Los sindicatos urgen a quitar el amianto de colegios e institutos públicos como el Elcano

Amianto en IES Juan Sebastián Elcano./Antonio Gil / AGM
Amianto en IES Juan Sebastián Elcano. / Antonio Gil / AGM

Educación sostiene que cumple el plan bianual y que en el caso del centro de Tentegorra no se superan los índices de contaminación ambiental

EFE

Los sindicatos UGT y CC OO exigieron ayer a la Consejería de Educación que actúe «de inmediato» en los centros educativos públicos donde hay «presencia constatada de un agente cancerígeno como es el amianto». Entre los centros donde consideran urgente actuar destaca el IES Juan Sebastián Elcano, ubicado en Tentegorra.

La Consejería de Educación tiene constatada la presencia de amianto en 134 colegios e institutos. Según los sindicatos, son «centros en los que urge sustituir este material por otros elementos no perjudiciales para la salud». Pero la previsión es quitar cada dos años ese material de nueve edificios.

Según el Consejo Económico y Social Europeo, el plazo máximo para la retirada del amianto en todos los centros educativos es el año 2028, pero a criterio de CC OO y UGT, «a este ritmo de trabajos no se cumplirán los plazos».

UGT y CC OO recuerdan que frente sustancias y productos cancerígenosno hay exposición segura

De entre estos centros destaca el IES Juan Sebastián Elcano de Cartagena, «un centro con más de 50 años y que tiene sus cubiertas deterioradas, sobre todo en su pabellón de deportes». El estado de deterioro «es evidente, y la Administración Regional tuvo la oportunidad de subsanar este problema al acometer la construcción de un nuevo pabellón», lamentaron ambos sindicatos. Sin embargo, «sigue sin estar prevista la retirada de las cubiertas de dicho pabellón y tampoco el derribo del mismo y la nueva construcción de otro, en el plan de 2019-2020».

En este centro se están impartiendo clases en pabellones con tejados de fibrocemento y con agujeros por los que escapan las fibras de amianto, denunciaron. Sin embargo, «no es una cuestión preocupante para la Consejería de Educación porque no se superan los límites de exposición, a pesar de saber que con los productos y sustancias cancerígenas ningún límite de exposición es seguro».

La Consejería confirmó a 'La Verdad' que la única zona donde «podría existir fibrocemento» es en el antiguo pabellón, por lo que dentro de las aulas no puede haber ningún riesgo asociado. En cuanto al antiguo pabellón, según su informe, en ningún caso se admite que haya fibras de amianto, sino que se presupone que por la fecha de construcción y siendo la cubierta de fibrocemento «podemos considerar que dicho material contiene amianto, que en ningún caso significa que haya fibras de amianto en el ambiente. De hecho los resultados de las mediciones no superan el índice de contaminación ambiental, referencia que se utiliza en estos informes y que además es la referencia más restrictiva al respecto», añadieron.

Aun así, desde UGT y CC OO plantean cuatro puntos «de actuación urgente». Consideran «imprescindible» utilizar «todos los medios para dar a conocer este gravísimo problema de salud laboral y pública, y planificar adecuadamente su eliminación con el objetivo de garantizar la salud de los trabajadores y de los alumnos».

Contra la normativa europea

Hasta el momento la Comunidad «se ha limitado a realizar informes relativos a la exposición ambiental a fibras de amianto, cuando estamos hablando de agentes tóxicos que han sido declarados por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) como cancerígenos para los humanos y que no se conoce ningún nivel de exposición que no sea peligroso, ya que los periodos de latencia de estas enfermedades son muy largos».

Los sindicatos recordaron que el Parlamento Europeo, en una Resolución aprobada el 14 de marzo de 2013, establece en uno de sus considerandos que «los materiales de amianto poseen habitualmente un ciclo de vida entre 30 y 50 años». El Instituto Nacional de Seguridad, Salud y Bienestar en el Trabajo se pronunció en diciembre de 2016: «En el caso del fibrocemento se estima que la vida útil pueda alcanzar alrededor de 30-35 años, a partir de la fecha de fabricación del producto, sin tener en cuenta otras condiciones que pueden influir en su deterioro».

Según la Consejería, la retirada y sustitución de cubiertas se ha planificado en planes bianuales desde la fecha a 2028, dotando de 1 millón de euros a cada uno. Considera que cumple así la normativa comunitaria. Los criterios con los que se trabaja son la antigüedad del centro, el deterioro de las cubiertas, la oportunidad (aprovechando otras obras, como ya ocurrió con el IES Alfonso X de Murcia y el IES Sanje de Alcantarilla, en 2017), la urgencia y la salinidad, todo ello avalado siempre por informes técnicos.