La FAPA contrató a la empresa de su presidente con una ayuda municipal

Roberto Carlos Navarro, entre Josefa Maroto y Pilar Barreiro, en el Palacio Consistorial en abril de 2015./
Roberto Carlos Navarro, entre Josefa Maroto y Pilar Barreiro, en el Palacio Consistorial en abril de 2015.

El responsable de la federación de padres y vocal del PP en La Palma, Roberto Carlos Navarro, cargó al Ayuntamiento gastos de su asesoría por valor de 2.976 euros

JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

No dudaron en contratar a sus propias empresas para realizar servicios para el colectivo al que representan, con cargo a las arcas públicas del municipio. La Concejalía de Educación ha abierto una investigación para tratar de aclarar las presuntas anomalías en la justificación de la subvención otorgada por el Ayuntamiento a la Federación de Asociaciones de Padres (FAPA) de Cartagena en 2014, para el asesoramiento fiscal y jurídico, así como para la gestión fiscal de las ampas (asociaciones de madres y padres) integradas en ella. En concreto, el departamento dirigido por el socialista David Martínez ha detectado que la ayuda, de 3.000 euros, fue justificada con facturas de empresas propiedad del presidente y del vicepresidente primero, Roberto Carlos Navarro y Juan Ramón Hueso, respectivamente.

Según la documentación a la que ha tenido acceso 'La Verdad', la FAPA presentó en el Consistorio tres facturas por valor de 3.004,42 euros IVA incluido. Dos eran de la mercantil Grupo Spano del Levante, ubicada en Torre Pacheco y cuyo administrador es Navarro, y la otra de Hueso Informática, vinculada a Hueso y con sede en la diputación cartagenera de Molinos Marfagones.

Respecto a las dos primeras, una tiene un importe de 2.178 euros y fue expedida con el concepto «Modelos 111 y 190 ejercicios 2014-2015 de hasta 36 Ampas según listado (50 euros/ud)»; y la otra asciende a 798,60 euros y recoge como concepto «Adaptación LOPD de 6 Ampas (110 euros/ud).

En relación con Hueso informática, se trata de una factura de 27,82 euros por la compra de dos cartuchos para impresora, uno en color y otra en tinta negra, a razón de 10,27 euros la primera y 10,72 la segunda más el correspondiente IVA.

Las tres facturas llevan fecha de 11 de noviembre y el Ayuntamiento comunicó a la FAPA el 22 de diciembre la aprobación del gasto previa autorización de la Intervención General. La subvención, enmarcada en el programa de Escuela de Padres, fue concedida por el gobierno local de Pilar Barreiro (entonces alcaldesa, ahora senadora y aún secretaria general del PP de Cartagena). Lo hizo a través de la Concejalía de Educación, que dirigía Josefa Maroto.

A la vista de estos hechos, el nuevo equipo de gobierno, formado por Movimiento Ciudadano y PSOE, decidió no otorgar este año ninguna subvención para la gestión fiscal de la FAPA y de sus asociaciones, así como encargar un informe sobre las presuntas irregularidades.

«Maroto lo autorizó»

El presidente de FAPA aseguró ayer a este diario que hace unos días la Concejalía comunicó de manera verbal a su colectivo que en 2016 no le daría la citada ayuda, suprimida ya por el gobierno del PP de cara a 2015. Eso sí, mostró su extrañeza por el hecho de que nadie informó ni pidió explicaciones a la federación sobre las supuestas irregularidades.

Acerca de esto último, Roberto Carlos Navarro destacó que la concejal Maroto le autorizó a contratar a su propia asesoría y que el interventor dio el visto bueno a las facturas tanto de su mercantil como de la firma del vicepresidente primero de la directiva que preside.

El líder de FAPA explicó que, ante la falta de medios de la Concejalía para realizar las declaraciones del impuesto de la Renta (el IRPF) de las asociaciones de padres, por las actividades relacionadas con la Escuela de Padres, Educación y la federación acordaron utilizar una fórmula de gestión alternativa: que la FAPA contratara a una asesoría. A continuación, señaló Navarro (en el cargo desde octubre de 2012), el colectivo de padres pidió varias ofertas a empresas, la suya hizo la más barata y la FAPA contrató sus servicios. Asimismo, indicó que todo está reflejado «con total transparencia» en las cuentas de la federación. Y añadió: «Josefa Maroto lo autorizó. Me dijo que no había ningún problema en contratar a mi asesoría o a otra».

Acerca de si su comportamiento fue ético, teniendo en cuenta sus cargo en un colectivo del mundo de la educación y que recibe dinero público, así como el de vocal del PP y vicepresidente en la Junta Municipal Vecinal de La Palma, Navarro dijo no ver problemas de ejemplaridad. «Es una tontería pensar que yo pretendiera enriquecerme. Mi único objetivo ha sido siempre trabajar en beneficio de las asociaciones de padres del municipio. Es más, con la fórmula de buscar una asesoría le hicimos un favor al Ayuntamiento. ¡Qué culpa tengo yo de que mi empresa haga la oferta más baja!», dijo el máximo responsables de FAPA.

Según añadió, su empresa cobraba 30 euros por declaración, «la mitad que las otras», y eso evitó tener que reducir la otra subvención municipal, destinada al Banco de Libros. Esta ayuda, que en 2014 fue de 6.000 euros, será mantenida por el equipo de gobierno actual. Juan Ramón Hueso se remitió al presidente y prefirió no hacer declaraciones.