La perrita Kenia se gana a Ángel

Ángel Muñoz, junto a la perrita Kenia, en el patio del centro ubicado en La Vaguada. /
Ángel Muñoz, junto a la perrita Kenia, en el patio del centro ubicado en La Vaguada.

El centro de discapacitados de Canteras aplica una terapia con canes a dieciocho residentes para mejorar sus habilidades

ANTONIO LÓPEZCartagena

Thai, Pincho, Ghana y Kenia, un perro labrador y tres cruzados de varias razas, llevan la alegría cada lunes a la residencia para personas con discapacidad de Canteras, situada en La Vaguada. Allí ayudan a Ángel Muñoz, con síndrome de Down, y a Pedro Lorente, con parálisis cerebral, a mejorar su autoestima, sus habilidades sociales, su forma física y sus relaciones con sus otros dieciséis compañeros. Durante 45 minutos a la semana, todos ellos participan, en el patio del centro, en una terapia pionera en la Región, con la que disfrutan y aprenden con la compañía de cuatro canes adiestrados para conseguir sacar lo mejor de cada uno de ellos. «Es el complemento perfecto para los ejercicios de fisioterapia, logopedia y psicología», contó ayer la pedagoga y una de las responsables de coordinar la terapia May Vargas, durante la presentación de esta iniciativa.

De ejecutarla se encargan la fisioterapeuta Andrea Pérez, la enfermera y educadora canina María José Fernández, las psicólogas Marisa Abril y Rocío López y la terapeuta Susana Alfaro, pertenecientes a la empresa Centauro Quirón. «Hacemos circuitos mediante conos, para que los alumnos paseen a los perros. Además, les encomendamos tareas, como cepillar a los animales, para que tengan contacto directo con ellos. De esta forma, intentamos mejorar el funcionamiento cognitivo, físico y social de estas personas», explicó la primera de ellas.

Los dieciocho participantes se dividen en tres grupos de seis personas cada uno. Cada actividad que se programa está adaptada a las necesidades y capacidades de cada equipo. «En los talleres se trabaja la atención, el contacto con el perro y las emociones, y hacemos ejercicios de psicomotricidad, para los que físicamente están peor», dijo Rocío López.

Al aire libre

Los residentes están acostumbradas a desarrollar actividades dentro de una sala y este programa les permite trabajar al aire libre y, además, con animales. «Para ellos, esto es ocio, pero ,a la vez, trabajan una serie de aspectos muy beneficiosos para su salud», añadió López.

Para los alumnos, los lunes son uno de los mejores días de la semana en la residencia. «Lo paso muy bien. Me encantan los perros, sobre todo porque jugamos mucho con ellos», dijo Ángel Muñoz durante la terapia, a la que asistió la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Violante Tomás.

Se trata de una actividad que ya se puso en marcha en Alcantarilla, en un centro de atención a personas mayores y que, ahora, el departamento de Tomás ha comenzado a ensayar en La Vaguada, por primera vez en la Región de Murcia, con personas con alguna discapacidad. Este tratamiento se ampliará a otros nueve centros dependientes de la Comunidad de manera paulatina. Se van a beneficiar de esta iniciativa 320 personas al mes, de las cuales 280 padecen discapacidad y el resto son mayores.

Entre los aspectos positivos reconocidos por los expertos destacan la regulación del sistema nervioso autónomo y la potenciación del autoconcepto, imprescindible para una buena inteligencia emocional. Además favorece la autoestima, el autocontrol y la tolerancia a la frustración. También mejora la empatía.

Paseo por el patio

A uno de los compañeros de Ángel, Pedro Lorente, lo que más le llama la atención de esta actividad es que «le damos de comer a los perros con las manos y los paseamos por el patio». De los canes, destacó su docilidad «como el que tengo en casa, que se llama Muki».

«Desde el IMAS [Instituto Murciano de Acción Social] estamos implantando este tipo de tratamiento, porque entendemos que son buenos para las personas con discapacidad. La terapia asistida con animales está teniendo un gran auge en todo el mundo por su gran eficacia y por el alto valor de motivación que tiene para las personas», dijo la consejera en la presentación de esta iniciativa. Con su aplicación, según Violante Tomás, «se ha conseguido estimular las destrezas, ralentizando el deterioro, así como mantener y mejorar la calidad de vida de estas personas». Al acto también asistió el concejal de Sanidad del Ayuntamiento, Francisco Calderón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos