El jardín botánico, nueva vida para el Castillo de los Moros

Presentación del proyecto, ayer en la Politécnica. /
Presentación del proyecto, ayer en la Politécnica.

La restitución del vivero y del baluarte militar contribuirán a recuperar el brillo de la Cartagena del siglo XVIII y ofrecer otro atractivo turístico

JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

La recuperación del Castillo de los Moros, un baluarte militar del siglo XVIII que constituye una de las joyas del patrimonio local, estará más cerca gracias a la restitución del Real Jardín Botánico de Cartagena. Este último proyecto, lanzado por el Ayuntamiento en colaboración con el colectivo CreeCT, recibió ayer el espaldarazo del alcalde, José López, y de diversos especialistas en arquitectura y otras materias.

El regidor asistió por la tarde, en el salón de actos de la Facultad de Ciencias de la Empresa de la Universidad Politécnica (UPCT), a la presentación del proyecto. Éste será un nuevo atractivo turístico y ayudará a revitalizar los barrios de Santa Lucía y Los Mateos.

En ella participaron el arquitecto José Manuel Chacón; Pedro Alfonso Ranea, jefe de la Sección Económico-Administrativa del Patronato Botánico Municipal Ciudad de Málaga; María Bellet Serrano, vicedirectora de Cultura Científica y Documentación del Real Jardín Botánico de Madrid; y el médico y escritor Carlos Ferrándiz Araújo.

La cita supuso el inicio de un plan de «restitución de la memoria tanto inmaterial y material de Cartagena, a través una de las entidades de mayor relevancia científica del siglo XVIII en la ciudad, el Reino de Murcia y toda España». Al plan contribuirán los alumnos de la Escuela de Arquitectura de la UPCT, que diseñarán el nuevo jardín.

Así lo aseguró el coordinador del proyecto, Santiago del Álamo, quien aseguró que en su momento este vivero llegó a ser apreciado como «el primer centro de educación superior del sureste español».

La España ilustrada

Para recabar apoyos y divulgar su trabajo, la plataforma CreeCT ha creado la página web 'www.creatuciudad.com'. En ella, destaca el reto de recuperar la fortaleza que encumbra el cerro del Castillo de los Moros, baluarte diseñado por el ingeniero militar Pedro Martín y construido por el también militar Mateo Vodopich de 1773 a 1778.

El Castillo de los Moros y el Jardín Botánico conformarán, más de dos siglos después, «un lienzo ideal y único de lo que fue la Cartagena ilustrada, científica y militar, que tanto influyó en la ciudad y en su desarrollo futuro».