Aluvión de críticas a las nuevas pérgolas del Ensanche por su coste y dudosa utilidad

Un ciclista pasa bajo unas pérgolas, en Ronda de La Unión con la sombra hacia la calzada. A la derecha, el carril bici, con baches agm/ ANTONIO GIL /
Un ciclista pasa bajo unas pérgolas, en Ronda de La Unión con la sombra hacia la calzada. A la derecha, el carril bici, con baches agm / ANTONIO GIL /

Podemos califica de «inútiles» las cubiertas de Severo Ochoa y el entorno, que lanzan la sombra a la calzada y reducen la acera

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

Como si no hubiera aprendido de las actuaciones que le ocasionaron una lluvia de críticas en el pasado, el Ayuntamiento de Cartagena está realizando unas obras en la Plaza Severo Ochoa, Ronda Ciudad de La Unión, Ronda del Ferrol y Ángel Bruna que han merecido ya un aluvión de críticas a nivel político y ciudadano. De forma parecida a lo que ocurrió con la instalación de farolas en mitad de las aceras de la cercana Avenida Víctor Beltrí (antes llamada Ronda Norte), que impiden pasar en silla de ruedas y con carritos de bebé, la colocación de pérgolas entre el centro comercial Mandarache y la Escuela de Idiomas ha desatado una catarata de comentarios de sorpresa, enfado y protesta por su elevado coste y dudosa utilidad.

Las estructuras metálicas, incluidas en un proyecto de aumento de las zonas de sombra que cuesta 296.00 euros, un presupuesto asumido por la Unión Europea, están orientadas hacia la calzada, de forma que durante horas proyectan la sombra hacia la zona por donde circulan los coches. Además, reducen el espacio disponible para los peatones e incluso obligan, en un punto, a los ciclistas a abandonar el carril bici -que además acusa un fuerte deterioro por la falta de mantenimiento municipal- e invadir la zona reservada para los viandantes.

Árboles plantados junto al colegio Concepción Arenal.
Árboles plantados junto al colegio Concepción Arenal. / a. g. / agm

«Es ridículo y preocupante que, en lugar de reforestar y ganar en masa arbórea, el Ayuntamiento utilice los fondos europeos en la instalación de marquesinas de metal y madera que pretenden ser la panacea contra el calentamiento global», denunció días atrás la concejal portavoz del Grupo Municipal Podemos-Iu-Equo, Pilar Marcos. Y, además de expresas las dudas de su equipo sobre «la efectividad de las infraestructuras, ya que ni siquiera aportan la sombra que se pretende», denunció «el coste económico y los costes ambientales de producción que generan» tales elementos.

El proyecto, que incluye árboles y una zona de deportes en el entorno, cuesta 296.000 euros

Podemos, que hoy tiene previsto preguntar al equipo de gobierno municipal por «el rendimiento de sombra por metro cuadrado», considera lamentable que, en algunos casos, las «marquesinas» sombrean la carretera «antes que las propias aceras». A su juicio, es «muy preocupante que los fondos Life se estén destinando a unas infraestructuras caras e inútiles, cuando lo que hay que hacer es ganar en árboles en todo el municipio».

Marcos argumentó que esta última opción «es más barata, es más estética y resulta más efectivo y saludable desde el punto de vista medioambiental, para combatir el calor y mejorar la calidad del aire que respiramos diariamente». Por último, recordó que el Ayuntamiento tiene pendiente plantar decenas de árboles en un sinfín de calles de la ciudad, entre otros sitios en el propio Ensanche, así como reforestar montes y otros espacios públicos.

Programa Life

El polémico proyecto fue presentado por el Consistorio en 2016 a la convocatoria del Programa Life, cuyo objetivo general para el período 2004-2020 es «contribuir al desarrollo sostenible» y a los objetivos de la Unión Europea «en materia de medio ambiente y clima». La iniciativa, impulsada por las áreas de Desarrollo Sostenible y de Calidad de Vida, dirigidas entonces por los concejales José López (quien también era alcalde) y Francisco Calderón respectivamente, mereció el apoyo de la UE.

