Arroyo pide a López Miras una reunión para hablar de sanidad y del Mar Menor

Noelia Arroyo. /Pablo Sánchez/ AGM
Noelia Arroyo. / Pablo Sánchez/ AGM

LA VERDAD

La vicealcaldesa de Cartagena, Noelia Arroyo, pidió ayer al recién reelegido presidente de la Comunidad Autónoma, Fernando López Miras, que se reúna con el nuevo equipo de gobierno municipal para tratar los problemas más urgentes del municipio, especialmente los que tienen que ver con la recuperación del Mar Menor y la mejora de la sanidad pública en el municipio y, por extensión, del área de salud que forma junto con los municipios de La Unión, Fuente Álamo y Mazarrón.

Arroyo representó al Ayuntamiento en la toma de posesión de López Miras, celebrada en el palacio de San Esteban, felicitó al presidente del nuevo Ejecutivo regional y convino con él en que empezarán a trabajar en nuevas soluciones a esas necesidades en cuanto esté constituido su Consejo de Gobierno, según informó el Ayuntamiento de Cartagena.

La vicealcaldesa, del PP y antigua consejera en el anterior gabinete de López Miras, aseguró que la nueva situación política de la Región de Murcia beneficia a toda la Comunidad, pero «especialmente a Cartagena porque muchos de los problemas y las oportunidades del municipio necesitan las decisiones, del impulso o la participación del Gobierno regional». Entre esas oportunidades, la vicealcaldesa destacó el compromiso ya anunciado de trasladar a Cartagena la sede de la Consejería de Turismo en esta nueva legislatura.

Cierre de servicios sanitarios

No obstante, el equipo de gobierno municipal de coalición y el nuevo Ejecutivo de López Miras tienen en la situación sanitaria uno de los principales problemas a resolver. Arroyo ya pidió explicaciones hace dos semanas al consejero de Sanidad en funciones, Manuel Villegas, por la situación del servicio de Cirugía Vascular del Hospital Santa Lucía, mermado por la falta de dos médicos y que ha tenido que desviar a hospitales de Murcia las operaciones de mayor entidad. Ese problema se une al cierre de quirófanos, reducción de consultas y eliminación de servicios para pacientes desplazados en todo el Área II de Salud durante los meses de verano, pese a que la población estival se triplica porque La Manga del Mar Menor y Puerto de Mazarrón tienen como hospital de referencia el Santa Lucía. Los cartageneros siguen reclamando también la dotación del Rosell con todos los servicios de un hospital general universitario que ahora no tiene, como una UCI y una puerta de Urgencias al completo.

La situación de deterioro de las zonas de baño de Los Urrutias, en el Mar Menor, es otro asunto para el que pide soluciones el nuevo equipo de gobierno municipal.