Avance agridulce en Santa María de Gracia

Un grupo de operarios, en el izado del soporte de madera del campanario, ayer frente a la iglesia de Santa María de Gracia. / PABLO SÁNCHEZ / AGM
Un grupo de operarios, en el izado del soporte de madera del campanario, ayer frente a la iglesia de Santa María de Gracia. / PABLO SÁNCHEZ / AGM

La restauración progresa en el campanario, pero el cambio de proyecto para la fachada obligará casi seguro a dejar el andamio en Semana Santa

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

A todo ritmo y con el mayor número posible de obreros que permite el andamiaje, veinte, la empresa Restauralia hace todo lo posible desde hace un mes para avanzar al máximo en la restauración de la fachada principal de la iglesia de Santa María de Gracia. Pero el cambio del proyecto arquitectónico, para recuperar la imagen original de ladrillo visto, retrasó los trabajos y hace muy improbable el terminar la rehabilitación a tiempo para la Semana Santa. Aunque aún hay alguna posibilidad técnica de que cumplir con el objetivo inicial de tenerlo todo listo para el 12 de abril, Viernes de Dolores, las cofradías se han hecho ya a la idea de que las procesiones saldarán de un templo con el frontal cubierto por andamios.

En medio de desencuentros entre la Comunidad Autónoma y el Ayuntamiento de Cartagena sobre el retraso municipal en la financiación del plan (la Administración regional dio sus 300.000 euros en octubre y la local en diciembre), las obras empezaron en octubre. Pero las previsiones de finalizarlas a tiempo para la Semana Santa, declarada de Interés Turístico Internacional, se quebraron tras la decisión de modificar el proyecto, del arquitecto Juan de Dios de la Hoz, quien se basó en documentación y en una inspección del edificio.

Fuentes conocedoras de la actuación -en la que el Obispado aporta como propietario del templo 485.587 euros- explicaron a 'La Verdad' que, tras constatar el buen estado general del ladrillo, se optó por una solución distinta a la reparación del mortero o monocapa (que data de principios del siglo XX). Este giro obligó a solicitar la correspondiente autorización de los técnicos de la Consejería de Cultura.

Aunque solo un 10% de ladrillos están deteriorados, son cerca de 10.000 las piezas que deben ser reconstruidas. Se trata de una tarea exigente, porque entre otras cosas precisa de una supervisión constante para garantizar la uniformidad del conjunto.

10.000 ladrillos a mano

Además, al ser de distinto tamaño, ha habido que fabricarlas. El material incluye bloques realizados por la empresa concesionaria de las obras y piezas fabricadas en talleres artesanales de Calasparra y Utrera (Sevilla). Y, aunque todos los ladrillos están ya disponibles por completo en la iglesia de la calle del Aire y, de hecho, están siendo colocados desde hace cuatro semanas, tras la albañilería quedará la protección de la fachada con productos especiales.

«Si tenemos que tener este año esa carga visual, lo asumiremos. Lo importante es que las procesiones van a salir con normalidad y que las obras de la iglesia deben quedar perfectas», dijo a este diario el presidente de la Junta de Cofradías, Francisco Pagán. Y subrayó que están plenamente «garantizadas» las condiciones de seguridad para los procesionistas, el patrimonio (tallas, tronos y otros elementos) y el público.

De cara al próximo año, las hermandades confían en que no se repetirá esta situación y que la segunda fase de la rehabilitación, la de la fachada lateral de la calle San Miguel, estará lista a tiempo. La previsión es empezar estos otros trabajos a lo largo de la primavera o a principios de verano.

Montan la estructura de madera en la torre del campanario

Las obras de rehabilitación de Santa María de Gracia avanzaron ayer con el montaje de una estructura de madera a cuatro aguas, de grandes dimensiones, para cubrir la torre del campanario. La estructura fue elevada con una grúa, hasta ser ubicada en el tejado de la torre de la iglesia, que alberga un importante conjunto de campanas. Estas también están siendo objeto de restauración. El izado del armazón de madera fue presenciado desde el balcón de la Sociedad Económica de Amigos del País, situada frente a la iglesia, por la alcaldesa, Ana Belén Castejón, y la consejera de Transparencia y Portavoz del Gobierno regional, Noelia Arroyo. Ambas destacaron el respaldo económico al proyecto por parte de las administraciones a las que representan. También asistió el presidente de la Junta de Cofradías, Francisco Pagán.

Más