La Alameda cambia de enlosado pero uno de cada tres bancos sigue roto

Un banco inservible del bulevar central de la Alameda de San Antón. / antonio gil / agm
Un banco inservible del bulevar central de la Alameda de San Antón. / antonio gil / agm

El edil de Infraestructuras, Juan Pedro Torralba, admite el retraso del nuevo mobiliario urbano y prevé que todo estará acabado a finales de año

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

Las obras de mejora del bulevar central de la Alameda de San Antón avanzan con un desajuste que preocupa a los vecinos y que esta semana admitió el concejal de Infraestructuras, Juan Pedro Torralba. El cambio del enlosado, muy deteriorado, va poco a poco y la sustitución de 50 vetustos bancos, la mitad de los cuales carecen de uno o más listones, ni siquiera ha comenzado. «Todavía no han llegado los que tenemos que poner, por eso no podemos cambiarlos», explicó Torralba.

El edil ha pedido paciencia a los ciudadanos. Hace cinco semanas ya advirtió de que los desperfectos que ahora empiezan a tener remedio son el resultado de muchos años de falta de mantenimiento. En estos días, la sustitución de baldosas tiene lugar en el primer tramo de la Alameda, entre la Plaza de España y el cruce con la calle Reina Victoria. Lo primero que hacen los obreros es utilizar sierras radiales para desprender las baldosas deterioradas. A continuación, revisan el subsuelo, que en muchos casos está surcado por las raíces de los árboles que hay en los setos, a ambos lados. Los jardineros depuran entonces las más desarrolladas, pero intentan que eso no suponga un daño para estos ejemplares, ya que podría estropearlos y precipitar su caída a corto o medio plazo.

La tarea comenzó a finales de agosto y se desarrolla por tramos, para alterar lo menos posible el paseo de los ciudadanos por el bulevar. Además, durante las fiestas de Carthagineses y Romanos el ritmo fue más pausado. El objetivo de Torralba es conseguir que todo esté acabado a finales de año

Mal lugar para tomar asiento

El bulevar de la Alameda tiene 70 bancos que flanquean el paso de los transeúntes por el paseo central de losas. Veintidós de ellos que han perdido uno o más listones. Algunos se han astilllado y puede resultar peligrosos. Asimismo, hay varios respaldos en los que sobresalen clavos y remaches con aristas. Incluso hay un banco que se mantiene en un equilibrio tan precario que la Policía Local lo ha señalizado con bandas, para impedir que alguien pueda sentarse. Los que tienen todas las piezas suman otros desperfectos derivados de no haber recibido una mano de pintura y de barniz en mucho tiempo. Están desconchados y llenos de inscripciones pintadas y practicadas con elementos punzantes en la madera.

Curiosamente, solo hay dos bancos, en la esquina con la calle Reina Victoria, que fueron renovados recientemente. Fueron pintados este verano con colores combinados que también lucen varios maceteros de la ciudad, fruto de una manifestación artística para visibilizar la diversidad sexual. Los 50 adquiridos para sustituir a los defectuosos deben estar puestos antes de fin de año.

Los bancos de madera que hay en las aceras exteriores de la Alameda también están viejos y son anticuados, pero han aguantado mejor el paso del tiempo y no han sido objeto de tantas gamberradas.

Lo que no tendrá solución en la Alameda, a corto plazo, es el agrietado asfalto de las calzadas. El plan para renovar el asfalto lleva dos años de retraso. Llego a incluir, como mejoras, la creación de rotondas en los cruces, en especial el de la calle Reina Victoria. Esa posibilidad fue rechazada y se optó por la alternativa más barata: asfaltar toda la calle, incluidos los laterales en los que están los aparcamientos en batería.

Reformas aplazadas

Sin embargo, el proyecto fue desechado a finales del año pasado por un supuesto error, al no incluir en las especificaciones la existencia del aparcamiento subterráneo del primer tramo desde la plaza de España. Tampoco se tuvo en cuenta la gran tubería de agua, perteneciente a la Mancomunidad de Canales del Taibilla, que recorre toda la Alameda por uno de sus laterales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos