López ordena a la Policía echar del pleno a una edil de C's con la que discutió

Dos agentes piden a la concejal de Ciudadanos Ana Rama que desaloje el Pleno, tras recibir la orden de José López, que observa la escena desde la mesa presidencial. /
Dos agentes piden a la concejal de Ciudadanos Ana Rama que desaloje el Pleno, tras recibir la orden de José López, que observa la escena desde la mesa presidencial.

El alcalde llamó «cortito» a Manuel Padín, desalojó a Ana Rama y suspendió la reunión, tras salirse el PP por un choque con la vicealcaldesa

EDUARDO RIBELLESCartagena

El pleno municipal acabó ayer con la Corporación partida en dos bandos y con Podemos en medio. Catorce concejales, de la coalición de gobierno MC-PSOE y de Podemos, que intentó mediar sin conseguirlo, asistieron a un polémico final, mientras los otros trece, de PP y Ciudadanos (C's), estaban ya fuera.

El detonante fue la orden dada por el alcalde, José López, a la Policía Local para que sacaran de la sala a la concejal de C's Ana Rama. La edil tomó la palabra sin permiso para defender a su portavoz, Manuel Padín, del menosprecio de López y el primer edil tardó treinta segundos en darle tres avisos y ordenar a los agentes su expulsión. Padín y el otro miembro del grupo, Alfredo Nieto, la siguieron. A los diez minutos, el PP les acompañó, tras un rifirrafe con la vicealcaldesa, la socialista Ana Belén Castejón.

+ información del Pleno MunicipalP4

El jaleó en el debate llegó antes de lo previsto. Una intervención de Padín sin estar en el uso de la palabra fue seguida de dos descalificaciones del alcalde, que le llamó «cortito» y luego se jactó de ello. Ana Rama salió en defensa de su compañero y calificó de «maleducado» al alcalde. Padín consideró una «indecencia» lo que estaba sucediendo y Pilar Marcos, de Podemos, intentó mediar. «Estamos dando un espectáculo bochornoso, señor presidente», dijo. Pero nada pudo parar esa deriva.

El alcalde aseguró posteriormente que Rama le llamó «sinvergüenza», aunque ni se oyó en la sala ni quedó registrado en la grabación oficial de la sesión. López también defendió su actitud recordando que el reglamento del pleno le faculta para desalojar a un concejal cuando no está en el uso de la palabra y se niega varias veces a callarse.

Diez minutos y varias preguntas después de la salida de los tres representantes de Ciudadanos, los concejales del PP hallaron la forma de acompañarles en el exterior. Aprovecharon para ello que la vicealcaldesa les pidió que «no sean cutres» al echarle en cara una promesa del programa electoral de hace varias legislaturas, sobre el derribo del muro del Arsenal.

«Vale ya de insultos y de coartadas», dijo el portavoz popular, Francisco Espejo, que tampoco estaba en el uso de la palabra. Al ser llamado al orden por López, indicó que los diez ediles del PP se marchaban «en solidaridad con Ciudadanos». Su salida fue comentada así por el alcalde: «Si hicieran lo mismo en otros parlamentos. España iría mucho mejor».

Disculpas a medias

La portavoz de Podemos, Pilar Marcos, logró que López ordenara un receso y su grupo trabajó sin éxito para que la sesión se reanudara con todos los ediles, con la promesa de que el alcalde iba a retractarse.

Así lo hizo López. «Pido disculpas y lamento el ambiente de crispación generado por los 'coritos' y los muchos 'sinvergüenzas' que se han escuchado hoy aquí», dijo, ante solo catorce concejales. Después, dio por finalizada la sesión, sin dar opción a Podemos a desalojar formalmente sus escaños, como pretendían hacer, también disgustados.

Lo ocurrido dejó sin debatir más de la mitad de las mociones previstas en el orden del día de la sesión. Entre ellas está la que reunió en el Salón de Plenos a una docena de afectados por el amianto, que esperaban un pronunciamiento a su favor. Tampoco fueron tratadas las iniciativas sobre la retirada de la web que puso en marcha el Gobierno hace tres semanas, que calentaron de antemano la sesión. Las preguntas que dio tiempo a hacer confirmaron la versión del Gobierno de que el montaje «no se hizo solo», pero «ha costado cero euros», según la edil María José Soler.

Otra cuestión tratada ayer tendrá influencia sobre próximos debates. En la Junta de Portavoces previa a la sesión, López esgrimió un informe de la secretaria municipal, Inés Castillo, que le permite modificar el orden del día. «En él se dice que se tratan primero las mociones de obligado cumplimiento, porque suponen un compromiso de ejecución presupuestaria. El resto van al final, porque solo establecen un pronunciamiento político», explicó posteriormente un portavoz del alcalde. Esa nueva fórmula dejó fuera de juego la mayor parte de las iniciativas de la oposición ya que, según el citado portavoz, no hay obligación de ponerlas en práctica. Entre ellas estuvieron las del portal gubernamental, presentadas por Podemos y C's. Esto deja vía libre para mantenerlo en marcha.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos