Antonio Luengo: «No es sencillo identificar los riesgos de la Sierra Minera y minimizarlos»

Un hombre camina por La Unión, con el antiguo depósito minero 'El Descargador' al fondo./Antonio Gil / AGM
Un hombre camina por La Unión, con el antiguo depósito minero 'El Descargador' al fondo. / Antonio Gil / AGM

El director general de Medio Ambiente y Mar Menor explica que «sería lógico hacer actuaciones sin el estudio correspondiente y sin ver qué repercusiones tiene a medio y largo plazo»

EPMurcia

El director general de Medio Ambiente y Mar Menor, Antonio Luengo, reconoció este lunes que «no es sencillo identificar qué riesgos pueden haber en la Sierra Minera que afecten a la salud de las personas» para contribuir a tomar medidas «que permitan su minimización».

«Estamos trabajando, desde las distintas direcciones generales competentes, en colaboración con el Ministerio, ayuntamientos y vecinos, en ese objetivo». Es algo que requiere mucho tiempo, acentuó. «No va a ser sencillo», pero «tampoco sería lógico hacer actuaciones sin el estudio correspondiente y sin ver qué repercusiones tiene a medio y largo plazo» porque pueden resultar negativas.

A su juicio, «hay que intentar andar de manera sosegada, utilizando todo el conocimiento científico. Todavía nos queda seguir avanzando para intentar tomar medidas que sean realmente efectivas a medio y largo plazo».

El director general de Medio Ambiente apuntó, en este sentido, que el problema es que es una sierra minera. «Hubo una explotación minera que conllevó entonces una generación económica importante, que creó mucho empleo, viéndose como normal explotar minas para obtener minerales con el objetivo de fabricar muchos de los elementos que nos rodean».

En el momento que se hizo esa explotación, se utilizaban técnicas con ciertos componentes químicos para intentar separar el mineral del resto del material, «una gestión que no era del todo adecuada, que entonces se vio normal pero que con el tiempo se ha comprobado que no era tal». Además, conllevó la acumulación de todos esos residuos, muchos de ellos muy cerca de pueblos.

Por lo que, reiteró Antonio Luengo, «no es sencillo identificar los riesgos y minimizarlos». Tampoco sería lógico coger y proceder a la limpieza de toda la Sierra, ya que «podría sonar hasta una utopía debido al volumen de material que hay».