Torralba dice que el plan mereció la financiación de la UE, pero atribuye los posibles fallos a MC

El plan, cuya tramitación fue canalizada por el Instituto de Fomento de la Región (Info), fue justificado por la necesidad de adoptar «medidas para frenar los efectos del cambio climático en Cartagena». En concreto, se planteó «la creación y modificación de microclimas urbanos que palíen la subida de temperatura en el entorno, así como la red de caminos rurales naturalizados».

El Ejecutivo local, que compartían MC y PSOE, se refirió a su plan como una «experiencia piloto» para el eje Ronda Ciudad de La Unión-Jorge Juan. Y señaló que «se centra en la creación de zonas de interconexión de los espacios verdes, con espacios transitables híbridos compartidos por el peatón y la bicicleta, provocando también una reducción del uso del transporte privado».

Sobre las estructuras, anunció que los carriles bici y las zonas de tránsito peatonal iban a ser adaptados, «creando espacios de sombra con pérgolas de cubierta verde, para lo que se emplearán especies trepadoras autóctonas». Cuando sea posible, añadió, «se ejecutarán espacios húmedos como estanques y fuentes, contribuyendo, de este modo, a reducir la temperatura».

Zona de calistenia y bancos, en el entorno de la Escuela de Idiomas.
Zona de calistenia y bancos, en el entorno de la Escuela de Idiomas.

Por último, informó de que habría un sistema de medición de la humedad relativa y la temperatura, con una red de sensores especializados conectados por fibra óptica a las pantallas de control del edificio administrativo San Miguel.

Ante las críticas de Podemos y las expresadas por los vecinos en las redes sociales de internet, el equipo de gobierno actual -formado por PSOE, PP y Cs- respondió que «es un proyecto que se tramitó en época de MC, para el que se obtuvo fondos europeos y que había que ejecutarlo». Y añadieron que las pérgolas «se van a cubrir con enredaderas».

Zona deportiva y bancos

El concejal de Vía Pública, Juan Pedro Torralba, hizo hincapié en que es «una experiencia piloto de conexión de corredores verdes» y que «las pérgolas son solo una parte de la actuación» y estarán «unidas entre sí con vegetación de manera que aportarán sombra».

El edil socialista pidió evaluar la obra en su conjunto, pues «se ha revegetado y plantado árboles» junto al colegio Carmen Conde y en el aparcamiento» situado entre Ángel Bruna y el colegio Concepción Arenal; «se han hecho corredores hasta el Parque del Ensanche; y hay una zona de calistenia y nuevo mobiliario». En todo caso, Torralba indicó que, cuando él asumió Infraestructuras en el año 2018, «este proyecto ya estaba hecho y mandado Europa».

Jesús Giménez: «Las estructuras llaman la atención, pero el plan favorece al peatón»

«Las estructuras que se están colocando nos llaman la atención tanto como a cualquiera, pero conociendo el proyecto creemos que mejoran las condiciones de tránsito peatonal en una zona donde no es posible plantar más árboles, por existir una tubería de la Mancomunidad de Canales del Taibilla, según nos informaron en su día», manifestó el excoordinador municipal de Desarrollo Sostenible y concejal de MC Jesús Giménez. Y añadió que «el cambio climático hay que afrontarlo con medidas de todo tipo, no solo arbolado. Por eso, «se recurre a solados naturalizados y sombras artificiales junto al arbolado» para favorecer al peatón. El plan para la Plaza Severo Ochoa y el entorno «lleva una parte importante de arbolado y otras especies vegetales; y confiamos en el buen tino de los técnicos y en que el resultado sea satisfactorio», indicó. Y mostró su preocupación por el mantenimiento de las enredaderas y de la vegetación de las calles.