredan en ellos, provocando numerosas muertes, como recordaron ayer los impulsores de esta campaña durante su presentación.