Anse e Hidrogea mejoran la seguridad de las aves en las balsas de Cabezo Beaza

Un técnico instala una espiral, en una línea eléctrica. / LV
Un técnico instala una espiral, en una línea eléctrica. / LV

Instalan en la línea eléctrica que atraviesa la depuradora espirales y fundas para evitar la electrocución de especies en peligro de extinción

LVCartagena

La Asociación de Naturalistas del Sureste (Anse) e Hidrogea han instalado 249 espirales de señalización y 144 fundas de protección de apoyos de avifauna, en la línea de alta tensión que atraviesa la Depuradora Municipal de Aguas Residuales de Cartagena, en Cabezo de Beaza. Durante los últimos meses, técnicos del colectivo ecologista habían detectando una elevada mortalidad de aves de diversas especies, por choques con los cables de la instalación eléctrica. Entre las más afectadas destaca la malvasía cabeciblanca, una especie catalogada en peligro de extinción.

La mejora en los procesos de depuración de aguas residuales y la existencia de grandes lagunas con aguas permanentes facilitan refugio y alimento a numerosas especies de aves acuáticas, tanto en períodos de migración e invernada como en época de reproducción. Destaca la cría en las lagunas de varias parejas de malvasía cabeciblanca, de tarro blanco, de alcaraván y de cigüeñuela, entre otras.

Hidrogea y Anse mantienen desde hace algunos años un convenio de colaboración que permite el desarrollo de trabajos de seguimiento de las poblaciones de aves. Además, llevan a cabo actuaciones de eliminación de especies exóticas invasoras, restauración de hábitat, instalación de balsas flotantes para proporcionar lugares de cría de especies de aves amenazadas, entre otras actuaciones. El Ministerio para la Transición Ecológica ha incorporado los humedales al Inventario Nacional de Zonas Húmedas.

Mayor protección

El reconocimiento de la depuradora como humedal protegido supondrá a partir de ahora una mayor coordinación entre Hidrogea y la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), para la mejora de la conservación de la fauna. También valdrá para llevar a cabo nuevas actuaciones de mejora de los hábitat acuáticos y terrestres, y una mayor protección ante posibles actuaciones que amenacen su conservación. Eso ha ocurrido en algunas ocasiones con la caza ilegal.