Una alumna de la Politécnica diseña una terminal de cruceros para que Cartagena sea ‘puerto home’

Ana Patricia Maté Sánchez de Val muestra su proyecto./
Ana Patricia Maté Sánchez de Val muestra su proyecto.

Incluiría un centenar de plazas hoteleras, zonas de ocio y un muelle para el atraque simultáneo de tres grandes navíos

LVcartagena

La estudiante de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) Ana Patricia Maté Sánchez de Val concluyó el grado en Arquitectura diseñando una terminal que permitiría a Cartagena cumplir los requisitos para ser base de cruceros.

Incorpora los usos que faltan para que la ciudad adquiera la categoría de puerto home, desde donde parten las rutas cruceristas, lo que permitiría alargar los días de estancia de los turistas, resaltó Pedro García Martínez, director de trabajo fin de grado.

Ahora mismo en el muelle de cruceros actual sólo puede haber un gran navío desembarcando pasajeros, explicó la nueva arquitecta. El emplazamiento sería el de la actual terminal de contenedores, cuyo uso está previsto que se traslade a la futura ampliación del Puerto.

El complejo híbrido proyectado por la alumna incluye un hotel con un centenar de plazas, viviendas que favorecen la apertura del barrio de Santa Lucía hacia el mar, oficinas para los tour-operadores y las terminales para tres puntos de amarre, que son usos necesarios para hacer de colchón ante los incrementos de población que supone la llegada de cruceros a la ciudad. Todo el complejo queda comunicado a través de una pasarela que alberga programa complementario como discotecas, zonas de ocio y puntos de información turística.

El edificio cuenta con aparcamientos mecanizados en altura y una fachada con malla de nylon traslúcida para retener la humedad y permitir que el agua captada sea utilizada para regar las zonas ajardinadas.

El complejo, elevado, generaría un gran espacio público con el que el barrio de Santa Lucía recuperaría la visión del Puerto, señaló Ana Patricia Maté. Amortiguaría el impacto visual y urbano de la llegada de cruceristas a la ciudad, añadió el profesor García Martínez.

El proyecto, presentado este mes, destaca por establecer un diálogo entre la enorme escala de los cruceros y la ciudad, y por plasmar la huella del pasado, a través de la reutilización de las grúas preexistentes del lugar, convirtiéndose en un elemento sutil del paisaje.